Posts tagged ‘opiniones’

07/08/2015

Sale libre Oscar Montes de Oca, estudiante de la UAEM acusado de narcotráfico

por Pok

Óscar Álvaro Montes de Oca fue liberado esta mañana, luego de que el pasado fin de semana fuera detenido en el Aeropuerto de la Ciudad de México porque lo acusaban de que cargaba con 2 kg de cocaína en su maleta. Desde un principio Óscar negó que la maleta que le adjudicaban no era suya, y sin importar esto a las autoridades, fue detenido.

youtube

El caso del ex estudiante de la UAEM, Oscar Álvaro Montes de Oca, es una muestra más del tipo de sistema que hay en México, pues mientras a él lo apresan acusado de narcotraficante “El Chapo” anda suelto.

read more »

06/03/2013

Muere Hugo Chávez (evidencias de que EEUU habría inducido el cáncer que terminó con su vida)

por Pok

comandante-presidente-hugo-chavez-frias“Me consumo y me consumiré de por vida al servicio pleno del pueblo venezolano.

Me consumiré todo lo que me quede de vida,
así lo juro y lo prometo delante de mis hijos y mis nietos”.

HUGO CHÁVEZ

***

.

.

EL IMPERIALISMO SIONISTA MUNDIAL INTERESADO EN ELIMINAR AL PRESIDENTE HUGO CHÁVEZ:

Chávez y el chavismo devolvieron a los de abajo un poder que habían perdido: Paco Taibo II

read more »

05/04/2012

Radio La Nueva República (TV online)

por Pok

Transmisión de Radio La Nueva República TV On Line

Clic en Play

Vodpod videos no longer available.

Blog de Radio La Nueva

read more »

30/12/2011

Resumen 2011 de las principales noticias internacionales (video)

por Pok

Detrás de la Noticias, el programa conducido por Eva Golinger en Russia Today en español, hace un buen resumen de noticias internacionales del año 2011:

Video de

read more »

23/03/2011

Muy buen reporte especial de Pacífica Radio, sobre bombardeo a Libia. Protesta contra Obam en EEUU y otros países y entrevistas (audio) #noalaguerra

por Pok

Audio: Clic en Play

Más información en Pueblos sin Fronteras con detalles sobre el tema y descarga del audio.

read more »

21/03/2011

Reacciones por los dichos del general Villa Castillo

por Pok

Primero me retracto de haberlo llamado matón, no tengo pruebas más que su dicho, pido disculpas al General y a los lectores de este blog.

Personalmente creo que el señor general fue honesto, si no fue así ¿fanfarroneó con la periodista Sanjuana Martínez? si fue honesto, entonces quiere decir que no tiene un nivel de preparación adecuado para un cargo así. Una persona que se encarga de la seguridad en una región o ciudad y piensa y actúa así creo que no cumplirá adecuadamente su trabajo. La violencia genera más violencia.

  • Continuación de la respuesta del público de Carmen Aristegui sobre los dichos del General Carlos Bibiano Villa Castillo.
  • Carta de disculpas del General
  • Opinión de Álvarez Icaza

Video 1

Video 2

read more »

01/03/2011

Libia: lo que esconden los medios

por Pok

Gaddafi

Por Miguel Urbano Rodrigues (Tercera Información)

(Espero que no les moleste la inserción de videos)

La situación en Libia es sumamente confusa. Por un lado dominan las informaciones de la prensa transnacional que trabajando a todo vapor nos presentan un panorama desolador: Gaddafi habría provocado un brutal derramamiento de sangre; que ha lanzado tropas de mercenarios contra manifestantes desarmados e incluso les ha lanzado la aviación que ha bombardeado zonas de las algunas ciudades. De otro lado el periodista Jordan Rodríguez nos muestra un panorama absolutamente distinto. Informa de las manifestaciones que el miércoles se han producido en Trípoli y en las que muestra a miles de manifestantes portando retratos de Gaddafi. A su turno éste, en su segunda aparición por la televisión, ha denunciado que los EUA, la UE y el sionismo (Israel) están detrás de estas movilizaciones. En suma, los periodistas no afiliados a las transnacionales, informan sobre la evidente participación de la CIA.

A esta altura es necesario recordar algunas noticias, que

read more »

10/11/2009

y si las manifestaciones ya no funcionan, qué sigue? R= Huelga Nacional

por Pok

Un buen video de El Universal con opiniones diferentes sobre las manifestaciones por el conflicto del SME y la Compañía de Luz y Fuerza.

Nuestra sociedad está polarizada, dividida, en estos y otros asuntos, eso les conviene a los Poderosos.

¿Qué nos pasa, qué hacer??? ¿somos incapaces de ponernos en los zapatos del otro? ¿es mejor agacharse y aceptar los golpes de un gobierno autoritario? ¿mientras a mi no me afecte todo está bien?

Vodpod videos no longer available.

——-

Para entender mejor lo que ha pasado con Luz y Fuerza y su sindicato

Y para quienes dicen que no sirven de nada las protestas:

Entrevista a Isabel Rauber, experta en procesos de participación ciudadana

“La esperanza (del mundo) late en los movimientos sociales”

29/09/2008

A 40 años del crimen de estado del 2 de octubre, el autor sigue vivo y libre

por Pok

EL CRIMINAL SOBREVIVIENTE

Miguel Ángel Granados Chapa (PROCESO)

Gustavo Díaz Ordaz murió el 15 de julio de 1979, Marcelino García Barragán el 3 de septiembre siguiente, Alfonso Corona del Rosal el 7 de enero de 2001. Luis Echeverría, subordinado del primero, compañero de gabinete de los dos restantes, los ha sobrevivido. Es el único miembro del gobierno que asesinó a cientos de jóvenes el 2 de octubre de 1968, hace 40 años, que vive aún.

Con gran sentido escenográfico, Echeverría se preparó una coartada que le permitiera aparecer ajeno a lo que después llamaríamos la matanza de Tlatelolco. Por supuesto que no sólo estaba al tanto de lo que haría el equipo de Díaz Ordaz para descabezar al movimiento estudiantil y popular sino que por interpósita persona participaba en la planeación y puesta en práctica de la estrategia presidencial.

El capitán Fernando Gutiérrez  Barrios, director federal de Seguridad y enlace de Gobernación con el Ejército, entregó directamente al secretario de la Defensa, general Marcelino García Barragán, las llaves de los departamentos del edificio Chihuahua, en la Unidad Nonoalco Tlatelolco en que militares vestidos de civil se ocultarían para aprehender a los miembros del Consejo Nacional de Huelga (ver Parte de guerra, de Julio Scherer García y Carlos Monsiváis).

En presencia de Gutiérrez  Barrios, en la mañana de aquel miércoles funesto García Barragán dijo a los generales de su plana mayor que el secretario de Gobernación le había informado que el Comité de Huelga “tiene convocado para hoy un mitin en la plaza de Tlatelolco y que al terminar éste se dirigirán a las instalaciones del Politécnico para tomarlas, quitándoselas a los soldados que las custodian… para hacer abortar esta acción se ha decidido, por el mando del ejército, disolver el mitin de Tlatelolco, capturando al Comité de Huelga…”

O sea que Echeverría no sólo estaba al tanto de los acontecimientos, sino que él mismo ofrecía información a la Defensa, y la DFS, bajo su dependencia, aportaba los elementos materiales para aplicar la estrategia militar. Y sin embargo, montó una escenografía para mostrarse ignorante de la tragedia que estaba ocurriendo no lejos de su despacho en Bucareli, en la Plaza de las Tres Culturas. Invitó a tomar café, y a conversar tranquilamente al pintor David Alfaro Siqueiros y a su esposa Angélica. Era una pareja conspicua en todas partes, sobre todo en Gobernación. El muralista había salido recientemente de la cárcel, a que lo condujo una represalia política del presidente Adolfo López Mateos, instrumentada por su secretario Díaz Ordaz, para castigar el activismo del artista que precedió a López Mateos durante su viaje a Sudamérica en una campaña de denuncia que desdoró la imagen que el mandatario mexicano buscaba proyectar.

Echeverría era un funcionario extremadamente cauteloso. No hubiera dado un paso como recibir a Siqueiros en su oficina sin notificarlo a Díaz Ordaz. Lo contrario hubiera significado una deslealtad, pecado supremo en deificación presidencial que el secretario de Gobernación no se hubiera atrevido a cometer. Tampoco se hubiera permitido dar la apariencia de frivolidad -hacer vida social, relaciones públicas- mientras una porción de los habitantes de la capital vivía en vilo por las movilizaciones juveniles, que generaron una represión cuyo tono iba en aumento hasta llegar a la ocupación militar de los predios del Politécnico y la Universidad Nacional.

En todo ello participaba Echeverría, cuidadoso siempre de mostrar fidelidad a su jefe, intuyendo o averiguando hacia dónde quería éste dirigirse para coincidir con él, para hacerle saber que en su reemplazante en Bucareli el presidente no sólo tenía un eficaz colaborador sino también, y sobre todo, un sucesor que continuaría su política de firmeza frente a la agitación comunista y quien le evitaría cualquier intento futuro de revisar sus actos. En esa identificación plena con Díaz Ordaz fincó Echeverría el trabajo político que lo condujo a sucederlo. Por eso puede decirse que su triunfo al ser ungido candidato presidencial  se erigió sobre las tumbas de las víctimas de Tlatelolco.

En Los presidentes, el propio Julio Scherer ofreció otra prueba de la participación central de Echeverría en la noche de Tlatelolco. Cuando el estruendo de las balas no había cesado aún, el secretario de Gobernación se aseguraba de que la información sobre el suceso funesto correspondería a los intereses del gobierno y los suyos propios. En un “telefonema urgente”, mintió al flamante director de Excélsior (elegido apenas un mes atrás) al informarle que había una batalla entre militares y estudiantes, en la que “caían sobre todo soldados, y a punto de colgar el teléfono había dejado al aire la frase amenazante: ¿Queda claro, no?”.

A pesar de que en el otoño de 1968 faltaba un año entero para que Díaz Ordaz resolviera su sucesión, es seguro que el presidente la tuviera en la cabeza al encarar la crisis que su paranoia achacaba a la conspiración comunista destinada a desprestigiar a México en las vísperas de su debut internacional como nación potente, capaz de organizar unos juegos olímpicos. Ganó el premio quien supo sintonizarse con el temperamento presidencial. Lo intentaban todos, cada uno a su modo. Emilio Martínez Manautou, secretario de la Presidencia, simulando que creía en las ofertas de diálogo que Díaz Ordaz formulaba de dientes para afuera y mostrándose por ello conciliador y cercano a intelectuales que hubieran podido bendecir al gobernante feroz una vez concluido su sexenio. Alfonso Corona del Rosal, por su parte, suponía acaso que su doble vertiente de militar y político podía servir como bisagra, que asegurara el acercamiento con los universitarios basado en la intransigencia que era grata al Presidente, consustancial a él mismo.

El escogido fue Echeverría. Corona del Rosal quedó retirado de la política concluida su gestión en el gobierno de la ciudad de México. Después de ser senador y gobernador de su estado, ocupante de dos carteras en el gabinete presidencial, su jubilación llegó a tiempo. No así la de Martínez Manautou, que había saltado casi de la nada (un puesto en la política provinciana) a la Secretaría de la Presidencia. Alejado de la vida pública mientras gobernó Echeverría, resucitó para ocupar, impulsado por el José López Portillo que había sido su colaborador, la secretaría de Salubridad y el gobierno de Tamaulipas.

A su vez, Echeverría trocó su mutismo en verborrea y la sumisión en altanería, que desafió a un cada vez más perplejo Díaz Ordaz, a quien resultó difícil entender que se había equivocado y escogido para sucederlo a quien fingió ser lo que no era. Se sabe que por lo menos una vez, en noviembre de 1969, cuando el candidato que él había ungido le formuló un reproche no por indirecto menos corrosivo (el minuto de silencio en Morelia por la muerte de estudiantes y soldados en Tlatelolco), Díaz Ordaz pensó en revisar su decisión y desposeerlo de la candidatura. Lo que son las cosas: el hombre que ordenó la matanza del 2 de octubre no tuvo ánimos para disponer de la vida de quien sería su sucesor, como ocurriría años más tarde.

Muertos cada uno de los otros protagonistas del crimen de Tlatelolco, sólo sobrevive Echeverría. Resiste aún los afanes, que le resultan inconcebibles, de juzgarlo por el genocidio que cometió entonces y prolongó en los años de su propia presidencia. No irá nunca a la cárcel, pero la historia no lo ha absuelto, no lo absolverá.

——-

Videos:

La Tarde Oscura del 2 de Octubre del 1968: Testimonios

Tlatelolco: Las Claves de la Masacre

—–

Otra opinión en este 40 aniversario del 2 de octubre, clic aquí