Posts tagged ‘quiebra’

20/09/2009

Muy grave la situación de México

por Pok

México hundido en una espantosa crisis

MANUEL MAGAÑA CONTRERAS
(Exclusivo para Voces del Periodista)

DESPUÉS DE LAS ELECCIONES y del tercer informe de Gobierno del autollamado “presidente del empleo”, Felipe Calderón, México está sin fórmula de salvación nacional, ante la más espantosa crisis que haya sufrido nuestro país en su vida independiente.

De la nueva diputación, en vez de proponer puntos concretos para el rescate de nuestra economía interna, sus palabras se han reducido a manifestar su servilismo al Ejecutivo federal, lo que pone de relieve que la oposición ha dejado de existir en México.

Sin planta productiva propia que nos salve de la galopante devaluación del peso frente al dólar, con una corrupción y un dispendio extremos en la administración pública que gozan de impunidad, con el desastre agrícola de miles de hectáreas de siembras perdidas por la sequía en varios estados de la República, con un endeudamiento de más de 4.5 billones de pesos, la falta de voluntad política para rectificar errores y señalar caminos de rescate se manifiesta una vez más en la verborrea de una clase política que, de acuerdo a los antecedentes de las últimas décadas neoliberales, llega únicamente para enriquecerse con lo que aumenta el saqueo de las arcas nacionales.

read more »

29/01/2009

La Epidemia de Suicidios en USA por la Crisis Financiera

por Pok

La Crisis Financiera está llevando a miles de estadounidenses (y gente en todo el mundo) a cometer robos y otros delitos y en casos extremos al Suicidio

Llevados a una situación extrema, mucha gente está asaltando bancos para pagar sus deudas y muchos deciden mejor suicidarse.


No sería apropiado criticar a quienes ya han muerto pero hay diferencia entre quienes mueren en Gaza, por ejemplo, y aquellos que frente a una situación económica extrema (desde su personal punto de vista) deciden quitarse la vida. Tal vez nos parezca superficial que un millonario se suicide al perder toda o gran parte de su fortuna, aunque sin duda tuvo que sentir una angustia tremenda para llegar a ese acto. Es cuestión de valores, y en un mundo donde lo material es mas importante que la propia vida se entiende que ocurra. Tal vez puedo sentir empatía por quienes son de clase media y pierden todo y recurren al suicidio porque es menos difícil para mi, entender su situación, pero no por eso puedo justificar el suicidio y vuelvo a la crisis de valores que es más profunda que la financiera y lleva mucho entre nosotros y causa sufrimiento de mucha gente.

Pues mientras hay gente muriendo por no tener lo mínimo para alimentarse, el número de suicidios por esta crisis todavía no se conoce exactamente pero está aumentado. Durante los últimos meses, marcados por las quiebras y despidos, entre otras cosas, el colapso económico ha tenido graves repercusiones en los estadounidenses. En respuesta, una serie de actos extremos incluso el suicidio, lesiones auto infligidas, asesinato, incendio provocado han aparecido en las noticias locales. En octubre de 2008, un análisis de los reportes de prensa de Estados Unidos indicó que una epidemia de tragedias impulsada por la crisis financiera se había propagado desde California a Nueva York y de Minnesota a la Florida.

En los últimos tres meses que la crisis ha arreciado. Un número cada vez mayor de gente de dinero por todo el mundo

read more »

24/07/2008

Video: Desmantelamiento de PEMEX

por Pok

Veamos como en los gobiernos del PRI y de el PAN (PRIAN 1982-2012?) han hecho todo lo posible por desmantelar a PEMEX. Desde el fomento a la Corrupción hasta dar contratos a particulares violando la Constitución, todo para hacerlo QUEBRAR!!!

.

Link

Desmantelamiento de PEMEX: Descargar Documento en formato PDF

Video de Mexicayotl

——————-

Y AHORA SALE EL PRI CON SU PROPUESTA DE REFORMA PETROLERA QUE ES LA MISMA GATA PERO REVOLCADA.

Pues resulta que no, que la dirigente priísta Beatriz Paredes no tradujo en hechos su discurso del pasado 13 de mayo en el Senado de la República, ni muchos menos domó a sus coordinadores parlamentarios (a uno de ellos, fundamentalmente), de tal suerte que, con un batido elaborado con leche rebajada, autorizó (cuando menos eso dicen en el PRI) a Don Beltrone para que presentara en sociedad la propuesta tricolor pomposamente autodenominada “iniciativa en materia energética de amplio calado”, aunque sólo haga referencia a Petróleos Mexicanos.

——————–

.

La política petrolera neoliberal calderonista o cómo destruir una empresa y la nación


Grover Norquist, un ultra de la derecha estadounidense, feroz anticomunista, cruzado que lucha por eliminación de los impuestos a los ricos y militante de las hordas neoconservadoras encabezadas por Ronald Reagan y Baby Bush, dijo alguna vez, de manera grandilocuente: “yo no quiero abolir al gobierno. Sólo quiero reducir su tamaño [a la mitad], de tal manera que me sea fácil arrastrarlo al baño y ahogarlo en la tina. El estado estará tan pequeño que cabrá por el desagüe del baño”.

Desde luego, la fatua e iracunda retórica de Norquist es exagerada. En realidad, sólo busca excitar al atormentado espíritu animal de la derecha en contra de la intervención pública para justificar el desmantelamiento del estado de bienestar (salud, educación, pensiones, asistencia a los excluidos por el sistema capitalista), los derechos y las libertades ciudadanas. Porque un estado estrangulado es inútil para los fines de la contrarrevolución neoconservadora fomentar la acumulación privada de capital por cualquier medio (recorte de impuestos, subsidios, contratos leoninos, protección, corrupción y otras prácticas ilegales, solapamiento oficial); redistribuir la riqueza de la mayoría de la sociedad hacia la burguesía; desmantelar el estado y entregar sus despojos a la depredación de la voraz e insaciable manada empresarial.

“Es la hora de los chacales”, para decirlo en palabras de Julio Cortázar. “Ahora es la mafia que da las órdenes. Los políticos ya no están al mando”, señalaría Giovanni Falcone, magistrado antimafia de Palermo, Italia, asesinado por la “Cosa Nostra”, en 1992. Los gobiernos son ahora sus administradores. La lógica del capitalismo salvaje neoliberal delineada por Norquist es la que Felipe Calderón profundizará en México, una vez que, robada la corona, tiende a consolidarse en la presidencia. Sostenido y legitimado por la manu militari, la oligarquía empresarial; los jerarcas de la iglesia; las alianzas amarradas con el corrompido poder judicial; la compra de la dignidad de la mayoría de los congresistas, si es que algo le quedaba para terminar de envilecerse; las negociaciones con los priístas (el respaldo a los caciques gobernadores de Puebla y Oaxaca) la parálisis e indiferencia de la mayoría de la sociedad, y la impotencia de las fuerzas progresistas.

Más que como un demócrata, republicano y líder de un estado laico, Calderón se comporta como un déspota teocrático, pisoteando sistemáticamente la Constitución. Se torna en un cruzado provocador al solapar las desmesuras de los militares y los utiliza en un acto donde la iglesia católica arremete en contra del estado laico y lincha a las autoridades de la capital, esas sí elegidas democráticamente. Se desgarra las vestiduras, trata de imponer sus obscurantistas credos religiosos medievales y suelta a la rabiosa jauría neocristera. En cambio, califica como un “gran triunfo de la democracia” y elogia como “responsable y patriótica” a otro de los viles actos de la mayoría del Congreso: la aprobación de la contrarreforma calderonista en los fondos de pensión de los trabajadores del sector público, cuyo proceso legislativo evidenció, por enésima vez, el reforzamiento del autoritarismo del sistema presidencialista mexicano…

Las babeantes fauces de las hienas empresariales locales y foráneas ya se regodean ante los despojos de Petróleos Mexicanos (Pemex), que les serán arrojados por Calderón y los “patrióticos” congresistas con la contrarreforma petrolera, llámese “alianza estratégica” o cualesquier otro nombre que se utilice para justificar la privatización de la paraestatal. Uno de los últimos símbolos paradigmáticos del régimen nacionalista surgido de la revolución mexicana que queda por demoler, en el avanzado proceso de destrucción de la nación. Mientras los gobiernos de Ecuador, Venezuela o Bolivia recuperan su dignidad y la soberanía de sus recursos energéticos, el mexicano opta por la ignominia.

¿Cuál será la coartada? La misma que se ha usado hasta la náusea: el agotamiento de las reservas petroleras y las restricciones financieras de Pemex.

Pero antes de privatizar a Pemex, el “demócrata” y su pandilla de “patriotas” utilizan el recomendado “método Norquist”: apretarle más la soga financiera: mantener el saqueo fiscal, seguirla castigando presupuestamente, descuartizarla, ampliar la ilegal inversión del capital privado, como sucede desde el gobierno de Miguel de la Madrid.

Se dice que Pemex no tiene recursos para revertir la baja de las reservas petroleras convencionales que, con un nivel de producción de 3.683 millones de barriles diarios (mbd) registrado en 2006, en el caso de los hidrocarburos totales, éstas apenas durarán cuando mucho 34 años (hasta el año 2040; en el caso de las probadas 12 años, hasta el 2018). Respecto del petróleo crudo, con una producción diaria de 3.256 mbd, el total se agotaría en 28 años, hacia el 2034, y las probadas en 8 años, hacia el 2014. ¿A qué empresario le interesaría invertir miles de millones de dólares en yacimientos cuya duración abarca un limitado horizonte de tiempo? ¿Por qué a Estados Unidos le interesa ampliar el tratado de libre comercio (TLC) en materia petrolera?

La única respuesta razonable es que Calderón, Gergina Kessel (la empleada de de Luis Téllez) y Jesús Reyes Heroles, entre otros funcionarios actuales y de las últimas cuatro administraciones, han mentido descaradamente a la sociedad mexicana, con tal de regresar a la nación a la etapa previa de la nacionalización petrolera de 1937, llevada a cabo por Lázaro Cárdenas, para entregarle los yacimientos no convencionales del Golfo de México a los empresarios para su depredación.

Si ya no existieran nuevos yacimientos no convencionales, es lógico que un gobierno prudente hace tiempo hubiera aplicado una estrategia racional, que castigara severamente la corrupción (aunque se llenaran las cárceles) y el incumplimiento de metas, se mesuraran la producción y las exportaciones y sacara del TLC a los hidrocarburos. Pero no fue así. Se aumentó la extracción de 3.343 millones de barriles diarios en 1999 a 3.825 millones en 2004 y las ventas externas de 1.534 millones a 1.870 millones (en 2005-2006 ambas bajaron para ubicarse en 3.682 millones y 1.793 millones en el último año citado). También hubiera impuesto un fuerte programa de racionalización del consumo. Pero ha estimulado la irracional demanda automotriz, por ejemplo.

Ellos han hecho todo lo posible por destruir a Pemex. Si los neoliberales hubieran modificado el régimen fiscal de Pemex para dejarle más recursos disponibles, las cuantiosas divisas recibidas por las exportaciones de hidrocarburos acumuladas entre 1998 y 2006, cuando los precios medios del crudo pasaron de 10.18 dólares por barril a 53.04, hubieran mejorado la situación financiera de la paraestatal y esos recursos pudieron ampliar los programas de infraestructura, explotación y exploración de nuevos yacimientos que, por añadidura, redundarían en menores importaciones de derivados (por ejemplo gasolinas) y de petroquímicos.

Entre 1999 y 2006 el saldo comercial neto de Pemex arrojó un superávit por 120.7 mil millones de dólares. Nominalmente, en ese lapso sus ingresos antes del pago de impuestos sumaron 2.908 billones de pesos. Después de pagar impuestos (3.097 billones), arrojó un déficit acumulado por 188.5 mil millones. Aunque en 2006 Pemex logró un superávit neto por 42.5 mil millones, entre 1988 y 2005, cada año, registró perdidas (242.6 mil millonesacumuladas). La asfixia financiera de Pemex tiene su contrapartida: la alta aportación de los ingresos petroleros en el total presupuestal del sector público (38% en 2006). En lugar de promover una verdadera reforma fiscal que obligue a los empresarios y a los sectores de altos ingresos a pagar sus impuestos, a gravarlos progresivamente o reduzca la evasión, la corrupción o elusión de impuestos, los neoliberales prefieren saquear las finanzas de Pemex. Por esa razón, la paraestatal ha tenido que endeudarse. Al cierre de 2006 su débito total consolidado sumó 52.3 mil millones de dólares.

La expoliación tiene otro sentido: privilegiar la inversión privada (Pidiregas) sobre la pública. Inversiones que se desconoce su naturaleza (costos, calidad, etc.) y que virtualmente han hipotecado el futuro de Pemex. En 1977 aquella representó 14.5% del total y en 2006 el 98.1%. Por si no fuera suficiente, para el 2007 todo el presupuesto que propuso Calderón para la empresa será destinado al Pago de Pidiregas pasados, y el total de la inversión será realizada por los chacales. Las obras que se realizarán en el Golfo de México o en la Cuenca de Burgos, por ejemplo, será concesionada al capital privado.

Con esa política petrolera Calderón terminará por destruir a Pemex y la nación. Al cabo, para eso el bloque de poder dio su golpe de estado técnico y entronizó al panista, quien cumple satisfactoriamente su tarea que le fue encomendada.

——-

Marcos Chávez M. +

Periodista e investigador del programa de Ciencia, Tecnología y Desarrollo, El Colegio de México.