Posts tagged ‘Lucia Morett’

02/10/2009

Lucía Morett buscada por la Interpol

por Pok

Audio: Javier Solórzano entrevista al padre de Lucia Morett:


Clic en Play

La Interpol vuelve a hacer el juego a quienes persiguen por razones políticas

Ficha Roja

José Enrique González Ruiz
Los gobiernos fascistas criminalizan la inteligencia,
mientras los verdaderos delincuentes pasean su impunidad por el planeta.

La Interpol actúa facciosamente

En el sitio de la Interpol apareció el 30 de septiembre del 2009 una “ficha roja” que contiene la imagen y otros datos de identificación de Lucía Morett Álvarez, lo que implica que se está pidiendo su detención en más de 180 países, a petición del gobierno genocida de Colombia, presidido por Álvaro Uribe Vélez. El hecho de que sea roja la ficha implica que se le considera persona altamente peligrosa.

Lucía es egresada de la Facultad de Filosofía y letras de la UNAM y es una de las tres mujeres que salió con vida del bombardeo criminal que Uribe ordenó contra el campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, en Sucumbíos ecuador, donde perdieron la vida 25 personas, entre ellas cuatro de nacionalidad mexicana: Soren Ulises Avilés, Fernando Franco, Juan González del Castillo y Verónica Velázquez. En esa ocasión fue torturada por el ejército colombiano y presenció como éste ejecutó extrajudicialmente a otros sobrevivientes.

Para el régimen uribista, Lucía es pieza clave, en la medida en que está siendo utilizada para

read more »

11/03/2009

¿Quién permitió la invasión estadunidense? y Sarcozy, Sí por Cassez; Calderón, NO por Morett

por Pok

Ciudad Perdida

Miguel Ángel Velázquez

¡Claro que está en la memoria! Los mercachifes de la información no paraban de lanzar insultos, de invocar –en aquella ocasión sí– las leyes, la Constitución, porque las calles del Paseo de la Reforma estaban bloqueadas por ciudadanos mexicanos que se resistían a que su voluntad política fuera conculcada, robada por un grupo de poderosos que se niegan a que el país cambie para el beneficio de los más.

En aquellos días había quienes pedían a gritos la intervención de la fuerza pública para abrir las calles a los peatones y los autos. Cómo no recordarlo, sobre todo si se sabe que hoy, y desde hace ya un buen tiempo, la representación diplomática de otro país se ha adueñado de las calles sin permiso ninguno, y nadie, ni los gritones ni los enajenados, levantan la voz.

Fíjese usted, no hace mucho las calles de la ciudad se miraban listas a dar paso al peatón. Jardineras, adornos de cualquier tipo, hoyos y desniveles, todo eso que de cualquier manera las ponía a disposición de la gente que por ellas transitaba.

Vino el neoliberalismo y, con él, el desempleo. Los despedidos de las empresas que alguna vez fueron del Estado y que luego, en manos privadas, se convirtieron en expulsoras de mano de obra, empezaron a poblar las banquetas con la venta de baratijas de pésima calidad, pero necesarias.

El ambulantaje se volvió una mancha creciente, parte ahora inseparable del escenario urbano, y los peatones fueron poco a poco despojados de lo que les pertenecía: sus calles. La situación no dejaba lugar a dudas. La venta callejera era un poco de alivio, de oxígeno para una situación económica cada vez más asfixiante y en ese sentido tendría que ser admitida y tolerada. Las calles difícilmente volverían a los pies del peatón.

read more »

09/12/2008

(Audio y Video) Entrevista a Luicia Morett, mexicana sobreviviente del bombardeo a las FARC

por Pok

Javier Solórzano en su noticiario de Radio Trece entrevista a Lucía Morett Álverez, una de las tres sobrevivientes del bombardeo ocurrido el 1 de marzo de 2008 por la fuerza aérea de Colombia contra un campamento clandestino de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ubicado en Ecuador.

Lucía regresó a México el Pasado 3 de diciembre y ha pedido la intervención del Consejo Universitario para que este solicite a las autoridades el decreto del NO EJERCICIO DE LA ACCIÓN PENAL EN SU CONTRA.

En la entrevista se revelan algunas cosas que hasta el momento no se sabían, es el relato de alguien que vivió en carne propia los hechos, Muchos no comprenderán como se les ocurre a unos estudiantes ir al campamento de un grupo guerrillero pero deben de saber que si algo distingue al ser humano de otros seres vivos es su necesidad de conocer de cerca muchos fenómenos, esa curiosidad humana es la que nos ha llevado a desarrollar civilizaciones y enormes inventos que han ido modificando nuestras vidas a lo largo de los siglos. Entender fenómenos sociales como el revolucionario y guerrillero es importante para que las injusticias que los provocan ya no se sigan repitiendo:

EL DERECHO A LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO: LUCÍA MORETT

Licia Morett

Licía Morett

AUDIO

Clic en Play

——-

Actualizado (Video)  17/ dic/ 2008

Lucía Morett en el programa de Carmen Aristegui:

UNO

DOS

——-

Notas relacionadas:

La policía científica colombiana reconoce que el computador de Raúl Reyes no tenía correos electrónicos

04/12/2008

“No he cometido ningún delito ni tengo por qué esconderme” Lucia Morett

por Pok

Entrevista a Lucía Morett, sobreviviente Del ataque a las Farc en marzo pasado

“Voy a quintuplicar fuerzas por cada amigo muerto”

“Es mentira, me amarraron ellos, los colombianos. Me hacían muchas preguntas, sobre todo relacionadas con Reyes. No me creían cuando les decía que yo no sabía nada, que era civil, que apenas había llegado un día antes. Me trataron de mentirosa y me amenazaron”.

Blanche Petrich / I (La Jornada)

Luica Morett a su llegada al  AICM, recibida entre otras personas Por Doña Rosario Ibarra

Luica Morett a su llegada al AICM, recibida entre otras personas Por Doña Rosario Ibarra

En los campamentos guerrilleros de Colombia se llama caleta a una cama grande hecha de tablones, con un toldo encima, donde duermen una o más personas. El primero de marzo de este año, los responsables de atender a los numerosos visitantes que llegaban al campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Sucumbíos, territorio de Ecuador, asignaron una de esas caletas, entre los árboles, para las dos mexicanas recién llegadas, Lucía Morett y Verónica Velázquez. Los tres varones –Juan González, Fernando Franco y Soren Avilés– fueron hospedados a pocos metros de ahí.

Vero y Lucía se durmieron, rendidas por la larga caminata a través de la selva. Lucía se despertó bruscamente por una sacudida de tierra, un estruendo, un estallido, un árbol enorme incendiándose frente a ella. Extendió el brazo buscando a su compañera. No había nadie en la caleta. ¿Era un rayo o qué? Segundos después otra violenta sacudida, más fuego. “Le gritaba a Verónica y no estaba. Hasta ahora no me explico qué pasó. ¿Por qué ella murió y yo no? ¿Se levantó durante la noche y no estaba a mi lado cuando empezó el bombardeo? ¿La fuerza de la explosión la aventó lejos?”

Es el relato de Lucía Morett Álvarez en el vuelo que la trae de regreso a México desde Nicaragua, con escala en El Salvador. Hace cerca de ocho meses, en abril, tuvo que acogerse a la protección del gobierno de Managua por la amenaza de una demanda penal en su contra, por terrorismo, que había aceptado la Procuraduría General de la República.

“No, yo no he cometido ningún delito ni tengo por qué esconderme de nadie”, dice de pronto con una fuerza inesperada. La aeronave ya sobrevuela la nata marrón que cubre a la ciudad de México al atardecer de este miércoles. Ya no es la voz quebradiza de alguien que parece que en cualquier momento va a llorar. “Yo soy una víctima. Y voy a quintuplicar mis fuerzas, una por cada uno de mis amigos muertos y una más por mí, para que se sepa quiénes fueron los verdaderos criminales. Porque ese primero de marzo se cometieron muchos delitos y tiene que haber justicia”.

Al salir de Nicaragua, finalmente, la joven universitaria decide hablar públicamente en detalle de lo ocurrido en el campamento donde murieron más de 23 personas, entre ellas cuatro mexicanos y el número dos de las FARC, Raúl Reyes. Antes, en Managua, acató una condicionante de las autoridades que le dieron protección, de mantener “bajo perfil”. Incluso en la víspera de su viaje, el responsable de atenderla, Rafael Ortega, hijo del presidente Daniel Ortega, le prohibió conceder la entrevista que este diario había solicitado.

Aquella noche –sigue relatando–, al principio no se dio cuenta que estaba herida. “Sentía el pantalón roto y caliente, mojado. Vi que era sangre, pero nada me dolía. No podía levantarme ni moverme. Me caían cosas encima. En medio del bombardeo hice todo por tranquilizarme. Oía los aviones pasar una y otra vez. Me puse una mochila sobre la cabeza y miraba las lucecitas de mi reloj, minuto a minuto: las 12 y media, ya pasaron 10 minutos, media hora. Tenía puesta la esperanza en el amanecer. Supe, no sé como, que no me iba a morir. Pensaba en que Verónica estaría por ahí y me pasó por la mente que dentro de poco las dos nos íbamos a estar acordando del susto. A las tres volvieron los aviones, el segundo bombardeo. Lamenté no haber hecho algo por alejarme de ahí, aunque fuera arrastrándome. Fue aterrador. Después de un rato oí los helicópteros que barrían la zona con disparos. Alguien muy cerca de mí se quejaba horrible. Pude darme cuenta que estaba muriendo. Luego, silencio. Más tarde oí a la tropa acercarse, disparando. Cerré los ojos con fuerza y me quedé inmóvil, bocabajo, haciéndome la muerta. En medio de la balacera alguien gritó: ¡Estoy herido, ayuda! Luego más disparos y nada más. Por eso digo que los militares colombianos ejecutaron a varios heridos. Porque lo oí”.

Lucía tiembla de pies a cabeza, pero ya que empezó a hablar, durante una escala en el aeropuerto salvadoreño, nada la detiene. “Uno de los soldados dijo: aquí hay una hembra, está viva. Me rodearon y uno me advirtió: No se mueva, somos el ejército colombiano y le estamos apuntando, no intente nada, levante los brazos, deje el arma”.

Trato a los heridos de guerra

Días después, el ministro de Defensa de Colombia Juan Manuel Santos, exhibió un video sobre la operación Fénix. Imágenes tomadas con una cámara de visión nocturna muestran a Lucía tirada en el piso rodeada de soldados que la interrogan y le dan primeros auxilios. El objetivo del gobierno colombiano era demostrar que ofreció “trato humanitario” a la sobreviviente mexicana. Ella tiene las manos al frente, amarradas. Santos explicaba a la prensa, en la exhibición del video, que los guerrilleros la tenían maniatada.

“Es mentira, me amarraron ellos, los colombianos. Me hacían muchas preguntas, sobre todo relacionadas con Reyes. No me creían cuando les decía que yo no sabía nada, que era civil, que apenas había llegado un día antes. Me trataron de mentirosa y me amenazaron. Cuando me revisaron me dijeron que tenía heridas de esquirlas. Yo ni sabía qué era eso”.

Empezó a amanecer. Lucía pudo ver que el toldo estaba achicharrado, que el bosque a su alrededor era un amasijo de ramas y cenizas. Casi a las seis de la mañana llegaron otros hombres con uniforme diferente. “Se va a quedar con ellos, nosotros nos vamos”, dijeron los soldados. Los recién llegados eran de la policía colombiana. La pusieron sobre unas tablas para llevarla, dijeron, adonde estaban los heridos. En el trayecto sólo vio cadáveres. Algunos policías merodeaban, quitándoles sus relojes, buscando sus pertenencias. Le mostraron el cuerpo de una mujer en ropa interior. Tenía disparos en la espalda. Le preguntaban si la conocía. “Me dejaron a 10 metros de ese cadáver”. Poco más lejos vio a una muchacha muy mal herida. Luego supo que era Marta Pérez, colombiana.

Pasaron las horas. Lucía pudo ver cómo desde helicópteros en vuelo bajaban unas camillas y subían algunos cadáveres, dos o tres, no puede precisar. Y los uniformados seguían presionándola con preguntas, sin darle agua, pese al sol, ya en todo lo alto. Las hormigas empezaron a subir por sus brazos y piernas ensangrentados. Los hombres la desvistieron pare cambiarle la ropa, aprovechando para hacer comentarios sexuales, agresivos. Pasado el mediodía, después de varios intercambios de mensajes por radio, se pusieron nerviosos. “Limpien huellas, vámonos”, fue la orden.

“Yo me angustié mucho. Si nos dejaban ahí, cómo íbamos a sobrevivir. Les decía que nos tenían que sacar de ahí, pero ni caso. Prefirieron llevarse cadáveres como trofeos. Nos abandonaron”. Eran las tres de la tarde del primero de marzo.

Esa era la guerra

En ese momento Lucía se dio cuenta de la gravedad de sus heridas. La ropa estaba empapada. Se puso una sábana debajo del cuerpo y al poco rato también estaba chorreando sangre. Y los cadáveres a su alrededor empezaron a hincharse. “Las moscas, las hormigas, los zopilotes. Y ese olor horrible que me daba repulsión y amor al mismo tiempo, pues sabía que eran mis compañeros. De Juan, estaba segura que había muerto porque los soldados me enseñaron su credencial y me lo dijeron. A Fernando creí verlo entre los cadáveres, aunque no estaba segura. De Vero y Soren no sabía nada.”

Pasaron varias horas antes que volvieran a escucharse las aspas de otros helicópteros. Sus ocupantes sobrevolaban sin ver a las dos sobrevivientes. Lucía, como pudo, se arrodilló y ondeó una camiseta. “Es que sabía que si se iban nos íbamos a morir”. Al poco rato aparecieron, entre la espesura y las ruinas, otros soldados. Estos llevaban insignias del ejército de Ecuador.

“El trato fue otro. Nos hicieron unos techitos para protegernos del sol, nos dieron agua, me acercaron mi mochila donde tenía un Gatorade. Ya oscurecía cuando un enfermero me hizo unas primeras curaciones. Otro joven soldado se pasó la noche a mi lado, sosteniéndome la mano, platicando de cualquier cosa, de deportes, de su mujer, para disipar mi terror”.

Amaneció el segundo día de Lucía en la selva. “Los soldados buscaron mis cosas, unos títeres de artesanía que había comprado, mi mochila, un morral. Lo único que no apareció fue mi pasaporte y mi dinero. Yo no quería nada, sólo que me sacaran de ese lugar. Cuando estábamos a punto de irnos avisaron que había otra herida más abajo. Estaba muy grave, con las dos piernas destrozadas. Era Doris Torres, la más joven. Esa muchacha sí estaba amarrada. Entonces empezó un camino muy difícil, por la selva, hacia los helicópteros. Los soldados tenían unas insignias blancas en el brazo para identificarlos como rescatistas. Ese detalle me hizo tomar conciencia de que esa era la guerra. Y que yo estaba en una guerra.”

03/12/2008

Regresó Lucía Morett a México

por Pok

Arriba Lucía Morett a México con “total derecho a permanecer en mi patria”

Licia Morett

Licía Morett

No tengo ninguna orden de aprehensión, dijo la estudiante procedente de Nicaragua, dando así fin a seis meses de un “exilio injusto”.

Gabriel León (La Jornada Últimas)

México, DF. Sin incidentes, la tarde de este miércoles arribó al país Lucía Morett procedente de Nicaragua, en el vuelo 288 de Mexicana de Aviación, dando así fin a seis meses y medio de “exilio injusto”.

Luego de ser recibida por sus padres y una comitiva de estudiantes y legisladores, entre la cual se encontraba la senadora Rosario Ibarra, Morett Alvarez declaró que se siente confiada en su regreso a México ya que no cuenta con ninguna orden de aprehensión en su contra.

“Agradezco estar en mi patria a la cual tengo derecho de permanecer, de conservar mi vida y mi libertad. No tengo nada en mi contra. No tengo ninguna orden de aprehensión. Tengo los mismos derechos que tiene cualqueir ciudadano mexicano y es por eso que ahora estoy ejerciendo mi total derecho a permanecer en mi patria y a no seguir más en un exilio injusto al que me ha obligado gente con ánimos de revictimizar a quienes ya fuimos víctimas”, declaró ante los medios.

Asimismo agradeció al grupo de legisladores que viajaron hasta Nicaragua para acompañarla en su viaje de regreso, así como a la gente que la recibió en la terminal del aeropuerto capitalino.

Con un semblante contento, la estudiante refirió que aún presenta secuelas del ataque que el ejército colombiano perpetró aquel 1 de marzo de este año en un campamento de las FARC que se encontraba en territorio ecuatoriano, y en el cual ella se encontraba junto con otros cuatro jóvenes mexicanos, quienes murieron durante el bombardeo.

Mañana jueves Lucía dará una conferencia de prensa en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, donde estudiantes le organizaron una recepción.

Recibimiento en el aeropuerto de la Ciudad de México

Recibimiento en el aeropuerto de la Ciudad de México

18/04/2008

Álvaro Uribe Vélez y el Narco (Él es el delincuente)

por Pok

¿No se mordió la lengua señor Uribe???

El presidente usurpador de la presidencia de México no ha dicho casi nada en defensa de los mexicanos asesinados por el ejército colombiano en territorio ecuatoriano el 1 de marzo pasado, pero luego luego salió a protestar cuando el gobierno venezolano, en pleno uso de sus facultades, nacionalizó a las cementeras extranjeras en aquel país, entre ellas la mexicana CEMEX, como puede verse y reiterarse es un pelele de la clase empresarial mexicana.

Ayer Álvaro Uribe, en suelo mexicano acusó de terroristas a los mexicanos muertos y a Lucia Morett la única mexicana sobreviviente, sin haber siquiera una investigación de por medio y por lo que debería abstenerse de calificar de terroristas a los mexicanos mientras no se demuestre que lo son. El usurpador mexicano apenas y alcanzo a decir precisamente eso, que tendría que haber una investigación para determinar la condición de los mexicanos, en lugar de hacer una protesta y repudiar el acto cometido por el ejército colombiano que además de asesinar a los mexicanos lo hizo violando la soberanía del Ecuador. Pero que podiamos esperar siendo ambos, Calderón y Uribe, marionetas del gobierno de Washington.

Pero Lucia Morett le respondió acusándolo de narcotraficante y terrorista, de su relación con el narco ya se ha hablado en otros medios y desde que era mencionado para ser candidato a la presidencia de Colombia y de eso hay mucho en Internet y pondremos links más abajo a notas que mencionan esa relación. Por otro lado la UNAM también respodio a las declaraciones de este señor. Cabe mencionar que también hay una campaña para desprestigiar a la UNAM.

Uribe Vélez, Jefe Máximo del narco-paramilitarismo en Colombia

Departamento de Análisis Sociales de Anncol.nu | 28.12.07

ANNCOL – Además de esto, la gran mayoría, el 80%, piensa que Colombia esta gobernada por una peligrosa banda narco-paramilitar (Escuadrónes de la Muerte), en el que como jefe indiscutible sobresale con luz propia el presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez. Encuesta de ANNCOL.

Álvaro Uribe Vélez es el máximo jefe del paramilitarismo en Colombia así lo manifiesta la inmensa mayoría, cerca del 80%, de los internautas que contestaron a la encuesta llevada a cabo por Anncol.nu durante los días 20 al 27 de diciembre de 2007 en su página web.

Lo más llamativo del resultado -8 de 10 encuestados- es que Uribe Vélez le haya sacado tan considerable ventaja a sus dos protegidos e inmediatos seguidores, dos declarados criminales narco-paramilitares Salvatore Mancusso y ‘Don Berna’. Al primero le tomó la no despreciable ventaja del 66% y al segundo 69%.

Observando los mismos resultados y relacionando a los tres miembros del gobierno colombiano en la consulta: Uribe Vélez (Presidente), José Obdulio Gaviria (Consejero Presidencial) y Juan Manuel Santos (Ministro de Defensa), encontramos que cerca del 82 por ciento de la población internauta piensa que Colombia esta gobernada por una peligrosa banda paramilitar (Escuadrón de la Muerte), en el que como jefe indiscutible sobresale con luz propia el presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, al que le persigue el número 82 de una lista de narcotraficantes como un karma.

Lo espeluznante de este resultado es que si Salvatore Mancusso y ‘Don Berna’ son capaces de perpetrar los más atroces crímenes de lesa humanidad contra indefensos campesinos, mujeres y niños –crímenes confesados por ellos mismos-; entonces, cuál podrá ser el nivel de maldad y crueldad del “jefe de jefes” del narco-paramilitarismo colombiano: Álvaro Uribe.

¿Un Narco-terrorista al Palacio de Nariño?

La certificación por parte de la Casa Blanca

Álvaro Uribe está catalogado como narcotraficante por la Inteligencia de Estados Unidos

La masacre de Uribe en complicidad con el gobierno de EU no puede quedar impune

—–

Como vemos se debió morder la lengua antes de calificar de terroristas a los estudiantes mexicanos!!!

Videos de ContraBalboa

Link

.

Videos de EscritorCubaMex

Link

Más videos con pruebas aquí