Posts tagged ‘NAU’

17/10/2008

La Conspiración para la Unión de América del Norte

por Pok

¿Integración con Estados Unidos?

Jorge Camil

Cada año, desde 2005, un grupo de militares, ex directores de la CIA, funcionarios y ex funcionarios de México, Canadá y Estados Unidos se reúnen sigilosamente en algún lugar apartado de Norteamérica para discutir, por increíble que parezca, los escenarios que podrían llevarnos a la integración de los tres países. Hoteles de lujo y lugares exclusivos de retiro sirven de marco para una “integración” preocupante de la que no sabemos nada, porque el grupo no publica la agenda ni sus resoluciones.

A esas reuniones, que se antojan como un congreso de Specter en las películas de James Bond (con caballeros acaudalados, coches de lujo y militares de alto rango llenos de condecoraciones), asisten además los directivos de las más importantes empresas petroleras del continente. Pero no debemos darles más crédito del que se merecen, porque el foro es en realidad una copia de este lado del Atlántico del Club Bilderberg, un grupo europeo de aristócratas y “notables”, del que se sabe poco, constituido en Holanda en 1954 para promover el entendimiento entre Estados Unidos y Europa Occidental después de la gran guerra, y posteriormente influir en la formación de la Comunidad Europea.

Los conspiradores del Foro de América del Norte están presididos por un triunvirato formado por Pedro Aspe Armella, ex secretario de Hacienda de Carlos Salinas de Gortari (lo cual explica muchas cosas), George Shultz, ex secretario de Estado y actual asesor de George W. Bush y Dick Cheney (lo que explica aún más), y Peter Lougheed, ex primer ministro de la provincia de Alberta, involucrado durante su gestión en temas de petróleo y gas natural.

Con tanto “ex” podría tratarse –aunque las evidencias muestren lo contrario– de un discreto grupo de amigos que se reúne periódicamente a tomar la copa, jugar una partida de golf o de blackjack (para estar a tono con el 007), y recordar los viejos tiempos; aquellos cuando tenían poder político, porque hoy la mayoría se dedica a hacer dinero.

Las cuatro reuniones anuales del foro realizadas desde 2005 se han celebrado en Sonoma, California; Banff, provincia de Alberta; Puerto Vallarta, Jalisco, y Washington DC. Pero como no están abiertas al público, y el foro no tiene portal de Internet, conocemos los nombres de algunos participantes gracias a The Council of Canadians, diligente ONG fundada en 1985 para oponerse a la pérdida de “soberanía cultural” que anunciaba el primer acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y Canadá.

Desde 2004, el Consejo de Canadienses se ha opuesto con vehemencia a una mayor integración económica con Estados Unidos, creando conciencia popular contra la Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN), que Vicente Fox, el más ingenuo de nuestros gobernantes, firmó orgulloso y sonriente en el rancho de George W. Bush en marzo de 2005. (Después su secretario Eduardo Sojo, con mayor ingenuidad, intentó vendernos el “acuerdo” impuesto por Estados Unidos como un “NAFTA plus”.)

La ASPAN es en realidad un mecanismo para proteger las fronteras de Estados Unidos y asegurarle a ese país el suministro de petróleo (los dos ejes de su política de seguridad nacional). Es un organismo paralelo al foro, y ambos son parte de una larga estrategia para integrar nuestra seguridad nacional a la de Estados Unidos, y entregar el control de nuestras fuentes de energía a ese país. Ya lo declaró John McCain en televisión nacional en días pasados, “para Estados Unidos, energía y seguridad nacional son una misma cosa”.

¿Debería sorprendernos? ¡Para nada! ¿Recuerda la avasalladora carga sobre Irak? ¿Se imagina mil 200 tanques de guerra y 150 helicópteros Apache cruzando el desierto a velocidades vertiginosas sin una gota de gasolina? Según el Nobel Joseph Stiglitz, los únicos beneficiarios de la guerra de Irak han sido las compañías petroleras, porque merced al conflicto el precio se elevó de 30 dólares a los estratosféricos montos actuales.

Por su parte, George P. Shultz, el otro copresidente del foro, es padre de la siniestra “doctrina Bush” de “ataque preventivo”. Participa en el grupo de asesores íntimos de Bush conocidos como The Vulcans (por el dios del fuego), junto con Cheney (testaferro de las compañías petroleras), Paul Wolfowitz (arquitecto de la guerra de Irak) y Condoleezza Rice.

¿Tiene aún alguna duda sobre los propósitos de la “integración” propuesta por el Foro de América del Norte? Tal vez ahora comprenda mejor el propósito de la iniciativa energética de Felipe Calderón. Del lado mexicano, además del copresidente Pedro Aspe, pertenecen al foro Andrés Rozental, el Nobel Mario Molina, Juan Camilo Mouriño, el procurador Eduardo Medina Mora, Arturo Sarukhán, Jaime Zabludovsky y Luis Rubio. ¿Especulan sobre la “integración” de América del Norte en privado, sin participación ciudadana y al margen de sus respectivos poderes legislativos? ¿A qué se han comprometido los funcionarios mexicanos participantes? ¿Discuten acaso secretos de Estado con ex secretarios de defensa de Estados Unidos y ex directores de la CIA? ¡Viva la globalización!

15/06/2008

EU: después del petróleo de México, el agua de Canadá

por Pok

Bajo la Lupa
Alfredo Jalife-Rahme (La Jornada)

Antecedentes. En septiembre de 2001, en el marco escenográfico de los atentados terroristas islámicos, el influyente Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés) –donde figuran los geoestrategas Henry Kissinger y Zbigniew Brzezinski– encabezó el documento Nuevos horizontes, en el que planteó la captura de los hidrocarburos mexicanos mediante la “integración energética” de los miembros del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). El documento fue coapadrinado por la Universidad de Austin (Texas), el ITAM y la entidad fantasmagórica CIDAC, donde figura la firma del, en ese momento, cabildero de las trasnacionales petroleras texanas Jesús Reyes Heroles Jr., quien cinco años más tarde fue designado director de Pemex (Ver Bajo la Lupa, 16/11/05).

Ahora el mismo CSIS, que se autodescribe como “socio estratégico de planeación del gobierno de Estados Unidos”, encabeza la captura del agua de Canadá mediante un documento secreto (¡supersic!) coapadrinado por The Conference Board of Canada y el CIDE de México: “Proyecto Futuro de Norteamérica del 2025”.

El documento, revelado por el Consejo de Canadienses (CC), fue redactado en una reunión secreta (¡supersic!) de los tres gobiernos neoliberales del TLCAN transmutado en ASPAN por el régimen torturador bushiano en la etapa de su máximo despliegue bélico.

Según CC, el Proyecto 2025 reclama una serie de “reuniones a puerta cerrada” sobre “la integración de Norteamérica que versa sobre un número elevado de temas contenciosos que incluye la exportación masiva de agua, un perímetro conjunto de seguridad y un pacto continental de recursos”.

Si es tan angelicalmente benéfico el Proyecto 2025, ¿por qué, entonces, ocultar sus bondades a los ciudadanos de los tres países?

Está bien que los mexicanos seamos retrasados mentales, como nos considera uno de los firmantes entreguistas de lo ajeno, Jesús Reyes Heroles Jr. (hermano del “demócrata” de Televisa, Federico, presidente de la sección mexicana de Transparencia Internacional, vinculada a la CIA), pero los ciudadanos de Canadá nada descerebrados han exigido el conocimiento sobre la entrega secreta de sus inmensos recursos hidráulicos, lo que ha orillado al gobierno de Stephen Harper a la defensiva y ha estimulado a una reacción gallarda de su Cámara de Diputados.

La agenda del Proyecto 2025 “diagnostica” el “consumo del agua, su transferencia y las masivas desviaciones artificiales de agua” (léase: construcción de acueductos a las zonas sedientas de Estados Unidos), con el fin de conseguir la “óptima utilización conjunta (sic) del agua asequible”.

El documento develó la “coordinación trilateral de una política energética integrada” y el desarrollo de “una arquitectura de seguridad de Norteamérica”. Pues sí: primero viene la propagandística intoxicación mental y luego se aplica su militarización (léase: el Comando Norte nuclear y la infame Iniciativa Mérida, donde Calderón paga para que Estados Unidos invada México).

El Proyecto 2025 toma como plataforma al ASPAN firmado en marzo de 2005 y resalta la “competitividad (sic) y la logística e infraestructura transfronteriza”. ¡Las mismas promesas del fracasado TLCAN!

¿Cómo se pueden integrar tres países tan desiguales?

No dice nada sobre el muro de la ignominia en la transfrontera mexicana, mucho más aparatoso en muertes y en extensión que el Muro de Berlín.

Maude Barlow, directiva del CC, condenó la “ausencia de transparencia y rendición de cuentas” tanto de los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y México, como de sus transnacionales privadas. Fustigó la secretividad diseñada para otorgar al “sector de los negocios acceso privilegiado” a las reuniones tripartitas, mientras se le deniega a los ciudadanos.

En Canadá, la mayor superpotencia hidráulica del planeta, con 20 por ciento de aguas frescas, el tema del líquido es un “mito” sagrado, como en México es el petróleo, que ha estremecido a sus apacibles ciudadanos.

El CC coloca en relieve la prohibición de las exportaciones masivas de agua que forma parte de la enmienda del Tratado de Límites de Aguas Internacionales de 1909 que solamente se aplica a las aguas compartidas con Estados Unidos y deja de lado lo que “busca capturar Estados Unidos: el agua del norte de Canadá”.

Mientras los gobiernos neoliberales de Estados Unidos, Canadá y México realizan sus oraculares juntas herméticas, el CC convocó a un debate ciudadano en Calgary (para que vean que no solamente los mexicanos somos vanguardia), en donde fue condenada la secretividad del Proyecto 2025.

Ralph Pentland, consultor de política ambiental especializado en agua, desmontó técnicamente los mandatos del Proyecto 2025, que solamente, a nuestro juicio, resguardan la concupiscencia de las trasnacionales del agua, tan malignas como sus siamesas petroleras y alimentarias: “Canadá y Estados Unidos poseen cantidades casi idénticas de abastecimiento de agua renovable; Estados Unidos consume menos de 10 por ciento de su abastecimiento”.

Entonces, ¿el catastrofismo sobre el fin del mundo, del agua, del petróleo y los alimentos constituye un montaje hollywoodense del régimen torturador bushiano con el fin de apoderarse de los recursos vitales de los países valetudinarios?

Nadie niega la escasez de agua que vive Estados Unidos en California y en otras regiones –más por ineficiencia y pésima distribución que por carencia holística–, cuando pueden paliar sus deficiencias mediante acueductos domésticos y/o desalinización.

Tampoco se puede negar que el norte de México representa uno de los puntos más vulnerables en escasez hidráulica del planeta, mientras el agua es superabundante en el sur, en donde la panista Conagua no la sabe manejar, al grado de haber provocado deliberadamente la inundación de Tabasco. El problema de México es el pésimo manejo del agua bajo el pernicioso enfoque neoliberal coca-colero, y ya es tiempo de que se pongan a construir acueductos del sur hacia el norte, antes de que Estados Unidos explote las vulnerabilidades norteñas para avanzar su agenda de expoliación nada oculta.

Hace un año la Cámara de Diputados de Canadá votó por no entregar su agua a Estados Unidos ni a México, con 134 votos a favor y 108 en contra, que aderezó con una moción que recomienda a su gobierno federal “iniciar charlas con sus contrapartes de Estados Unidos y México para excluir (¡supersic!) el agua de los alcances del TLCAN”. ¡Al revés del Congreso mexicano, que “debate” bizantinamente la forma edulcorada de cómo entregar los hidrocarburos a las trasnacionales texanas y gallegas, con o sin ASPAN!

Si Canadá rechaza entregar su agua en el marco del ASPAN, ¿por qué México tiene que regalar sus hidrocarburos?

24/10/2007

Plan México: ¿Y la soberanía Nacional?

por Pok

Les dejo el video de la entrevista que hace Carmen Aristegui a la diplomática de carrera Olga Pellicer, Profesora-investigadora en el Departamento de Estudios Internacionales en el ITAM, para analizar el llamado Plan México. Quedan muchas preguntas sin respuesta y algunas respuestas no me dejan satisfecho, ¿porqué estar tan seguro que este plan no implica que en un futuro haya incursión del ejercito de Estados Unidos a México? ¿hasta dónde se vulnera o no la soberanía de México?

Y si quieren leer y saber más de como através de planes, convenios y demás maniobras, USA se ha convertido en el Imperio que actualmente es. Nunca dan nada sin que no sea un buen negocio para ellos. Les dejo el siguiente artículo de Aporrea, espero lo lean:

De la Doctrina Monroe, a Punta del Este y el Plan México

Por: Pedro Echeverría V.
Fecha de publicación: 11/10/07

1. Los Estados Unidos, para transformarse en el más brutal imperialismo de la historia, tuvo que valerse de un sin número de proyectos, intervenciones militares y planes. Nada le cayó del cielo. Antes de 1620 (cuando inició la colonización de territorios) tuvo que asesinar a tribus de indios iroqueses, cheyenes, comanches, apaches. Originalmente, de un pequeño territorio del este, aprovechando el trabajo esclavo de los negros, avanzó hacia el oeste arrasando todo lo que se oponía a su ambición voraz. Cuando Inglaterra reconoció en 1783 la independencia de las 13 colonias (aunque sólo tenía 3.5 millones de habitantes) ya era un país con gran ambición de poder. Se había fortalecido tanto que a principios del siglo XIX ya pudo forzar la compra de Louisiana a Francia, de Florida a España y de Alaska a Rusia. Podía disputar territorios y comercio con Europa, incluso enfrentarla con éxito. Desde entonces dirigió sus pasos a la dominación mundial.

2. En 1822 el gobierno yanqui resolvió que ningún gobierno europeo tenía el derecho de intervenir en América, porque este continente debía ser libre para solucionar problemas sin intervención extranjera. Entonces, preparándose para engullir a toda la región, planteó triunfalmente: “América para los americanos”. Desde esos años EEUU comenzó a agrandar su territorio con invasiones, amenazas y presiones. México tuvo que entregarle más de la mitad de su antiguo territorio para luego convertirlo en un país sumiso a sus intereses. Lo mismo sucedió en Cuba al imponerle EEUU la enmienda Platt a su Constitución en 1901 dando paso a la creación de la Base militar yanqui de Guantánamo. Un enclave de 116 kilómetros cuadrados que pertenece al territorio cubano pero controlado por los EEUU. Actualmente es un campo de concentración militar donde los seres humanos presos se les tratan como animales de carga.

3. Ese año de 1961, a escasos tres meses de asumir la Presidencia, Kennedy, ante los cancilleres de América, puso en marcha la llamada “Alianza para el Progreso” como un programa multimillonario de ayuda con el que pensaba derrotar a Cuba. Anunció que era “un Plan de 10 años para las Américas para trasformar la década de los sesenta en una década democrática y suprimir la tiranía en el hemisferio” (pero EEUU apoyaba a los dictadores Strossner, Trujillo, Gomosa, Idígoras, Prado) Se aprobaron 500 millones de dólares como primer paso. Pero, no había pasado un mes cuando, el 21 de abril, el mismo Kennedy y la CIA organizaron la invasión a Playa Girón, Cuba, con el fin de derrocar y asesinar a Fidel Castro. Ese fue el muy “popular y simpático” presidente que usó a su mujer como símbolo sexual pero que no iba a durar con vida mucho, porque en noviembre de 1963 sería asesinado por los mismos matones de la CIA yanqui.

4. Más adelante, en agosto de 1961, en la reunión de la OEA, (en Punta del Este, Uruguay) EEUU obligó a todos los países de América (con la gloriosa excepción de México) a romper relaciones con Cuba por haberse proclamado socialista. La revista mexicana “Política” envió a Jorge Carrión y a Carlos Fuentes como representantes. Carrión escribió: “Fracasada la maniobra del correo peruano de EEUU, Manuel Prado, no hubo otro remedio que acudir al correo colombiano, Lleras Camargo. El primero invocaba la Carta de Bogotá; no se podía con ese instrumento enjuiciar a Cuba. El segundo acudió al Pacto de Asistencia Recíproca firmado en Río de Janeiro… y con ello se amafió que es galana muestra de lo que entienden los campeones de la democracia representativa como tal”. Punta de Este fue la puntilla de la OEA contra Cuba; demostró la OEA su carácter de departamento de colonias de los EEUU.

5. Ahora nuevamente el gobierno de los Estado Unidos organiza un plan dual: por un lado obliga a firmar un Tratado de Libre Comercio, busca imponer un Plan Puebla Panamá y una Alianza para el Libre Comercio de las América (ALCA) que parece que le han fracasado porque los pueblos (hace unos días Costa Rica) lo han rechazado en las calles. Pero como una especie de revancha por la no aceptación de sus planes impone un Plan Colombia, un Plan México y quien sabe en cuantos otros países, para ayudarlos a reprimir y asesinar a sus pueblos con el pretexto del combate contra el narcotráfico. A Colombia la llenaron de soldados yanquis desde hace diez años pretextando luchar contra el narcotráfico cuando en realidad buscan destruir la guerrilla inventando que está plenamente ligada a los narcotraficantes. En México no participará el ejército, parece que les bastará el ejército mexicano bien armado y asesorado por los EEUU.

6. El Plan México, señala el presidente usurpador Calderón y los jefes del ejército mexicano, no contempla la participación del ejército de los EEUU en territorio nacional. La realidad es que no será necesario porque se han inventado métodos mucho más modernos para acabar con los narcotraficantes y las bandas armadas sin necesidad de violar la soberanía de las naciones. Señalan los asesores de la CIA que para los EEUU todo es muy fácil cuando se cuenta con gobiernos como el de Colombia y México que son muy afines con los intereses gringos. Es muy sencillo cuando los jefes del ejército están supeditados al financiamiento y a las órdenes de quien paga. No debe olvidarse que en América Latina miles de los más altos jefes militares han estudiado en las escuelas de las Américas. Todos los años se imparten asesorías para que la alta jerarquía de los ejércitos pueda ejecutar las estrategias y las tácticas necesarias en cada país.

7. En el Pentágono (donde se concentra la policía yanqui) se han registrado grupos, personajes, nombres, domicilios, planos y demás datos indispensables para controlar cualquier situación en cualquier país. Los EEUU no necesitan intervenir de manera directa; lo hacen por medio de los miles de agentes que tienen en embajadas y consulados de cada país. Por intervenir en Puerto Rico, Panamá, Guatemala, Dominicana, Chile, Nicaragua, Haití, etcétera, dicen que aunque los EEUU perdieron mucho prestigio, obtuvieron el control político, económico y el respeto. Se les conoce como policía mundial, como país imperialista o invasor, pero dicen que han evitado que el comunismo se adueñe del mundo. Que en cada nación invadida han contado siempre con el apoyo, incluso con la petición expresa, del gobierno y de los altos jefes militares, casi todos entrenados en los EEUU o en varias de escuelas militares que funcionan en distintos países.

8. Hace unos días se publicó que las guerrillas colombianas (FARC) se encargaban de financiar al narcotráfico mexicano o que las guerrillas mexicanas eran financiadas por el narcotráfico colombiano. Para los fines de los gobierno de Colombia y México, así como para los EEUU, es igual narcotráfico, guerrilla, terrorismo, comunismo, rebeldía, oposición; todo es lo mismo. Sin embargo en México la realidad es totalmente distinta: el narcotráfico, como se ha demostrado claramente, ha penetrado profundamente en el gobierno nacional y en el ejército mexicano (son muchos los altos militares del ejército que han sido encarcelados con suficientes pruebas) Las investigaciones al expresidente Fox y a sus familiares (acusados de usar dinero del narcotráfico) no han llegado a su fin, ni llegarán, porque a empresarios y clase política no les conviene llegar al fondo. Los medios de información callan porque al parecer también están implicados.

bushmexico.jpg