Posts tagged ‘credibilidad’

07/02/2011

Carmen Aristegui es despedida de MVS Noticias por no pedir disculpas a Calderón según dicen en twitter ¿de ese tamañito es la personalidad de quien gobierna México?

por Pok

ANUNCIO: SE CONVOCA A MITIN HOY MARTES 8 EN MVS A LAS 12 HRS EN LA OFICINA DE MARIANO ESCOBEDO EN POLANCO, MOTIVO EL DESPIDO DE CARMEN ARISTEGUI DE MVS NOTICIAS

Carmen Aristegui

Se está anunciando en varios medios de internet que Carmen Aristegui deja de ser la conductora del noticiero de las mañanas de MVS, la mayoría de los medios mencionan como posible causa (*actualizado, se confirma vía Twitter más  abajo) el que haya preguntado a Los Pinos, el miércoles pasado, qué  le respondían a los diputados del PT que acusaban de alcohólico a Felipe Calderón.

De ser ese el motivo es una muestra más de la intolerancia del gobierno usurpador de Felipe Calderón que muestra una vez más su prepotencia y falta de respeto a la libertad de expresión de un@ de l@s mejores y poc@s periodist@s que de verdad tienen el compromiso de informar con honestidad e imparcialidad a la sociedad mexicana.

Quienes sabíamos lo que le esperaba a México con un gobierno como el actual no nos sorprendemos tanto de de que ocurra esto y esperamos que la sociedad se manifieste en contra de este hecho lamentable que pone de manifiesto la tendencia autocrática del régimen actual.

No hay mucha diferencia entre el gober precioso que le mando dar su ‘susto’ a Lydia Cacho y este otro hecho que pudo venir desde los Pinos, la única diferencia es que no tenemos el audio para escuchar como se dio la orden.

A principios de sexenio fue despedida de W Radio, empresa propiedad de Televisa y Prisa, por presuntas presiones del gobierno calderonista, según declaró en su momento la propia periodista a la revista Proceso.

Nuestro apoyo para Carmen y esperemos que muchos mexicanos nos reunamos para protestar contra esta arbitrariedad!!!

*Actualizado, este es un twitter de otra periodista a  Lydia Cacho @Lydiacachosi que confirma la causa de la salida de Carmen Aristegui de MVS debido a que se negó a leer una carta de disculpa a Felipe Calderón, carta que

read more »

07/05/2009

Tienen el poder de ponernos tapabocas pero ya no nuestra confianza

por Pok

¿Cómo vamos a creerles ahora?

Actuaron como en el cuento de Pedro y el Lobo y ya nos asustaron, pero vimos que no era tan grave, que exageraron, fueron irresponsables en los modos y las formas todo lo contrario a lo que se espera de quienes administran un país entero, y ahora desconfiamos más de lo que desconfiábamos antes. Cuando ocurra una emergencia que de verdad a merite tomar medidas preventivas quién les va a creer, ¿Hasta donde nos seguirá afectando la epidemia de influenza? Las consecuencias las podríamos ver en otro momento en que se necesite tomar medidas urgentes y que la gente tenga que cooperar, va a ser más difícil y pude ser trágico.

El pasado jueves 23 de abril, por la noche, apareció en la tele la imagen del secretario de Salud que empezó a decir que había una enfermedad propagada por un virus, se trataba de la influenza que, como ya hemos visto generó más dudas, confusión y miedo entre todos nosotros en lugar de darnos alguna certeza y tranquilidad, hasta el momento no ha ocurrido una confirmación de que el brote de influenza haya sido provocado por un nuevo virus tan peligroso como lo anunciaron y cada vez parece más claro que si había un brote epidemiológico, se exagero en los anuncios y las medidas tomadas. Se recomendó varias medidas preventivas, y  aquí, en este blog, también pedimos seguir esas recomendaciones, más por la duda de que pudiera ser cierto que por tener algo concreto.

Quemaron un importante cartucho, su credibilidad, más mermada ahora de lo que ya estaba antes ¿Quién les va a creer cuando surja una contingencia que de verdad a merite que la gente coopere?

Y medio México se puso un tapabocas, tienen mucho poder, lo malo es la irresponsabilidad con que lo usan y que no participe la población en el uso de ese poder que mal empleado puede tener efectos indeseables como este mal manejo de la crisis epidemiológica lo podría mostrar en el futuro.

Tienen un gran poder y controlan los medios masivos y la información que por ellos se emite y así como nos hicieron ponernos un cubre boca por miedo, así nos inducen a otras cosas de una manera menos directa, desde consumir productos que en realidad no son necesarios hasta qué pensar sobre determinado tema o personaje, qué esta bien y qué esta mal. Los grandes medios de información son como los nuevos portadores de los mandamientos de la ley y sus dueños casi son los todopoderosos que nos conducen como a un manso rebaño y si alguna oveja osa desobedecer, ni siquiera tienen que hacer algo directamente ellos pues las demás ovejas se encargaran de meter al redil a quien no esté de acuerdo; un hombre sube al transporte público sin usar el cubre boca y es expulsado del él por los demás por no obedecer, por no asustarse; alguien quería saludar de manera normal y los demás le decían (hay gente que todavía lo hace) que no, que mejor de lejos. Insisto en que ese poder debe ser compartido con todos si quieren que todo vaya bien, pero se que no lo van a dejar así como así, tenemos que actuar nosotros. ¿ O quieren más muestras de que nos manipulan a su antojo y sólo para la conveniencia de ellos? o ¿no creen que nos manipulan? cada quien es “libre de pensar” lo que quiera. Para quienes consideran que sí nos controlan prácticamente a su antojo, y que además crean que hay que manifestar que estamos en contra de eso ya que los directamente afectados somos todos los ciudadanos de a pie, escribo la siguiente propuesta, muy sencilla, se puede ir mejorando, es una adaptación de un mensaje dejado ayer en este blog:

Tenemos que hacerles saber que estamos conscientes de su gran poder y que lo tienen que compartir con la sociedad, si nos va mal a nosotros les debe ir peor a ellos, si nos va bien les daremos las gracias por hacer bien su trabajo ya que además son parte de la sociedad.

read more »

25/09/2008

Calderón se quedó solo: Denisse Dresser

por kayzher

Hasta quienes votaron por él ya se fueron… o se están yendo…

Denisse Dresser

Denisse Dresser

Memorándum para el Sr. Pesidente

Denisse Dresser
Proceso

Sr. Presidente: He escuchado con atención la convocatoria que ha hecho a todos los mexicanos en esta hora crítica. Lo vi allí parado, al pie de la columna del Ángel de la Independencia, hablando con vehemencia. Reclamándonos, exhortándonos, exigiéndonos. Cito sus palabras: “La Patria exige la unidad nacional. Unidad que supone apoyar la tarea del Estado para hacer frente a los criminales”. Y pensé: Tiene razón pero poca credibilidad para exigir lo que exige. Tiene razón en convocar a los ciudadanos, pero pocos motivos para esperar que confíen en él o en su gobierno. Tiene razón, pero pocos recursos para convencer a los demás. Porque, con demasiada frecuencia en los últimos meses, el Presidente de la República no ha sabido cómo serlo; ha cedido poder en lugar de conquistarlo; ha ido perdiendo la dosis de autoridad que ganó en el primer año; ha tomado decisiones equivocadas o ha eludido las que le correspondían. Por ello, hoy que pide una gran alianza entre el Estado y la sociedad descubre cuán solo está.

Usted, Sr. Presidente, se fue quedando solo vis a vis con la ciudadanía que decidió darle el beneficio de la duda cuando, en lugar de exigir la renuncia de Juan Camilo Mouriño ante el evidente conflicto de interés en que había incurrido, decidió mantenerlo a toda costa. Usted y su equipo argumentaron que su renuncia habría sido equivalente a una claudicación ante AMLO, y que en realidad no había violado la ley. Usaron el argumento de la legalidad para ignorar el imperativo de la confianza ciudadana en la limpieza del gobierno. Ignoraron el reclamo de la sociedad debido a una pugna política, y con ello pusieron en entredicho la posibilidad de una reforma energética que no beneficiara a los mismos de siempre. A partir de ese momento, Sr. Presidente, usted ya no tenía autoridad moral para hablar de “limpiar la casa”. Para proteger a su amigo, a su aliado, a su hombre de confianza, sacrificó la oportunidad de sacudirla y mostrarle a la sociedad que había tenido el valor de hacerlo. Y ahora, después de eso, ¿nos pide que le ayudemos?

Usted, Sr. Presidente, se fue quedando solo cuando, luego de enfrentar a las televisoras a través de la reforma electoral que debilitaba su poder de chantaje, decidió que -después de todo- era mejor aliarse con ellas. En lugar de coger la bandeja de plata que la Suprema Corte le envió al declarar inconstitucional la Ley Televisa, usted y su gobierno decidieron guardarla en un cajón. En vez de armar una nueva ley de medios con la capacidad de democratizar y desconcentrar un sector clave para la evolución democrática del país, usted decidió posponerla para mejores tiempos que nunca llegaron. Y luego, con un manotazo, usted exigió la salida de Santiago Creel por su mala relación con esos poderes que han llegado incluso a borrarlo de la pantalla. Demostró con ello que en lugar de domesticar a los poderes de facto, había optado por la convivencia convenenciera con ellos. Usted lo reconfirmó al anunciar las concesiones de radio FM para los propietarios de AM, guiado por los mismos criterios discrecionales y electorales que caracterizaron a los gobiernos del PRI. Y ahora, después de eso, ¿nos exige que lo apoyemos?

Usted, Sr. Presidente, se fue quedando solo cuando empezó a negociar con lo peor del PRI, y de tan mala manera. La negociación con la tercera fuerza de oposición en el Congreso no tiene nada de malo per se. Es requisito indispensable en una democracia presidencial dividida donde el partido gobernante no tiene mayoría. Pero usted ha permitido que hoy esa tercera fuerza se comporte y gobierne como si fuera la primera. A cambio ha obtenido algunas reformas que apuntan en la dirección correcta pero que están muy lejos de resolver los problemas fundamentales del país. Ha cedido demasiado sin obtener lo suficiente de vuelta. Ha otorgado una cantidad creciente de recursos a los gobernadores sin exigir la vigilancia sobre ellos. Ha aceptado los tiempos y los términos y las condiciones de Manlio Fabio Beltrones en casi todo momento. Ha permitido que esa oposición semi-leal le ate las manos mientras le propina golpes. Si no me cree, recuerde cómo el senador Beltrones le da una patada al gobierno cada tercer día y nadie desde allí le dice ¡zape! Usted y los suyos guardan silencio en aras de obtener algo a cambio. Pero lo único que logran es empoderar cada vez más a su peor enemigo, tal y como lo revelan las encuestas recientes. Y entonces, después de eso, ¿nos convoca a pararnos a su lado?

Usted, Sr. Presidente, se fue quedando solo cuando decidió que la única forma de gobernar este país era de la mano de los intereses enquistados. De allí la alianza electoral con Elba Esther Gordillo y las constricciones para la Alianza por la Calidad de la Educación que eso entraña. De allí la convocatoria a Carlos Romero Deschamps a firmar el Acuerdo por la Seguridad, la Legalidad y la Justicia, con la contradicción sustancial que implica. De allí que usted haya hablado de la necesidad de combatir los monopolios a lo largo de su primer año y que ahora ni siquiera mencione el tema. De allí que durante la campaña presidencial le haya sacado tarjeta roja a Mario Marín y ahora esa tarjeta se encuentre archivada bajo llave. Usted pensó que para poder mantener la paz social había que someterse a los dictados de todos los que dicen asegurarla. La paradoja es que esa estrategia ahora se le revierte. Usted ha cedido tanto, conciliado tanto, coexistido tanto con los criminales y los impunes, que ya le tomaron la medida. Como no actuó con la firmeza necesaria ante ellos, ahora lo perciben débil. Ahora los maestros del SNTE toman carreteras, y el crimen organizado corta cabezas, y los taxistas del aeropuerto cobran lo que quieren, y los conductores de noticiarios le preguntan si va a terminar el sexenio. Y luego, después de eso, ¿promete “aplicar la fuerza del Estado” para protegernos?

Usted, Sr. Presidente, está solo porque no logró entender que el poder corrompe, pero que la ausencia de poder también lo hace. Y a usted le ha faltado ejercicio de poder para limpiar, sacudir, cambiar, escuchar a una ciudadanía ansiosa de verlo gobernar en su nombre y no a la medida de los mismos de siempre. Usted le ha apostado a la alianza con los defensores del statu quo en vez de voltear a ver a los que deseábamos cambiarlo. Ahora nos pide nuestra ayuda, pero, por favor, entienda nuestro escepticismo. El apoyo ciudadano no es algo que se exige; es algo que se gana.