Posts tagged ‘New York Times’

18/10/2011

Seamos honestos, en todo el mundo los gobiernos pactan con el narco

por Pok

El narco, por desgracia pero de manera casi natural, tiene implicaciones en la política, y de manera lógica en la economía y otras áreas. Los principales mafiosos están incrustados o por lo menos vinculados a los gobiernos en turno ya que estos jefes de jefes son grandes empresarios aunque se insista en vebdernos la idea de que el narco es el repartidor de drogas del barrio.

Ya hemos mostrado en otras entradas como la CIA es el principal cartel de tráfico de drogas del mundo. Un negocio tan grande no lo van a dejar en manos de

read more »

25/07/2011

Los ataques en Noruega revelan un mundo de odio

por Pok

Las reacciones iniciales a los ataques mostraron que existe un “choque de civilizaciones”, pero no el que muchos piensan

Los ataques en Noruega revelan un mundo de odio

Ahmed Moor
Al-Jazeera

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

(imagen añadida en este blog)

El terrorista noruego que asesinó a más de noventa civiles inocentes –muchos de ellos adolescentes– no actuó solo. O más bien, actuó dentro de un contexto cultural y político que legitima su visión medrosa y plagada de odio al mundo. Ahora es evidente que Anders Behring Breivik fue expuesto a mucha propaganda derechista. Esta tragedia subraya la urgencia de que la gente normal combata en todo el mundo a nacionalistas fundamentalistas y chovinistas dondequiera se encuentren. Pero también demuestra la medida en la que el fanatismo reaccionario ha infectado el pensamiento dominante.

Muchos reaccionaron ante las noticias de Oslo sabiendo lo que hacían y con un dedo acusador. Los reaccionarios más enardecidos se orientaron a la sección de comentarios del New York Times para emitir proclamaciones arrolladoras sobre el Choque de Civilizaciones y algo llamado “el culto de la muerte”. De muchas maneras, esos lectores solo reforzaban el reportaje deplorablemente editorializado del periódico. Como señaló útilmente Glenn Greenwald, los editores del NYT –el periódico supuestamente liberal de EE.UU.– reservan la palabra “terrorista” solo para su uso en conjunción con la palabra “musulmán”.

Cuando aparecieron noticias de que el perpetrador de los asesinatos –el terrorista– es un hombre cuya religión y color de la piel se parece en mucho a la de los editores del NYT, la historia cambió. El terrorista se convirtió en un

read more »

17/12/2010

¿Quién está detrás de Wikileaks? Por Michel Chossudovsky

por Pok

¿Quién está detrás de Wikileaks?

Por Michel Chossudovsky

“Los banqueros del mundo, moviendo unas cuantas palancas pueden hacer y deshacer economías. Mediante comunicados de prensa que controlen las estrategias económicas que dan forma a las tendencias nacionales, la elite en el poder es capaz no sólo de hacerse con el dominio de la estructura económica de una nación sino que pueden extender ese control al mundo entero. Los poseedores de tal poder, lógicamente quieren permanecer ocultos, invisibles al ciudadano común”

Aldous Huxley

James Petras, Heinz Dieterich, Thierry Meyssan, Alfredo Embid y ahora Michel Chossudovsky son algunos de los intelectuales progresistas que están alzando la voz para denunciar lo que WikiLeaks es en realidad, es decir, una nueva herramienta de guerra psicológica al servicio de los intereses del Imperio.

Para Michel Chossudovsky, WikiLeaks cumpliría los siguientes tres objetivos:
– Demonizar o desestabilizar a Irán y otros rivales políticos como China, Rusia o Venezuela.
– Hacerse con el control de la oposición, en este caso en concreto, con el control de la información disidente.
– Y por último, pero no menos importante, justificar una futura intervención y mayor control de internet.

read more »

21/07/2009

Distinto rasero de los medios masivos de USA en los casos de Honduras e Irán

por Pok

Teherán y Tegucigalpa, un cuento de dos capitales

Barry Grey
World Socialist Web Site

En Teheran, las manifestaciones convocadas por el derrotado candidato presidencial respaldado por Estados Unidos, no paran de recibir cobertura por los medios informativos estadounidenses. Las acusaciones del anterior primer ministro Mir Huseín Musaví sobre robo electoral y “golpe de estado” son asumidas de manera irreflexiva y presentadas como hechos por el New York Times, el Washington Post y otros periódicos “fidedignos”, sin ningún contraste o investigación independiente. Una campaña propagandística dirigida a aislar y desestabilizar a la facción dirigente en Irán encabezada por el Líder Supremo ayatolá Ali Jamenei y el presidente Mahmoud Ahmadinejad.

Las protestas están dominadas por sectores acomodados de la clase media urbana, que votó mayoritariamente a Musaví y apoya su programa derechista de estrechar lazos con los imperialismos estadounidense y europeo, y una introdución rápida de políticas favorables a los mercados. La clase obrera, que no ve ningún motivo para apoyar a la facción “reformista” encabezada por Musaví y el anterior presidente, el multimillonario Ali Akbar Hashemi Rafsanjani, se abstiene de acudir a las protestas.

Los media difunden con pretensión de objetividad proclamando que el movimiento de protesta y sus líderes son la punta de lanza de una “revolución verde” por la democracia. Cada acto represivo del régimen iraní aparece en titulares, y los rumores sobre cientos de muertos son presentados como hechos. Los media estadounidenses se muestran especialmente airados con los esfuerzos del régimen para bloquear la comunicación en Internet y los teléfonos móviles.

Dos semanas después, los militares de Honduras, entrenados y equipados por Estados Unidos, irrumpieron en el domicilio del presidente electo, lo empaquetaron en un avión y lo sacaron del país a punta de pistola. El crimen principal del depuesto presidente, Manuel Zelaya, ha sido alinear su gobierno con los archienemigos de Washington en Latinoamérica, el venezolano Hugo Chavez y Fidel Castro en Cuba, y aprobar modestas reformas populares en Honduras, como el aumento del salario mínimo.

No puede discutirse el hecho de que en Honduras se ha producido un golpe de Estado. Pero de este asunto se informa pobremente en la prensa y en las retransmisiones de los media estadounidenses. Ni sobre los arrestos y deportaciones de ministros del Gobierno del presidente Zelaya, ni de los cierres de medios locales considerados favorables al depuesto presidente, del arresto de periodistas extranjeros y el cierre de agencias como la estadounidense CNN, y la imposición de un estado de sitio, incluido el toque de queda vigente entre el crepúsculo y el amanecer, ni sobre la movilización de miles de soldados en las principales ciudades.

El régimen golpista, respaldado por la élite capitalista hondureña, el Congreso, el aparato judicial y la Iglesia, intenta interrumpir Internet y las comunicaciones móviles, sin que se produzcan protestas desde los media estadounidenses.

Las manifestaciones en apoyo de los golpistas y el nuevo régimen, están dominadas por la rica clase media de la capital, Tegucigalpa.

En las fauces de la represión estatal, el sindicato de los docentes hondureños lanza una gran huelga respaldada por 60.000 personas, que cierra las escuelas, y millares se manifiestan en Tegucigalpa. Las manifestaciones son dominadas por sindicalistas, trabajadores, desempleados y pobres de zonas rurales. Esta resistencia de la clase obrera al golpe apenas merece alguna mención en los media de Estados Unidos.

El domingo 5 de julio, las tropas que ocupan el aeropuerto de Tegucigalpa abren fuego sobre una multitud desarmada que se ha reunido para dar la bienvenida a Zelaya, cuyo avión intenta tomar tierra para devolverle a la presidencia. Un joven de 19 años muere por los disparos. Nuevamente, apenas una mención en los media estadounidenses.

Es posible imaginar la respuesta de los media de Estados Unidos si Ahmadinejad hubiera arrestado a Musaví y lo hubiera arrojado fuera de Irán. O los alaridos de indignación que hubieran estallado si el presidente iraní hubiera bloqueado el aeropuerto para impedirle el regreso.

Abundan los ejemplos del doble rasero aplicado a Irán y Honduras, y a continuación se citan algunos:

La CNN cubrió extensamente los esfuerzos del régimen iraní para censurar las noticias e intimidar a los periodistas extranjeros. No ha dicho nada sobre el cierre de su propia emisora por el gobierno golpista de Honduras.

El 4 de julio CNN.com informó que había recibido un video que mostraba a las tropas hondureñas disparando a las ruedas de los autobuses que transportaban a Tegucigalpa manifestantes contra el golpe desde distintos puntos del país. Este video no se sabe si ha sido emitido por la cadena.

Mas significativa es la virtual ausencia de cobertura en los media de Estados Unidos del asesinato y heridos producidos el domingo entre los manifestantes que protestaban contra el golpe en el aeropuerto de Tegucigalpa. El Financial Times del lunes proporciona un relato estremecedor de la atrocidad cometida, que muestra claramente su carácter premeditado. Informando sobre unas mil quinientas personas concentradas en las cercanías de la valla del aeropuerto para recibir el avión de Zelaya, el periódico escribe: “Sin embargo, hacia las tres de la tarde del domingo, los soldados que guardaban la pista para impedir el retorno de Zelaya lanzaron una ofensiva contra la multitud desarmada, de acuerdo con los testigos. Abrieron fuego desde dentro del aeropuerto, y lanzaron gas lacrimógeno hacia la multitud. Momentos después un puñado atravesó la valla perimetral, que había sido cortada por los manifestantes, los soldados levantaron sus armas automáticas y apuntaron hacia la masa de hombres mujeres y niños aterrorizados. Entonces abrieron fuego. Al menos una persona resultó muerta, y unas 30 fueron heridas.”

La prensa latinoamericana ha publicado fotos del joven herido mortalmente, Isis Obed Murillo, cuando es trasladado por los manifestantes. Ninguna de estas fotos ha aparecido en los principales periódicos estadounidenses, ni en los canales de televisión. Murillo permanece innombrado y sin duelo en los media de EEUU.

Solo se necesita que comparemos este cruel trato con el frenesí con el que los media trataron la muerte de Neda Agha Soltan el 20 de junio en Teheran. La muerte de la estudiante de 27 años, que fue retratada como una transeúnte en una protesta a favor de Musaví, ocurrió en extrañas circunstancias. El gobierno negó ser responsable, pero los media la declararon inmediatamente una mártir de la “revolución verde”. Su imagen salpicó todas las primeras planas de los de los periódicos y fue difundida por todos los canales de TV. “Neda” fue proclamada la “Juana de Arco” de la oposición iraní.

Este cuento de las dos capitales ilustra el carácter y el papel de los media en EEUU. Poseidos y controlados por corporaciones gigantes, funcionan como un adjunto del Estado y una máquina de propaganda a favor de los intereses imperialistas de Estados Unidos. Sus prejuicios clasistas -y los de los generosamente pagados individuos que sirven como editores estrella, reporteros expertos y jefes de informativos- son puestos de relieve por las respuestas diametralmente opuestas en Teherán y Tegucigalpa.

El mismo papel desempeñan los llamados medios liberales “progresistas”, que se han alineado uniformemente tras la campaña de Estados Unidos contra la facción dirigente en Irán. La página web de la revista Nation mostraba el miércoles de forma destacada el artículo de su corresponsal en Irán, Robert Dreyfuss, haciéndose eco de los llamamientos de las fuerzas pro-Musaví a nuevas manifestaciones. Uno busca en vano la existencia de un artículo sobre los sucesos en Honduras. (Para más información sobre Dreyfuss ver “Nation’s man in Tehran: Who is Robert Dreyfuss?”, en wsws.org)

Los medios estadounidenses no se adhieren a criterios de orden moral ni atienden limitaciones en el desempeño de su función de manipular la opinión pública de acuerdo con los objetivos, tanto de orden doméstico como exterior, de la élite dominante. Nada muestra mejor el declive de la democracia y de la “prensa libre” en Estados Unidos que la manera en que ésta se suma a las falsas “revoluciones coloreadas” contra los regímenes considerados hostiles a los intereses estadounidenses, mientras ignora descaradamente medidas antidemocráticas de regímenes respaldados por la CIA, los militares y el Departamento de Estado.

http://www.wsws.org/articles/2009/jul2009/pers-j09.shtml
Tomado de Rebelión
Traducción de JMSamos

——

Complemento (ratificación de lo anterior):

Muerte ante la cámara:
¿Qué vida valía más?

El siguiente vídeo, que probablemente ha sido visto por medio mundo, captura la imagen de la muerte ante la cámara de una joven mujer

read more »