Posts tagged ‘soberanía alimentaria’

11/04/2016

Sin los recursos de América Latina, EEUU no puede mantener su hegemonía: Ana Esther Ceceña

por Pok

En el encuentro Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad que se celebra en Venezuela, Ana Esther Ceceña, economista mexicana, dijo que Venezuela,  junto con América Latina, se inscribe en la disputa por la hegemonía global que domina Estados Unidos.

“El foco de las embestidas imperiales, utilizando hoy como principal mecanismo la guerra económica, está en Venezuela, nación que constituye la base fundamental para la integración, para la soberanía y para la autodeterminación y que es ejemplo para la región y el continente”: Ana Esther Ceceña.

“El proceso venezolano está siendo muy agredido, pero, en términos generales, lo que hay que analizar es la estrategia continental de los proyectos de dominación porque no

read more »

03/08/2015

La voz del viento – Semillas de transición (documental)

por Pok

Jean Luc Danneyrolles, agricultor de la provenza Francesa y Carlos Pons, documentalista Español, organizan un viaje hacia Granada al encuentro de los movimientos sociales alternativos, entre agroecología y cambio de paradigma. Enrolan un cámara y parten durante los grandes fríos de Febrero 2012 habiendo llevando consigo como moneda de cambio una gran colección de Semillas.

El testimonio vivo de un movimiento que crece… Otro mundo se hace posible aqui y ahora.

read more »

10/05/2011

¿Cuánto pagaremos por los alimentos?

por Pok

La panza es primero

En diciembre de 2010 se registró un momento histórico en el alza de precios de los alimentos en México. La demanda de alimentos aumenta con el crecimiento de la población, en cambio, las siembras disminuyen, fenómeno que se debe al cambio climático, que provocó que durante todo el 2010 se perdiera el 70 por ciento de las cosechas. El siguiente video, producido por el Colectivo Sembrar en el Barrio, habla de que en el 2011 se prevé que los precios seguirán a la alza, lo que afectará el bienestar social. Los aumentos ya provocaron protestas, pues en un futuro no muy lejano en México habrá 25 millones de personas que no tendrán suficiente dinero para comprar alimentos. Desnutrición será el común en las futuras generaciones mexicanas. Pobreza alimentaria es el concepto que ahora se acuña ante las pocas posibilidades de tener una alimentación adecuada.

Realización:

read more »

06/12/2009

México, en el gran laboratorio de pruebas de Monsanto

por Pok

México, en el gran laboratorio de pruebas de Monsanto

Audio del texto de Julio César Nieto Hernández quien es Químico por la Universidad Nacional Autónoma de México; jefe del Laboratorio de Investigación y Desarrollo en Plaguicidas y Nutrientes Vegetales de Ultraquimia Agrícola.

Clic en Play


Para quienes quieran leer el texto:

México, en el gran laboratorio de pruebas de Monsanto

Autor: Julio César Nieto Hernández

—¿Y éste de qué murió?

Tomó un litro de herbicida.

¿Es por el algodón?

—Sí, la cosecha se arruinó; no pudo pagar sus deudas.

Esta escena, que bien podría estar sacada de una historia de Juan Rulfo, es una realidad que acontece en India. Ante la escasa disponibilidad de la semilla convencional, los agricultores se ven obligados a comprar la semilla de algodón transgénico Bt que es cuatro veces más cara, a pesar de los bajos rendimientos y la calidad variable del algodón que se paga hasta en un 20 por ciento menos de su valor en el mercado. Sumando esto a la gran deuda que adquieren al comprar la semilla transgénica, en muchos casos los agricultores prefieren quitarse la vida al no poder pagar.

read more »

06/08/2009

Un maíz transgénico nos gobierna

por avellanedaportufgal

Este es un artículo de rius (caricaturista ) En donde enumera algunas de las empresas que utilizan maiz transgénico para la elaboración de sus productos .

Tortillas y maíz transgénico en México

Autor: Eduardo del Río, “Rius”

Desde 1999 el maíz transgénico procedente de los USA ha invadido México, poniendo en peligro las más de 300 variedades de maíz mexicano. Las autoridades mexicanas, incluyendo diputados y senadores, se han hecho pendejos permitiendo que los industriales del maíz utilicen maíz transgénico para sus productos. Tortillas y tostadas, sobre todo.

La trasnacional Monsanto, productora del maíz transgénico Mon863, experimentó con ratas para saber qué efecto les producía ingerir su maíz. El resultado, que quisieron esconder, fue definitivo: les aumentaron los glóbulos blancos en la sangre a los machos, dejó infecundas a las hembras y les aumentó el azúcar en la sangre, les causó deformaciones genéticas en los riñones y todos a la largar se murieron enfermos.

¿Qué productos utilizan ese maíz en México?

Según lo han reconocido los mismos fabricantes, las compañías que usan el maíz transgénico en sus productos son:

MASECA: marca MISIÓN / MINSA: marca LA ÚNICA
BIMBO: marcas MILPA REAL y DEL HOGAR
KELLOG´S: marca CRON FLAKES, CORN POPS
MAIZORO: marcas CORN FLAKES, AZUCARADAS
Maiz transgenico

Los estudios hechos en la Univ. Milton Keynes de Inglaterra han encontrado que esos productos (y otros similares están causando

read more »

27/12/2008

¡Se adueñan de la tierra!

por Pok

La konkista de la tierra

Por Gustavo Duch Guillot* (en La Jornada)

¿Quieren un consejo? Compren un pedacito de tierra cultivable, como media hectárea al menos. A su alrededor construyan un muro enorme o bien una valla electrificada. Y tomen las medidas que la tecnología armamentista –siempre tan puntera– nos ofrece para defenderla. Porque llegarán para conquistarla desde todos los puntos cardinales. Terratenientes de la soya ávidos de ampliar sus pertenencias y sus negocios de alimentación de la ganadería intensiva, representantes gubernamentales de otros países que les ofrecerán oro y plata para asegurarse tierras productivas, empresas semilleras que buscan integrar todo el poder en la cadena agroalimentaria y, cómo no, petroleras reconvertidas al business de los agrocombustibles. Todos ellos contra su milpa, sus tomates o sus calabacines. La globalización capitalista contra el derecho a la alimentación.

Al menos ésta es mi conclusión después de devorarme (de todo nos tendremos que acostumbrar a comer) el informe ¡Se adueñan de la tierra!, que acaba de publicar la organización internacional GRAIN y que explica con detalle cómo en los años recientes la avidez por las tierras fértiles –un bien finito y agotable– se ha acelerado con consecuencias muy peligrosas para la soberanía alimentaria de los pueblos. Dos son los actores principales en el acaparamiento de tierras. El primero: un grupo de países (Arabia Saudita, Japón, China, India, Corea del Sur, Libia, etcétera) dependientes de la importación de alimentos hasta ahora, que analizando las crisis alimentarias y financieras saben que ya no se puede confiar en el comercio internacional de comestibles. El reciente ejemplo ha sido Corea del Sur, que de la mano de la compañía Daewoo Logistics ha comprado el derecho para los próximos 99 años de 1.3 millones de hectáreas de Madagascar, casi la mitad del tamaño de Bélgica. Y así tenemos que estos países (con acuerdos con multinacionales) controlan ya territorios en lugares como Uganda, Brasil, Camboya o Sudán, donde, por cierto, la alimentación de sus habitantes está realmente comprometida. El segundo grupo que acecha y adquiere tierras son los capitales financieros, las casas de inversión, los fondos de cobertura y el resto de la familia Monster. Para ellos el desplome de los fondos ligados a las hipotecas los obliga a buscar nuevos nichos de inversión. Y como ya conocen el sector agrario, donde su presencia comprando futuros en cereales disparó los precios de los alimentos, ven en la tierra cultivable un valor rentable y seguro. Las familias campesinas cuando miran la tierra ven un sustrato productor de alimentos, los especuladores ven cosechas que en la bolsa generarán rápidas ganancias y huelen los agrodólares de los nuevos combustibles. Unos datos publicitarios: la empresa BlackRock Inc, con sede en Nueva York, una de las mayores administradoras de dinero del mundo, con casi 1.5 billones de dólares en sus libros, acaba de crear un fondo de cobertura agrícola de 200 millones de dólares, 30 de los cuales se utilizarán para adquirir tierras en todo el orbe. Morgan Stanley (¿la rescatará el Departamento de Hacienda de Estados Unidos?) compró 40 mil hectáreas de tierras agrícolas en Ucrania. Una casa de inversiones rusa, Renaissance Capital, adquirió derechos sobre 300 mil hectáreas de tierras ucranianas, donde también Landkom, grupo de inversiones británico, compró 100 mil hectáreas y aspira a expandirlas a 350 mil para 2011.

Finalmente lo que tenemos es un conflicto entre la seguridad y la soberanía alimentarias. Los defensores del modelo de poner a producir las tierras desde los gobiernos, inversionistas o grandes corporaciones argumentan que se generan puestos de trabajo, que se hace rendir tierras ociosas y que se producen alimentos. Pero en ese análisis falta el principal elemento. La pobreza en el mundo reside en el campo, precisamente por modelos como éste, donde se agota a la tierra con exigencias atroces y se imposibilita a los campesinos y las campesinas el acceso y control de los recursos productivos, vivir de su trabajo agrícola y crear un tejido rural rico y vivo. Como explica el obispo Casaldáliga en Brasil (defensor de la teología de la liberación, les digo para que se sitúen, por si no conocen su trayectoria, que lo de ser obispo no es garantía de nada), cuando Colón llegó a América y el vigía gritó ¡tierra!, las carabelas ya iban cargaditas de latifundistas, corporaciones, especuladores, buscando exactamente eso: la konkista de la tierra, de la tierra cultivable.

* Director de Veterinarios Sin Fronteras

Un video relacionado, trata de lo siguiente: BlackRock Inc. se ha dado luz verde para iniciar un negocio de gestión de activos en Corea del Sur:


19/07/2008

Transgénicos: Destruyendo la Comida

por Pok
Monsanto

Monsanto

¿Quiere bajar la producción? ¡Use transgénicos!

Silvia Ribeiro (Investigadora del Grupo ETC) La Jornada

Monsanto declaró a la prensa en días pasados, que la próxima publicación del llamado régimen especial de protección del maíz, le permitirá iniciar experimentos con maíz transgénico. Qué ironía histórica que tal régimen, en lugar de proteger al maíz y sus pueblos, es otro regalo que le hace el gobierno a las trasnacionales que han privatizado las semillas, llave de toda la red alimentaria y patrimonio campesino legado a la humanidad. Para colmo: ¡producen menos!

En abril del 2008, la Universidad de Kansas publicó un estudio que demuestra, tras analizar la producción del cinturón cerealero de Estados Unidos durante los últimos tres años, que la productividad de los cultivos transgénicos (soya, maíz, algodón y canola) fue menor que en la época anterior a la introducción de transgénicos. La soya muestra una disminución de rendimiento de hasta10 por ciento. La productividad del maíz transgénico fue en varios años menor y en algunos igual o imperceptiblemente mayor, dando un resultado total negativo comparado con las variedades convencionales. También muestran menor rendimiento la canola y el algodón transgénico tomados en períodos de varios años. (Y en todos los casos, las semillas son más caras que las convencionales, por lo que el margen ganancia de los agricultores también es menor)

Este estudio corrobora varios anteriores. En 2007, la Universidad de Nebraska encontró que la soya transgénica de Monsanto producía 6 por ciento menos que la misma variedad de la empresa en versión no transgénica y hasta 11 por ciento menos que la mejor variedad disponible de soya no transgénica. Otros estudios, incluso uno del Departamento de Agricultura de Estados Unidos en abril 2006, muestran resultados similares: definitivamente, los transgénicos no son más productivos.

La razón principal, explican los estudios, es que la transgenia altera el metabolismo de las plantas, lo que en algunos casos inhibe la absorción de nutrientes, y en general, demanda mayor energía para expresar características que no son naturales de la planta, restándole capacidad para desarrollarse plenamente.

La explicación de Monsanto frente al estudio de la Universidad de Kansas, fue que “los trangénicos no están diseñados para aumentar la productividad”. (The independent, 20/4/08)

Monsanto, Dupont-Pioneer y Syngenta, son las tres empresas más grandes del mundo en transgénicos, y también en todo tipo de semillas comerciales. Monsanto controla casi el 90 por ciento de las semillas transgénicas, y juntas controlan el 39 por ciento del mercado mundial de todas las semillas, y el 44 por ciento de las semillas bajo propiedad intelectual.

¿Por qué entonces estas empresas –que también son dueñas de las semillas híbridas no transgénicas– insisten en vender sus semillas que producen menos y requieren más agroquímicos? En parte porque son además grandes fabricantes de agroquímicos, pero sobre todo porque todos los transgénicos son patentados y por ello, la contaminación se convierte en un gran negocio.

Las semillas híbridas también se cruzan con variedades nativas. Pero son cruzas de maíz con maíz, a diferencia de los transgénicos, donde la cruza contamina genes de bacterias, virus o cualquier otra especie con la que haya sido manipulado. Pero la diferencia fundamental para las empresas, es que con los transgénicos, la contaminación es un delito imputable a las víctimas.

Cualquier campesino o agricultor que sea contaminado o que use las semillas transgénicas que le compró a Monsanto y las vuelva a plantar (o sea, ejerza el “derecho de los agricultores”) usa su patente sin permiso y cometiendo un delito por el que puede ser demandado.

Monsanto ya cobró más de 21,500 millones de dólares por juicios contra agricultores en Estados Unidos (Center for Food Safety). Ahora acaba de iniciar un juicio más agresivo, contra toda la cooperativa de agricultores Pilot Grove Cooperative Elevador Inc. de Missouri. Según Monsanto, no le pagan suficientes regalías. El agricultor David Brumback, que se autodefine como “fiel comprador” de los transgénicos de Monsanto hace años, expresa su rabia y afirma que “para Monsanto todos somos culpables”.(CBS 4 Denver, EUA, 10/7/08). Esto les espera a los agricultores del Norte de México, que piden maíz transgénico. Y también a los que no lo quieren y se contaminarán.

Una vez en el campo, la contaminación transgénica es inevitable, es sólo cuestión de tiempo. Las medidas que plantea el vergonzoso “régimen de protección” que esgrimen Semarnat y Sagarpa, no sólo son limitadas e ignorantes. Directamente no tienen sentido, porque nunca se repetirán en condiciones reales en los campos de los agricultores, si se aprueba el cultivo comercial. Los llamados “experimentos” son otra falacia, como la ley Monsanto y su reglamento, para legalizarle a las trasnacionales la contaminación generalizada y la caza de agricultores, contra el corazón de los pueblos y a costa del patrimonio genético más importante de México.

.

Greenpeace en acción contra maz modificado genéticamente

Greenpeace en acción contra maíz modificado genéticamente

.

Videos:

Parte 1

Link

.

Parte 2:

Link

.

¿Qué son los transgénicos?

Los transgénicos son nuevas formas de vida creadas en laboratorio con una técnica que permite alterar la estructura molecular del alimento insertando genes ajenos (de bacterias, otras plantas o incluso de animales). Por ejemplo, el maíz transgénico que México importa de Estados Unidos contiene genes de una bacteria que le hace producir una sustancia insecticida, característica que el maíz nunca tendría de manera natural. El problema es que hasta la fecha no se han estudiado los efectos a largo plazo del consumo de transgénicos. Lo que se ha documentado es el riesgo de contaminación para las especies nativas por el cultivo de transgénicos, lo cual entraña graves amenazas para la riqueza biológica del maíz mexicano y para millones de campesinos…

Monsanto y autoridades pretenden aprovecharse de la crisis de la tortilla

Ciudad de México, México — En el marco de la crisis de la tortilla, la trasnacional Monsanto quiere llevar agua a su molino, promoviendo sus maíces transgénicos como “soluciones” y aprovechando la complicidad de algunos funcionarios, advirtió Greenpeace.
A la errónea decisión de incrementar las importaciones de maíz procedentes de Estados Unidos, ahora se suma el hecho de que Alberto Cárdenas, secretario de Agricultura y promotor de transgénicos, ha comenzado a hacer afirmaciones sin sustento científico para impulsar la siembra de los maíces transgénicos en México. Y al lado del funcionario, Monsanto aprovecha la actual crisis en el precio de la tortilla para nuevamente presionar para que se aprueben sus solicitudes para sembrar maíz transgénicos en nuestro país, centro de origen y diversidad de dicho grano.

“Los beneficios que promete Monsanto son falsos, los ha venido repitiendo desde hace 20 años con la intención de imponer en nuestro país su tecnología patentada. Pero lo más grave es que el secretario Alberto Cárdenas los repita y se comporte como agente de ventas de esa empresa”, dijo Areli Carreón, de la campaña de transgénicos de Greenpeace México.

Estas son las falacias con que Cárdenas y Monsanto buscan engañar para impulsar la siembra de transgénicos:

1. “Las semillas transgénicas aumentarán rendimientos y abastecerán el mercado de maíz”.
REALIDAD: La actual crisis de los precios es provocada por la especulación, pues la producción de maíz en México es suficiente: en 2006 México produjo 22 millones de toneladas de maíz blanco, de las que por lo menos 2 millones eran excedentes. Por el contrario, un reporte de 2006 del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos reconoce que los rendimientos de los transgénicos no son mayores a los de las variedades híbridas convencionales; diversos estudios demuestran que bajo condiciones de sequía los transgénicos presentan rendimientos muy bajos y requieren una gran cantidad de agroquímicos tóxicos.

2. “Para producir más se requieren semillas transgénicas”.
REALIDAD: El problema no son las semillas, pues para producir más se requiere inversión en la infraestructura de riego, el uso de variedades de maíz adaptadas a las distintas condiciones de suelo y clima y un programa de apoyo técnico y financiero a los productores. Además, las semillas transgénicas requieren condiciones de producción que NO se dan en la mayor parte del territorio nacional, como son la siembra en grandes superficies planas e irrigadas, con alta tecnificación y capacidad de inversión en todo el paquete tecnológico.

3. “Se requieren semillas transgénicas que resistan plagas y cambios climáticos”.
REALIDAD: En el mundo sólo existen tres tipos de transgénicos a escala comercial: los que producen insecticida Bt para insectos lepidópteros y el gusano de raíz; los que toleran mayores cantidades de herbicida y los que presentan ambas modificaciones. Los transgénicos NO son semillas mágicas: no controlan todas las plagas y de hecho, ni siquiera son viables bajo las condiciones de producción características de México. De acuerdo con el estudio “Maíz y Biodiversidad”, ninguno de los transgénicos existentes resuelve los problemas del campo mexicano ni “responden a las necesidades más urgentes de los campesinos mexicanos”. No existe un sólo transgénico comercial que resista a la sequía o que responda a los cambios climáticos. Las semillas mejor adaptadas para tolerar sequías, cambios del clima y estrés ambiental son precisamente las variedades nativas de maíz, del que nuestro país es centro de origen y biodiversidad, de ahí la urgencia de proteger esta riqueza genética libre de riesgos y libre de patentes corporativas.

Más información en Greenpeace México: Lo que de be saber sobre transgénicos

.

30/06/2008

Especulación Alimentaria: Arma de Destrucción Masiva

por Pok

Me ha llegado una serie de tres e-mails desde el Proyecto Matriz con un análisis sobre la especulación alimentaria que, de por si es un crimen pero puede llegar a un genocidio por las dimensiones que tendrá debido no solo a que no hay alimentos suficientes en el mercado sino que los que hay tienen precios prohibitivos para las clases económicamente más desfavorecidas e incluso la clase media. Pero Además como forma de controlar a los pueblos.

MERCADOS ALIMENTARIOS, ARMA DE DESTRUCCIÓN MASIVA I

“Controla el petróleo y controlarás las naciones,
controla los alimentos y controlarás a los pueblos”

HENRY KISSINGER

trigo

“Me arrebatas la vida si me quitas los medios por los que vivo”
WILLIAM SHAKESPEARE

Hambre; una vergüenza para la humanidad

Un pueblo incapaz de autoabastecerse de productos alimentarios básicos es un pueblo dependiente. Es decir, potencialmente controlado. Potencial,… o letalmente controlado.

Y esto entra en concordancia con los planes que tienden a establecer un nuevo orden mundial. El control de la población puede hacerse efectivo a través de diversos medios, como hemos ido descubriendo en nuestro recorrido hacia el “fin del letargo”:

V�ctimas de Hambruna en Sri Lanka

Parecerían ciencia-ficción. Desgraciadamente, los acontecimientos demuestran que son cruda y actual realidad. Cualquiera de aquellos informes continúa estando hoy en vigor, persiguiendo lo que Jean Ziegler llama los “Cuatro Jinetes apocalípticos” (el hambre, la sed, las epidemias, las guerras) y, alguno más.

SOBERANÍA ALIMENTARIA

“Es importante para nuestra nación cultivar alimentos, alimentar a nuestra población.
¿Pueden ustedes imaginar un país que no fuera capaz de cultivar alimentos suficientes para alimentar a su nación? Sería una nación expuesta a presiones internacionales, una nación vulnerable y por eso cuando hablamos de agricultura, en realidad hablamos de una cuestión de seguridad nacional” (GEORGE BUSH)

los alimentos son de seguridad nacional

La soberanía alimentaria es un concepto político introducido en 1996 por Vía Campesina en Roma, con motivo de la Cumbre Mundial de la Alimentación de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Soberanía alimentaria es el derecho de los pueblos, los países y las uniones de estados, a definir sus políticas agropecuarias y de producción de alimentos, de acuerdo a objetivos de desarrollo sostenible y seguridad alimentaria, sin imponer el ‘dumping‘ a terceros países. Es organizar la producción y el consumo de alimentos de acuerdo a las necesidades de las comunidades locales otorgando prioridad a la producción y el consumo locales domésticos.

Soberanía Alimentaria, incluye el derecho de proteger y regular su producción nacional agrícola y ganadera, así como a proteger sus mercados domésticos del dumping de los excedentes agrícolas y de las importaciones a bajos precios de otros países.

La Soberanía Alimentaria requiere:

  • Dar prioridad a la producción de alimentos para mercados domésticos y locales, basados en explotaciones campesinas y familiares diversificadas y en sistemas de producción agroecológicos.
  • Asegurar precios justos para los campesinos.
  • Acceso a la tierra, al agua, a los bosques y a la pesca y otros recursos productivos a través de una redistribución genuina.
  • Reconocimiento y promoción del papel de la mujer.
  • Control de la comunidad sobre los recursos productivos.
  • Protección de las semillas base de la alimentación.
  • Inversión pública.

“El hambre en el mundo no es consecuencia de problemas naturales o técnicos, sino el resultado de una mala distribución y de políticas económicas y agrarias excluyentes, especialmente, de la agricultura familiar. Los alimentos representan una necesidad vital. … Los alimentos son mucho más que una mercancía. Los alimentos tienen un valor estratégico y los mercados alimentarios son un arma de destrucción masiva”.

“Hay capacidad productiva y tecnología sostenible suficiente en el mundo para satisfacer toda la demanda. Pero “hacen falta unas políticas mucho más regionalizadas para mantener la actividad agraria en el conjunto del planeta”. Paul Nicholson, Coordinador en Europa del movimiento social Vía Campesina.

comunidad africa escasez de alimentos

Hay periodistas que responsabilizan en sus artículos a las autoridades africanas-por poner un caso- de las catastróficas políticas alimentarias, como explica Eric De Ruest (documentalista). Así, por ejemplo, en La libre Belgique en abril de 2008 se decía : «Muchos países del continente [africano] importan alimentos en vez de producirlos porque las autoridades locales dan prioridad a los cultivos de exportación para cobrar divisas que les permitan comprar lo que no producen». “Curiosa síntesis” – se sorprende Eric De Ruest. “Afirmar que los gobiernos del Sur tienen capacidad para tomar decisiones estratégicas sobre la alimentación denota una falta de honradez intelectual, o al menos una falta de información, indigna del periodismo que cabe esperar en democracia”. Continua Leyendo la parte 1 aquí

———

CRISIS ALIMENTARIA (PARTE 2)

TRABAJAR MUCHO. CULTIVAR POCO

“Se podría alimentar a una persona durante un año completo con el grano que produce el combustible para un único depósito de un coche deportivo” (DAVID CAMERON, líder del partido Conservador británico).

“La crisis rural es universal, se da en todos los continentes. Es el modelo económico neoliberal de producción intensiva el que la ha acelerado” (PAUL NICHOLSON)

“Una perfecta tormenta de escasez de alimentos, calentamiento global, incremento astronómico de los precios del petróleo y la explosión demográfica mundial esta llevando a la humanidad a la mayor crisis del siglo XXI elevando los precios de los alimentos y extendiendo el hambre de las áreas rurales a la ciudades. Si los precios siguen aumentando, cada vez más gente alrededor del planeta será incapaz de permitirse el comprar la comida que necesita para vivir”. Kate Smith y Rob Edwards

Algunos analistas han estado culpando exclusivamente a los agrocombustibles, a la creciente demanda mundial o al calentamiento global de la actual crisis alimentaria. Pero en realidad, esta crisis también es el resultado de muchos años de políticas destructivas que socavaron las producciones nacionales de alimentos, y obligaron a los campesinos/as a producir cultivos comerciales para compañías multinacionales y a comprar sus alimentos de las mismas multinacionales (o a otras…) en el mercado mundial.

“Esta globalización de la pobreza se inició en el Tercer Mundo coincidiendo con la crisis de la deuda de principios de los 80 y la imposición de las reformas económicas letales del FMI. El nuevo orden mundial se alimenta de la pobreza humana y la destrucción del entorno natural. Genera apartheid social, refuerza el racismo y las contiendas étnicas, socava los derechos de las mujeres y, a menudo, precipita a los países a confrontaciones destructivas entre nacionalismos”. (Michel Chossudovsky)

Según datos de la FAO, Fondo de la ONU para la Agricultura y la Alimentación, en el último año el trigo se ha encarecido un 130%, el arroz un 74%, la soja un 87% y el maíz un 53%.

“En Europa se vienen cerrando cada año 200.000 pequeñas explotaciones agrarias familiares, una cada tres minutos”. Paul Nicholson, (Coordinador en Europa del movimiento social Vía Campesina).

Jean Ziegler (sociólogo y escritor, relator especial de la Organización de las Naciones Unidas para el Derecho a la Alimentación) en el marco de una reunión del secretario general de la ONU (29 abril 2008), Ban Ki-moon, con las 27 agencias que conforman el organismo, culpó del drama -de la crisis alimentaria- a los biocarburantes, a las “políticas aberrantes” del Fondo Monetario Internacional (FMI) y a la especulación. Y no dudó en calificar la producción de biocarburantes de “crimen contra la humanidad“.

PRODUCIR COMBUSTIBLES CON ALIMENTOS

“Producir combustibles con alimentos; tener los automóviles llenos de gasolina y a la gente muriendo de hambre. Sólo a los bárbaros que gobiernan este mundo se les ocurre hacer esto”. (Eduardo Vargas; tiene un blog, no tiene trabajo, le queda poco alimento y es idealista ;)

“Si se pretende cubrir el 20 % de la demanda petrolera con agrocarburantes, no habrá qué comer” METER BRABECK, presidente de la multinacional Nestlé

“Durante los últimos años, las multinacionales y los poderes económicos mundiales, como EE.UU. y la UE, han desarrollado rápidamente la producción de agrocombustibles. Subsidios e inversiones masivas se están dirigiendo hacia este sector en auge. Con el resultado de que las tierras están pasando en poco tiempo masivamente de la producción de comida a la producción de agrocombustibles”. Vía Campesina

La pregunta es:

“¿Por qué estamos produciendo comida para alimentar a los coches?”

(NOTA DE POCAMADRENEWS; Creemos que lo anterior es una buena pregunta pero sería mejor señalar a quienes han tomado la desición de hacer esta estupidez y, mejor aún, pedirles a ustedes que tomen conciencia y no nos quedemos sólo leyendo o compartiendo esta información, sino saliendo a las calles a mostrar nuestro rechazo por estas políticas criminales)

el hijo puta de Zoellick

Paralelamente, Zoellick (actual Presidente del Banco Mundial) ha anunciado que el BM planea poner en marcha algún tipo de herramientas de financiación rápida para “ayudar” a los países más desfavorecidos. Ha anunciado que para el año que viene va a doblar el importe de sus préstamos para la agricultura en África, hasta los 800 millones de dólares (511 millones de euros).

¿”Doblar el importe de sus préstamos” es sinónimo de doblar la presión despiadada que ya ejerce esta institución sobre poblaciones enteras? ¿Añadir nuevas condiciones de “ajuste estructural”? (sigue leyendo la segunda parte aquí)

_________

TRANSNACIONALES Y ORGANISMOS MODIFICADOS GENETICAMENTE: LOS NUEVOS AMOS DEL MUNDO (Parte 3)

“El depredador es la figura central del mercado capitalista globalizado, y su codicia, el motor” JEAN ZIEGLER

TRANSNACIONALES QUE ENVENENAN LOS ALIMENTOS

“Los recursos naturales y productivos se están privatizando y concentrando en poquísimas empresas transnacionales. Ellas controlan la tierra, el agua y la biodiversidad, por medio de las semillas y de los transgénicos, los organismos genéticamente modificados (OGM)” Paul Nicholson, Coordinador en Europa del movimiento social Vía Campesina.

“En 1998 el Grupo ETC (entonces RAFI) descubrió en Estados Unidos una patente sobre una nueva aplicación de la ingeniería genética que suscitó inquietud e indignación en todo el mundo. La patente describía un método para crear semillas que producirían una planta cuyas semillas estarían programadas para suicidarse, impidiendo su germinación. El nuevo invento (denominado oficialmente Sistema de Protección de Tecnologías y bautizado TERMINATOR por RAFI) levantó un escándalo que hizo que las principales empresas biotecnológicas se comprometieran a no desarrollar esta tecnología. Pero no ha sido así. En octubre 2005 la Oficina Europea de Patentes concedió la primera patente europea Terminator a la compañía Syngenta. Y no se trata de la única solicitud: Monsanto, Bayer, Aventis, BASF y otros gigantes de la biotecnología han solicitado varias decenas de patentes similares en Europa, en Estados Unidos y en otros países, señal inequívoca de que están desarrollando este tipo de tecnologías”. (Extraído de “La tecnología Terminador“)ENVENENANDO ALIMENTOS

Los Sistemas de Protección de Tecnologías (vaya un eufemismo) han sido desarrollados para “proteger” los intereses de las empresas semilleras, incrementando sus ganancias. Su único objetivo es impedir que los agricultores guarden semilla de su propia cosecha para la siguiente siembra.

La reproducción de semillas a nivel local se ha eliminado con la introducción de semillas transgénicas. El campesinado está subordinado a los requisitos de los monopolios mundiales del alimento. A su vez, los intermediarios y prestamistas locales, así como los burócratas, se vinculan cada vez más con los intereses de las trasnacionales del alimento.

Alimentos Modificados Geneticamente“Estas gigantes no sólo se benefician con la ayuda alimentaria de Estados Unidos, sino que también se han convertido en los agentes bursátiles del desarrollo en una gran gama de proyectos agroindustriales financiados al amparo de la Ley Pública 480. Su posibilidad de acceder directamente al Banco Mundial, al Departamento de Agricultura de Estados Unidos y a los gobiernos nacionales les confiere un poder predominante en la reformulación de la política agrícola de los países endeudados”. Chossudovsky

En el marco de “programas de ayuda alimentaria”, se han impuesto a los granjeros y agricultores semillas genéticamente manipuladas. Y no sólo las semillas: Monsanto, por ejemplo, hace firmar un contrato a sus compradores de semillas, de “lealtad” en la utilización de fertilizantes, insecticidas y pesticidas de su producción.

monsanto o monte maligno

Entre las grandes EMPRESAS MULTINACIONALES O GLOBALES QUE FABRICAN ORGANISMOS GENÉTICAMENTE MANIPULADOS ( O.G.M.) podemos citar las cinco principales, que son : NOVARTIS (resultado de una fusión de CIBA-GEIGY y SANDOZ), MONSANTO (un milagro en la bolsa económica: sus acciones tenían un valor de 11.5 dólares en 1994, y subieron a 45 dólares 1997; a fecha 9 de mayo 2008, la cotización es 119,71 $ ), ZENECA (grupo agroquímico y farmacéutico), AGROEVO (tiene el control de PLANT GENETIC SYSTEMS), y DUPONT (ha adquirido recientemente las empresas AMERICAN PIONEER HI-BREED INTERNATIONAL, y TECHNOLOGIES INTERNACIONAL).

SEMILLERO

“Los cultivos Terminator pueden introducir nuevos riesgos en el medio ambiente, pudiendo pasar a parientes silvestres del entorno a través del polen. La diseminación de genes de esterilidad, que pueden propagarse en estado apagado y activarse posteriormente, podría convertirse en una auténtica catástrofe ecológica. (EcoNexus y Federación de Científicos de Alemania”. Submission to the Convention on Biological Diversity on “Advice on the report of the Ad Hoc Technical Expert Group on Genetic Use Restriction Technologies”).

Las 10 COMPAÑIAS ( más una) DE SEMILLAS más grandes del mundo, según el Grupo ETC. Concentración de la Industria Global de Semillas – 2005, controlan la mitad de la venta de semillas a nivel mundial. Que en 2004 representó lo siguiente:

1. Monsanto (EEUU) + Seminis 2.803 millones $

2. Dupont/Pioneer (EEUU) 2.600 millones $

3. Syngenta (Suiza) 1.239 millones $

4. Grupo Limagrain (Francia) 1.044 millones $

5. KWS AG (Alemania) 622 millones $

6. Land O’ Lakes (EEUU) 538 millones $

7. Sakata (Japón) 416 millones $

8. Bayer (Alemania) 387 millones $

9. Taikii (Japón) 366 millones $

10. DLF-Trifolium (Dinamarca) 320 millones $

11. Delta & Pine Land (EEUU) 315 millones $

CONTINÚA LEYENDO EN:

http://elproyectomatriz.wordpress.com/2008/06/25/mercados-alimentarios-arma-de-destruccion-masiva-iii/

05/06/2008

La crisis alimentaria; ¿es provocada deliberadamente?

por Pok

Ha empezado, a nivel mundial, una crisis de alimentos desde hace algún tiempo y ahora es cuando más se esta hablando de ella y por desgracia parece que será duradera, varios años, pero, ¿qué la origina? ¿porqué se han encarecido los alimentos? ¿no hay suficiente producción de ellos? ¿qué hay en el fondo?

No hay escasez de alimentos ya que incluso estamos destinando alimentos para producir biocombustibles, y se han encarecido precisamente por lo anterior. Pero ¿porqué producir etanol si hay otras alternativas energéticas que no provocarían una crisis de alimentos? Creo que la respuesta está en lo siguiente; Corporaciones como Monsanto (controla el 90% del mercado), Syngenta, Dupont, Bayer, Dow y Basf y otras, han patentado sus nuevos productos transgénicos (organismos modificados geneticamente ‘OMG’) y continúan modificando muchos más aunque un buen sector de la sociedad mundial tiene desconfianza de los efectos de consumir los OMG y sin embargo sin saberlo ya los estamos consumiendo desde hace varios años y esto va en aumento, con la actual crisis pedirán que entren más transgénicos (ver Link 1 y ver Link 2), y es lo que quieren estas grandes compañías que los producen y es ahí donde esta la crisis alimentaria y no les importa provocar problemas a la gente porque es algo que les beneficia, porque al usar los transgénicos para producir biocombustible tendrán más ganancias que solo usándolos como alimentos.

Pero ahí no termina todo, en otro post donde veíamos que casi 1,000 millones de personas en el mundo padecen hambre y enferman o mueren por este hecho, mientras otro tanto de personas tienen apenas lo básico para escapar del hambre crónica y subsisten con lo mínimo, y no es porque no haya alimentos, es por políticas de especulación de alimentos que favorecen a unos cuantos grupos de poder que hacen dependientes de ellos a cada vez mayor número de países en el mundo.

El siguiente extracto es de una noticia del año 2001:

Guerra y hambrunas provocadas: un mal de nuestro tiempo

Mabel González Bustelo

Los conflictos armados internos han sido los principales causantes de las crisis alimentarias desde los años ochenta, especialmente, pero no exclusivamente, en África Subsahariana. La creciente interrelación entre
guerras y hambrunas se materializa en el carácter de las emergencias complejas, que combinan guerra civil, hambruna, desplazamientos masivos y quiebra del Estado. Aunque estos conflictos pueden verse espoleados o justificados por factores étnicos, religiosos o culturales, su caldo de cultivo es la crisis económica, los programas de ajuste estructural y la degradación ecológica, que hace disminuir la disponibilidad de recursos naturales. Se trata, por tanto, de emergencias causadas por el hombre con objetivos políticos, económicos o sociales, y suponen que, al tiempo que unos se empobrecen, otros salen beneficiados con la situación.

Esta nota es del año pasado:

Corporaciones, agrocombustibles y transgénicos

Silvia Ribeiro*

La ola de los agrocombustibles sigue avanzando, no porque sea buena para el ambiente ni aporte solución alguna al cambio climático global –de hecho lo va a empeorar– sino porque las industrias más poderosas del planeta lo ven como una fuente de jugosas ganancias y encima consiguen que muchos gobiernos las apoyen con leyes y subsidios. Las principales interesadas son las compañías de automóviles (esperan que con el nuevo combustible la gente se vea obligada a cambiar de carro), las petroleras (controlan el sistema de distribución de combustibles), las que controlan el comercio mundial de granos (ganarán tanto con el aumento de la demanda de agrocombustibles, como con el aumento de precio de los alimentos que deberán competir con éstos) y las trasnacionales de transgénicos agrícolas.

Otros sectores que avizoran negocios con los combustibles agroindustriales son las grandes trasnacionales forestales y de plantas de celulosa (Stora Enso, Aracruz, Arauco, Botnia, Ence y otras), que ahora producen para la industria del papel, pero que con mínimos cambios tecnológicos se pueden convertir en plantas de procesamiento de etanol. Igualmente, fabricantes industriales de alimentos para engorde de pollos y ganado, como Tyson Foods, han hecho alianzas con petroleras (en el caso de Tyson con Conoco-Phillips) para la fabricación de biodiesel a partir de grasa animal.

¿Por qué el interés de las trasnacionales de transgénicos? Para empezar, porque son prácticamente las mismas que controlan la mayoría de la venta de todas las semillas comerciales. Actualmente, todas las semillas transgénicas que se plantan comercialmente en el mundo son controladas por Monsanto (casi 90 por ciento), Syngenta, Dupont, Bayer, Dow y Basf. Al mismo tiempo, las tres primeras, o sea Monsanto, Syngenta y Dupont, tienen juntas 44 por ciento de la venta de semillas patentadas en el mundo. Si consiguen consolidar nuevos nichos de venta que “necesiten” sus semillas patentadas, aumentarán sus ganancias y su control sobre las semillas –llave de toda la cadena alimentaria humana y animal– con el desembarco en otro sector clave: los combustibles.

Todas las trasnacionales que controlan los transgénicos ya tienen inversiones en investigación y desarrollo sobre combustibles agroindustriales. La mayoría en cultivos transgénicos con mayor contenido oleaginoso, de azúcar o almidón, pero también en enzimas y bacterias transgénicas, que serían incorporadas a los cultivos o árboles, para acelerar el procesamiento poscosecha.

Esas transnacionales ya ganan mucho con la expansión de los agrocombustibles, por ejemplo con el aumento devastador del área de soja transgénica en el Cono Sur y todo Brasil, y con el aumento de maíz transgénico en Estados Unidos. Con la presentación de que serán para agrocombustibles o en algunos casos combinando forraje y combustibles, esperan introducir al mercado nuevas semillas manipuladas genéticamente. Semillas que, por cierto, no podrían lograr aprobación de las agencias reguladoras si fueran para alimentación humana, introduciendo así nuevos riesgos con la contaminación de cultivos y granos usados para consumo humano.

Pero sobre todo, este puñado de trasnacionales que domina el mercado global de semillas, apunta a adueñarse de más porciones del mercado ya existente, al tiempo que expandirse a los agricultores chicos que actualmente usan poco o nada de semillas comerciales, pero que con el anzuelo de sembrar por contrato para la producción de agrocombustibles, comenzarían a hacerlo.

Todo esto está dando lugar a nuevas y poderosas alianzas corporativas. Por ejemplo, Monsanto y Dow acaban de firmar un acuerdo para crear semillas transgénicas de maíz que combinarán en la misma planta la resistencia a ocho herbicidas y además serán insecticidas. Esto refleja en parte su reconocimiento de que las semillas transgénicas generan resistencia a los herbicidas y por tanto cada vez hay que usar más. Y si no son para alimentación humana, se le podrán echar herbicidas más tóxicos y en mayor cantidad. Monsanto también se alió con Basf, con una inversión de mil 500 millones de dólares, para crear nuevos transgénicos en maíz, soja, algodón y canola. Junto con Cargill creó la empresa Renessen, dedicada a maíz y soja transgénica para agrocombustibles y forraje. Para Monsanto significa, además, avanzar en su monopolio, intentando desplazar a sus competidores más cercanos, Syngenta y DuPont, del mercado de agrocombustibles.

Por su parte, DuPont creó con Bunge (una de las cerealeras más grandes del mundo), la compañía Treus dedicada a híbridos de maíz y soja para agrocombustibles, y también hizo alianza con British Petroleum (BP) para producir etanol de trigo y biobutanol. Syngenta firmó un acuerdo de colaboración de 10 años con Diversa Corporation (biopirata de microorganismos de todo el mundo), para desarrollar enzimas transgénicas para producir etanol, a ser incorporadas directamente en las semillas o en el procesamiento. Syngenta trabaja con productores de caña de azúcar en Brasil en este sentido, y es la primera de los gigantes de transgénicos, que solicitó aprobación en Estados Unidos para un maíz con una enzima especialmente diseñada para agrocombustibles.

El paso siguiente en esta escalada de poner en riesgo los bienes comunes de la humanidad y el planeta, para conseguir lucros privados, es la biología sintética, que pretende crear seres vivos construidos desde cero. Por ejemplo, Synthetic Genomics, la compañía que creó el controvertido genetista Craig Venter, trabaja en la creación de organismos vivos totalmente artificiales para producir energía.

Junto con los planes de las trasnacionales y los científicos al servicio del lucro inescrupuloso, crece también la conciencia y la resistencia a escala global. Por todo lo que está en juego es, sin duda, una batalla dura.

*Investigadora del Grupo ETC

Esta es de hace unos días:

Habrás visto los encabezados sobre los disturbios por la comida que tienen lugar ahora en más de 33 países de todo el mundo, disturbios provocados por el desabasto absoluto y los precios disparados de lo más indispensables para la vida. Lo que los órganos de difusión no te dirán, es que esto es absolutamente predecible, es culpa de la globalización y de la bancarrota del sistema financiero mundial, y parte de la política de despoblación del Imperio Británico.

Y si no le damos marcha atrás al fraude de los biocombustibles que promueve el agente británico y ex vicepresidente estadounidense Al Gore, el genocidio es inevitable. No te comas los cuentos.

Cuento: La crisis alimentaria es consecuencia de la “protección” que imponen naciones desesperadas por salvar a sus agricultores y a su pueblo.

La verdad es que la insistencia de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y otras instituciones financieras de que las naciones abandonen sus políticas de seguridad alimentaria y sus aranceles es la que ha acarreado este desastre.

Cuento: El alza en el precio de la comida se debe al aumento de la demanda de alimentos de calidad en naciones populosas como China.

La verdad es que los precios disparados son resultado de la manipulación del mercado a manos de carteles cerealeros y especuladores, que están decididos a hacer su agosto en el mercado de los alimentos.

Cuento: La escasez de alimentos es producto de la “sobrepoblación”, en especial en naciones del Tercer Mundo.

La verdad es que el desabasto es consecuencia de la directriz librecambista británica deliberada de instituciones financieras, de que las naciones deben abandonar la política de mantener reservas de alimentos y producir sólo para el mercado, y de negarles tecnologías que podrían salvarle la vida a las
naciones pobres.

Cuento: El gran aumento en la producción de biocombustibles “sin querer” ha acarreado escasez de productos básicos que la gente necesita para comer, como el maíz y el trigo.

La verdad es que la campaña a favor de los biocomsbustibles que encabeza el amigazo del príncipe Carlos, Al Gore, es un timo anticientífico y una estafa financiera que la oligarquía sabía que llevaría al genocidio.

————

Link

Link

______________

SIN MAÍZ NO HAY PAÍS Y SIN FRIJOL TAMPOCO

BIOCOMBUSTIBLES y crisis alimentaria

MAS SOBRE TRANSGENICOS