Posts tagged ‘OIT’

09/11/2009

El Tribunal Internacional de la Libertad Sindical condena a Felipe Calderón por violación de convenios internacionales en caso SME

por Pok

El Tribunal Internacional de la Libertad Sindical condena a la presidencia mexicana

James Cockcroft

 

Traducido para Rebelión por Carlos Sanchis y revisado por Caty R.

En la Ciudad de México, el 28 de octubre, el Tribunal Internacional de la Libertad Sindical (que deliberará sobre la libertad sindical en México del 26 de octubre de 2009 al 1 de mayo de 2010) concluyó la primera de sus dos sesiones públicas con un informe preliminar que condenó duramente al presidente Felipe Calderón por sus violentas medidas contra los sindicatos desde que asumió el gobierno tras su discutible elección en 2006. El Tribunal fue organizado en los meses anteriores por más de 30 organizaciones sociales y civiles de México y otros países. Oyó testimonios públicos de representantes de 16 sindicatos sometidos al ataque de la carrera de fondo de la privatización en México.

El Tribunal está compuesto por veinte prominentes juristas laborales y expertos en derechos humanos, que incluyen periodistas galardonados, escritores, y defensores de la paz, más de mitad procedentes de otras partes de las Américas y Europa, incluido este reportero. Dos de los miembros que no pudieron asistir fueron el argentino ganador del premio Nobel de Paz 1980, Adolfo Pérez Esquivel, y el destacado periodista y escritor uruguayo Eduardo Galeano, que esperan participar en la segunda sesión pública programada para finales de abril de 2010.

Como señaló la prensa mexicana, James Cockcroft, este reportero, dirigió la inauguración del Tribunal junto con la senadora Rosario Ibarra de Piedra, principal

read more »

19/10/2008

Crecerá más la desigualdad de ingresos en el mundo: OIT

por Pok

La crisis financiera agravó la problemática, señala en estudio

La situación puede ser detonador de conflictos sociales, afirma

Carolina Gómez Mena

La desigualdad en ingresos creció de manera “dramática” en la mayoría de las regiones del mundo y es probable que continúe en aumento ante la actual crisis financiera, establece estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El análisis, denominado Informe sobre el trabajo en el mundo 2008: desigualdades de renta en la era de la finanza global, indica que la actual crisis económica afecta también al rubro laboral, pues algunas economías desarrolladas están prácticamente en “recesión y el desempleo va en aumento”.

Esto, refiere, “representa una de las mayores amenazas para la economía mundial en la historia moderna”, debido a que la crisis de crédito y el colapso del mercado de valores “comienzan a afectar las decisiones de inversión de las empresas, así como de ingresos de los trabajadores y el empleo”.

Apunta también que la desigualdad de ingresos se gestó antes de la crisis, ya que desde principios de los años 90 y mediados de 2000, en dos terceras partes de los países analizados la percepción total de los hogares de altos ingresos se expandió con más rapidez que la de los hogares de ingresos medios y bajos.

En tal sentido, establece que la brecha entre el 10 por ciento de los asalariados con ingresos más altos y el 10 por ciento con los más bajos aumentó en 70 por ciento en los 73 países analizados. Así, establece que en 2007, por ejemplo, los directores ejecutivos de las 15 mayores empresas de Estados Unidos percibieron sueldos que eran unas 520 veces superiores al del trabajador promedio, en tanto que en el 2003 esa diferencia de salarios era de 360.

Acota que situaciones similares, pero con salarios más bajos, pueden observarse en naciones europeas como Alemania, Australia y Países Bajos, así como en Sudáfrica.

Otros efectos

El informe pronostica que la desigualdad en ingresos seguirá aumentando y agrega que es un problema que puede ser asociado con tasas de delincuencia más altas, menor expectativa de vida, y en el caso de los países pobres, malnutrición, y aumento de la probabilidad de que los niños dejen la escuela para trabajar.

También remarca que en muchos países existe una “percepción generalizada de que la globalización no actúa en beneficio de la mayoría de la población”, por lo que el desafío político radica en “garantizar incentivos apropiados para trabajar, aprender e invertir y, al mismo tiempo evitar desigualdades de ingresos socialmente dañinas y económicamente ineficientes”.

Resalta que estudios indican que el conflicto social crece cuando se percibe que las desigualdades aumentan de manera excesiva y el apoyo de la sociedad a las políticas que favorecen el crecimiento disminuirá si los grupos de bajos ingresos y la clase media perciben que estas políticas hacen poco para mejorar su situación o la de sus familias, mientras se benefician a grupos de altos ingresos.

Subraya que ya antes de la crisis financiera mundial había señales que sugerían que las tendencias de la desigualdad de los ingresos eran “insostenibles”. Debido a esta fuerte moderación de sus salarios, los trabajadores y sus familias se “endeudaron cada vez más para poder enfrentar sus compromisos de inversión inmobiliaria, y algunas veces de consumo”.