Posts tagged ‘Bombay’

12/05/2010

Un espía de EE.UU. involucrado en el atentado de Mumbai en India

por Pok

Servicios secretos detrás de los ataques terroristas

Un espía de EE.UU. involucrado en el atentado de Mumbai en India

por M. K. Bhadrakumar / Red Voltaire 

En noviembre de 2008, la ciudad de Mumbai, centro financiero de India es atacada por un grupo armado que asesina 173 personas y deja más de 300 heridos, todos civiles. La masacre es reivindicada por un desconocido grupo que la prensa señala como siendo los islamistas del «Muyahidines del Decán». Hoy sin embargo, las investigaciones apuntan que detrás de todo esto se esconden la mano de algunos servicios secretos extranjeros, -como el ISI paquistaní, sucursal de la CIA- que tienen mucho interés en apoyar y fomentar estos tipos de ataques para poder seguir con su estrategia mundial de «Guerra al terrorismo». 


 La noticia de que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) ha llegado a un convenio declaratorio con David Coleman Headley, quien tuvo un papel crucial en la planificación del atentado terrorista en Mumbai en noviembre de 2008, en el que murieron 166 personas, ha causado gran alboroto en India.

El convenio permite que el gobierno de EE.UU. no revele formalmente ninguna evidencia contra Headley ante un tribunal que podría haber incluido detalles de sus vínculos con los servicios de inteligencia de EE.UU. u obligue a algún contrainterrogatorio de Headley por la fiscalía.

Tampoco podrán ser representadas por un abogado las familias de las 166 víctimas para interrogar a Headley durante su proceso que comienza en Chicago. Los vínculos de Headley con los servicios de inteligencia de EE.UU. seguirán siendo información confidencial y los nacionales paquistaníes involucrados en los ataques de Mumbai saldrán impunes.

Además, el FBI no permitirá la extradición de Headley a India y limitará el acceso de modo que las agencias indias no pueden interrogarlo con respecto a sus vínculos con los servicios de inteligencia de EE.UU. y Pakistán.

 A cambio de acordar su culpabilidad por las acusaciones en su contra, Headley recibirá un castigo más ligero que la pena de muerte que era lo más probable.

El arresto de Headley en Chicago

read more »

06/12/2008

¿Quién estaba tras los ataques de Mumbai?

por Pok

Washington fomenta los enfrentamientos políticos entre la India y Pakistán

Global Research
Hotel Taj Mahal

Hotel Taj Mahal

Desinformación por parte de los medios

La red estadounidense de televisión ha cubierto ampliamente los dramáticos sucesos de Mumbai. Los ataques han servido para provocar una atmósfera de miedo e intimidación en EEUU.

Se decía que los ataques de Mumbai estaban íntimamente relacionados con el 11/S. Las declaraciones oficiales estadounidenses y los informes de los medios han descrito los ataques de Mumbai como parte de un proceso más amplio, que incluía la posibilidad de un ataque terrorista patrocinado por Al Qaida en suelo estadounidense.

Durante la campaña electoral, el Vicepresidente electo Joe Biden había advertido a EEUU con el vaticinio de que “la gente que… nos atacó en el 11/S, se ha reagrupado en las montañas entre Afganistán y Pakistán y está tramando nuevos ataques”. (Énfasis añadido).

Esos son los mismos que estaban detrás de los ataques terroristas en Mumbai.

Esos son los mismos que están planeando atacar Estados Unidos.

Inmediatamente después de los ataques de Mumbai, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, puso el sistema del metro neoyorquino en “máxima alerta”, basándose en un “informe no contrastado sobre terrorismo potencial aquí en Nueva York. Ese informe llevó al departamento de policía de Nueva York a adoptar una serie de medidas de precaución para proteger nuestros sistemas de tránsito, y lo haremos siempre que sea necesario con tal de que nuestra ciudad esté segura”, dijo Bloomberg en un comunicado. (McClatchy Tribune Business News, 28 de noviembre de 2008, énfasis añadido).

read more »

30/11/2008

Operación Masacre en India; Medidas Extremas Para Atenuar la Crisis Económica y Culpar por ella al Terrorismo

por Pok

El título del post indica que estos atentados son una forma de retrazar el colapso que ocasionará la crisis financiera mundial, atentados planeados desde los grandes grupos de poder, algo similar a los atentados del 11-S de 2001 en New York que varios analistas dicen que ayudo a retrasar el comienzo de la actual crisis financiera, retraso, en gran parte debido a la invasión de Afganistán y sobre todo de Iraq.  Y es que otros análisis apuntan a el paralelismo del 11-S y el 26-N de la India. Es como una terapia electro convulsiva cuando el corazón está dejando de latir, en este caso para prolongar por más tiempo la llegada del colapso  económico esperado, a través de acciones que infundan terror a todos los niveles socioeconómicos, que con actos como estos estarán de acuerdo en un mayor impulso a la guerra contra el terrorismo y el movimiento del mercado a través de la compra de armas para combatir a los “nuevos terroristas”, además de tener otros culpables para esta crisis, los “terroristas islámicos”, por lo mismo se recomienda leer Primero “El Mensaje en Clave del Aataque “Terrorista” en la India; un 11-S Financiero” y complementar con el presente análisis que muestra que no es una acción terrorista “cualquiera” sino una acción muy bien planeada por grupos muy poderosos que defienden intereses financieros y no terroristas islámicos que se esconden en cavernas y con escasos recursos, como se pretende hacer pensar en lo inmediato, grupos que quieren hacer saber que esto puede ocurrir en cualquier punto importante de las finanzas, sea en oriente o en occidente y que LA CRISIS SERÁ CULPA DE LOS TERRORISTAS ISLÁMICOS.

El escenario estratégico del ataque en la India

Perfil táctico del “nuevo terrorismo”

IAR

La operación “terrorista” fue ejecutada por un grupo de comandos (10,según la versión oficial; unos quince o veinte, según trascendidos) que utilizaron procedimientos y técnicas avanzadas de fuerzas de élite que sorprendieron a los expertos. La masacre planificada, que duró tres días, en Mumbay, la llamada “capital financiera” de Asia, causó 195 muertos, más de 350 heridos, y tuvo todos los ingredientes para conmocionar y destruir al “blanco” al que fue dirigido: Hoteles cinco estrellas donde se alojaban altos ejecutivos y empresarios trasnacionales.

atentados-india

Los ataques fueron fulminantes, certeros, sincronizados, realizados por comandos entrenados y distribuidos celularmente en varios frentes de acción simultánea.

El grueso de los muertos y heridos se produjo en los primeros minutos del ataque: Los comandos “barrieron el blanco” con armas automáticas de repetición (ametralladoras y fusiles de asalto) y explosivos de mano (granadas) matando a mansalva y en forma indiscriminada mientras destruían instalaciones.

Los expertos los describen como los comandos “terroristas” tácticos “mejor entrenados” desde el 11-S, luego de que George W Bush, lanzara la guerra antiterrorista con la que se justificó la invasión a Afganistán, primero, y a Irak después.

Con una edad promedio entre 20 y 25 años, los comandos comenzaron a realizar su operación de exterminio con movimientos sincronizados y robóticos con sus armas funcionando como una extensión de sus cuerpos.

Las versiones oficiales estiman que más  de cien personas cayeron barridas por los disparos en abanico y las granadas en los primeros minutos. Pero luego seguirían 3 días de combates con las fuerzas especiales indias en espacios móviles y reducidos, en el corazón financiero y turístico de la ciudad.

En una segunda fase, se atrincheraron con rehenes a los que fueron ejecutando mientras dilataban la operación negociando con las fuerzas de élite oficiales que les rodeaban.

La acción post-ataque reveló claramente que el objetivo de máxima era resistir el mayor tiempo posible para consolidar el “impacto mundial” y la estrategia encubierta de la matanza.

La prensa internacional fijó la consigna del ataque: “Aterrorizar al mundo financiero internacional”. y fijó la consigna de la operación: “11-S  indio”.

atentados-india_rescate_helicoptero

“Los hombres armados querían pasar a la historia por un 11 de septiembre indio, y también estaban inspirados por el atentado contra el hotel Marriott de Islamabad”, informó la televisión Times Now marcando la consigna que recogieron el resto de las cadenas. .

La cobertura mediática en “vivo” -como viene sucediendo desde el 11-S hastta aquí- multiplicó y niveló planetariamente la conmoción y el “miedo” (el efecto “terrorista”)  fijando y repitiendo imágenes con cadáveres y heridos salpicados de sangre en un escenario de destrucción generalizada.

Para los expertos del sistema fue una operación “atípica” y novedosa del “terrorismo islámico”: El marco operativo se centró en la “acción destructiva de los comandos” rompiendo el esquema tradicional de las explosiones detonadas por control remoto que se sucedieron tras el 11-S en Madrid y en Londres.

En un escenario internacional marcado  por la “amenaza terrorista”, antes que por la acción directa, la operación sincronizada de Mumbay pareció apuntar a fijar en el flanco emocional masivo a un “terrorismo en vivo” carnalizado en ejecutores visibles.

Tanto Washington como las potencias de la Unión Europea han mantenido históricamente denuncias constantes de “ataques terroristas islámicos” en planes de ejecución, pero que efectivamente no han sucedido, desde el 7 de julio de 2005, fecha del atentado terrorista al metro de Londres.

A diferencia de los atentados con bombas, o con “coches-bomba”, donde los ejecutores son anónimos, aquí los verdugos tenían presencia e imagen de organización militar, de “ejército de exterminio”, antes que de “terrorista en las sombras”.

Los comandos del “nuevo terrorismo” que actuaron en Mumbai se condujeron como máquinas de exterminar, y mostraron un nivel de entrenamiento igual o superior a los cuerpos de elite más sofisticados de las primeras potencias imperiales del mundo.

La operación con “comandos suicidas” fue planificada al detalle y cambió la tradicional metodología de destrucción masiva relámpago (producida por una carga concentrada de explosivos), por una acción táctica de exterminio militar progresivo orientada a “prolongar el efecto residual de la muerte” , potenciando su efecto mediático y psicológico en el tiempo.

atentado_india-2

“Conocían la distribución de los hoteles Taj Mahal y Trident/Oberoi que atacaron. Varios miembros del grupo de al menos diez hombres se registraron en el Taj en las semanas previas al ataque, recopilando detalles sobre sus planos y filmaron algunos lugares. En un enfrentamiento que duró entre cuatro y cinco horas, los atacantes se replegaron a través de una puerta oculta en el hotel que el Ejército indio no sabía que existía”, informó el Hindustan Times.

Los comandos fueron entrenados para una acción relámpago de alto espectro con “retención prolongada” de los objetivos.

“Sus mochilas estaban llenas de munición, seis o siete cargadores con 50 balas cada uno, y granadas. Llevaban teléfonos por satélite, tarjetas de crédito e incluso tentempiés como frutos secos, lo que parece indicar que preveían que su labor les iba a llevar tiempo”, señala un especialista citado por Reuters.

Más que por la masividad relámpago de las víctimas (típica de las explosiones concentradas), la operación reveló una intención de “prolongar el hecho terrorista” por medio de una batalla de muchas horas con ejecución de rehenes y alargamiento del desenlace.

De esta manera, el “hecho terrorista” adquirió un formato de “película de terror” que fue cobrando “suspenso y dramatismo” a través de la imágenes y de los testigos durante más de 72 horas ininterrumpidas.

Los grandes diarios y cadenas televisivas internacionales (lease del Imperio) centraron su atención y sus comentarios en el carácter “inédito” de la acción terrorista poniendo énfasis en el perfil operativo de una “nueva forma de terrorismo”.

FOTO

Los analistas especializados resaltaron que los comandos “extremistas” parecían haber recibido entrenamiento de élite. Un experto en seguridad dijo a The Mail Today que la forma en que uno de los hombres llevaba su AK-47 en una mano mostraba que había tenido meses de preparación.

También se destacó la alta preparación en la concreción de objetivos: Cuando los comandos ingresaron a sus lugares de atrincheramiento con rehenes, destruyeron con granadas el sistema de circuito cerrado de televisión para evitar ser detectados en sus movimientos.

También se reveló un estudio previo del teatro de operaciones: Según fuentes de la inteligencia militar india -reveladas por las agencias internacionales- tres comandos combatieron y resistieron durante dos días a las fuerzas de élite mejor entrenadas de la India en el laberinto de pasillos del Taj, provocando incendios al cambiarse de un sector a otro.

Varios periódicos locales señalaron que los comandos agresores se habían registrado en el Taj días o semanas antes de los ataques, mientras que el Times de India informó de que habían arrendado un piso en la ciudad unos meses antes simulando ser estudiantes.

El viernes, un general del Ejército dijo que los hombres armados parecían estar “muy, muy familiarizados” con el diseño del hotel, lo que les dio una ventaja clave frente a sus hombres.

“En algunos momentos nos igualaron en combate y movimientos”, dijo un miembro de las fuerzas de élite al diario Hindustan Times. “Eran miembros del Ejército o pasaron un largo período de entrenamiento de élite”, agregó el alto jefe militar.

Las fuerzas especiales indias completaron el sábado las operaciones para exterminar los comandos que se atrincheraron en  el lujoso hotel Taj Mahal de Mumbai, poniendo fin a tres días de atentados contra el corazón financiero de India.

Los ataques seriales de Mumbay, con comandos operativos actuando a la luz del día,  cambiaron el perfil y los patrones tradicionales de las operaciones “terroristas” como se las ha conocido hasta ahora.

A la luz de la experiencia, los expertos señalan que en las operaciones del terrorismo  es común que actúen varios grupos operativos infiltrados, sin conexión entre sí, con una composición celular protegida por el anonimato, pero que responden sincronizadamente a la consecución de un mismo “objetivo terrorista” impidiendo que aparezca el verdadero organizador y beneficiario.

Obviamente, que ninguna “fuente oficial” se preguntó porque estos “comandos islámicos” actuaron con técnicas y estrategias de las fuerzas especiales “occidentales”.

Sí, actuaron con técnicas y estrategias de las fuerzas especiales “occidentales”

atentados-india-aAtaque en la estación de trenes de Bombay (Foto La Jornada)

Para algunos especialistas, la operación en la “capital financiera” de la India está señalando claramente una tránsito del “terrorismo anónimo” hacia un “terrorismo militar” ejecutado con técnicas y comandos de fuerzas especiales y tomas de rehenes en el teatro de operaciones.

La nueva metodología (y sus emergentes de masacre en el llamado “11-S indio”)  impactó con fuerza en Wall Street, la capital financiera del planeta globalizado.

“Los devastadores ataques terroristas del miércoles cerca de la Bolsa de Valores de Bombay y en los hoteles más exclusivos de la ciudad probablemente amenazarán los sueños de esta ciudad de convertirse en una capital financiera internacional”,señala este sábado The Wall Street Journal.

“Para los viajeros de negocios que pasan a menudo por el sudeste asiático, los ataques contra dos de los hoteles más prominentes de Mumbai plantean una inquietante pregunta: ¿hay algún lugar seguro donde hospedarse?”, añade.

El “terror” ya llegó a la psicología de la “catedral financiera” del mundo imperial capitalista.

Como señal concreta, Mumbay marca la irrupción de una línea militar de “ejecución terrorista sumaria” que sitúa como marco referencial a “un 11-S indio” perfectamente “exportable” a las metrópolis financieras EEUU y Europa.

Ese es el punto.

——-

Notas relacionadas:

Nueva Delhi afirmó que aumentará su seguridad a un “nivel de guerra

28/11/2008

El mensaje en clave del ataque “terrorista” en la India: Un 11S Financiero

por Pok

Los Culpables del Colapso económico mundial no serían los especuladores financieros y los gobiernos que los han apoyado, los culpables serían Los “Terroristas Islámicos”

Tomando en cuenta que India es uno de los países emergentes más importantes (forma parte del grupo BRIC -Brasil, Rusia, India y China) y la cercanía y posible cooperación con China y Rusia podrían representar un peligro para el trío USA, Inglaterra e Israel, hacia falta sembrar el terror y mostrar que fuerzas mas o menos ocultas harán todo lo posible por mantenerla de manera que no de problemas. Además de provocar la salida de capitales de ese país se lanza un mensaje diciendo que nadie está a salvo del terrorismo islámico y que es necesario combatirlo, haciendo necesario invertir en armamento y equipo sofisticado para ello y con la aceptación de todos los niveles sociales ya que se ataca en zonas donde están personas del ambito de los negocios, gente de la clase alta.

La operación tuvo todos los ingredientes para conmocionar: Ataque sincronizado y a mansalva con explosivos y armas automáticas de última generación, perpetrado por un comando altamente entrenado contra hoteles cinco estrellas de la India y  lugares donde se reúne la crema de la crema de la política y el empresariado trasnacional. Primer mensaje: El “terrorismo” está vivo. Segundo mensaje: El “terrorismo” ataca los bastiones de la economía mundial. Síntesis: La economía planetaria puede colapsar. ¿Por la crisis? No, por culpa del “terrorismo islámico”.

IAR

La zona céntrica y  turística de Bombay, la capital financiera de la India, se convirtió el miércoles durante varias horas en un infierno de gritos, gente corriendo, sangre y sirenas de ambulancias y patrulleros, luego de que varios ataques coordinados y simultáneos, con ametralladoras y granadas de mano, impactaran en diferentes lugares claves de la ciudad.

El “blanco” y la metodología de atentado coincidió con la masividad del resultado destructivo conseguido: Más de 100 muertos, más de 250 heridos y decenas de rehenes tomados por los atacantes.

India no es extraña a ataques “terroristas”  violentos de este tipo, pero los especialistas coinciden: Este último en Bombay luce  mucho más sofisticado y mejor coordinado que la mayoría de los atentados ocurridos en años recientes.

El tipo de “blancos” del ataque sugiere que intentan minar la confianza en la economía local y alejar la inversión extranjera señalan con énfasis algunas agencias sin investigar ni analizar las “pistas” del atentado.

El primer mensaje (tácito), también contundente, parece no arrojar dudas: “El terrorismo está vivo”.

Y, como viene sucediendo desde el 11-S hasta aquí,  la “reacción internacional” (en realidad reacción de los gobiernos y establishment de poder capitalista del mundo) se encargó de dejar en claro que el “terrorismo” es una amenaza global que hay que combatir como prioridad número uno.

Desde la Casa Blanca hasta la Unión Europea, la ONU, pasando por Rusia y los gobiernos de Asia, Africa y América Latina, las “condenas” fueron unánimes y plantearon la necesidad de una mayor coordinación de la lucha contra las “organizaciones terroristas”.

Pero, y como en este nivel de operaciones de masacre sofisticada tipo comando, ejecutadas por fuerzas especiales “irregulares” no hay harina fundamentalista “terrorista-religiosa” (como vende el sistema) sino objetivos políticos, hay que empezar a evaluar e investigar, como hacen los criminólogos frente a un homicidio, en los posibles “beneficiarios” del ataque “terrorista”.

Primer axioma para que el “terrorismo” (desde el 11-S y más atrás) funcione como herramienta para conseguir objetivos políticos a escala global: Que la prensa masiva del sistema no analice (tal como sucede) causas, efectos y beneficiarios del “acto terrorista”. Cuando solo se busca a los “autores” (los ejecutores) y no se investiga causa y efecto (el objetivo político y el beneficiario) el acto “terrorista” queda reducido a una acción de “criminales irracionales”.

Ejemplo: Ni las autoridades ni la prensa internacional se interrogan cuál fue el objetivo político de la operación masacre en la India. Solo buscan al “autor”, y el autor invariablemente aparece (como siempre sucede) convertido en Al Qaeda o en alguna “organización fundamentalista islámica” conexa.

La mejor materia prima para que el “terrorismo” siga cumpliendo con sus objetivos políticos y manipuladores es que nadie se interrogue para qué sirve el “terrorismo” en la realidad práctica.

Así se inventó el fantasma Al Qaeda-Bin Laden para generar “terror mediatizado” con alto rédito para las políticas estratégicas de EEUU y Europa y un alto perfil de rentabilidad para las armamentistas (de la “guerra contraterrorista”) que hoy abrevan en un presupuesto mundial de US$ 1,2 billones.

Entonces, tenemos un primer nivel de “aprovechamiento y beneficio” de la masacre de la India: Un reciclamiento global de los “planes contraterroristas” (de los que participan todos los ejércitos y gobiernos del mundo) y una reafirmación doctrinaria de la “guerra contraterrorista” apuntalada por EEUU y Europa a nivel mundial.

El “terrorismo” está vivo

Así como un edificio necesita de un “mantenimiento constante” para preservar su estructura”, la “guerra contraterrorista” necesita de atentados y de “amenazas” constantes para mantener su operatividad y alimentar su mística doctrinaria internacional.

Como en el planeta capitalista ya no quedan guerras ni conflictos armados multiplicados (salvo Irak y Afganistán), los complejos militares industriales y las armamentistas suplen esa baja vendiendo tecnología y armas de última generación para “combatir al terrorismo” a escala mundial.

Los atentados “terroristas”  (como el de la India) que se suceden secuencialmente están destinados a mantener viva a la maquinaria del negocio armamentista y a preservar a la “amenaza terrorista” como principal instrumento de manipulación para conseguir objetivos políticos y económicos.

El “terrorismo” ataca a la economía mundial

Pero, analizando el “blanco” de los atentados de la India (hoteles cinco estrellas que alojan a empresarios y representantes del establishment económico internacional) se detecta la búsqueda de un segundo objetivo central: Sembrar “terror” en el poder económico mundial.

Bombay, además de ser la capital financiera de la India, es uno de los símbolos más emblemáticos del desarrollo del capitalismo trasnacional en Asia. En las metrópolis de la India conviven los rascacielos, la tecnología y el confort capitalista de última generación con millones de seres humanos durmiendo y viviendo las calles en medio de aguas y desperdicios putrefactos.

El “terrorismo” en India (con ataques periódicos)  reviste categoría de modulo experimental y “modelo exportable” a las grandes metrópolis de Europa y EEUU.

El mensaje del miércoles: Ningún empresario o ejecutivo del capitalismo transnacional está vacunado contra un “ataque terrorista” repentino en cualquier lugar del mundo donde se encuentre. Al Qaeda y el “terrorismo islámico” tienen la mira puesta en la economía: Buscan el “caos terrorista-económico-financiero” del mundo.

Bin Laden, Al Qaeda y sus “organizaciones islámicas” subsidiarias pueden invertir la lógica del “peligro”: El “tsunami terrorista” borra de la escena y desplaza de la atención mundial al “tsunami económico”.


La lógica del “caos terrorista-económico”

Junto con las bolsas y los mercados financieros se derrumbó la confianza en el “sistema”: Las potencias centrales han perdido la “gobernabilidad” económica y el proceso se dirige a una crisis social y política a escala global.

Hay caos económico producido por una crisis financiera que ya devino en crisis recesiva expandida tanto en los países centrales como en los países de la periferia emergente y subdesarrollada del mundo.

¿Qué necesita el sistema para desviar la atención de la crisis recesiva global que amenaza a la supervivencia de la rentabilidad capitalista a escala global?

¿Qué necesitan EEUU, la Unión Europea y sus bancos centrales que han venido fracasando sistemáticamente con todas las “inyecciones de liquidez” y los planes de “rescate financiero” en las metrópolis centrales?

¿Qué necesita Barack Obama y el equipo sionista que lo controla para evitar que la crisis económica le arruine la asunción presidencial, y para no seguir repitiendo las operaciones fallidas de Bush y el sionismo conservador con los “mega-rescates”?

Respuesta: Necesitan generar otra “crisis”, inducida y controlada, que tape y desvíe la atención de la crisis económica fuera de control.

En ese escenario, ¿Para qué sirve fundamentalmente la herramienta “terrorista” que reapareció el miércoles en la India?

En primer lugar, como módulo experimental para desviar la atención de una crisis mundial capitalista inmanejable, creando (por medio del “miedo al terrorismo”) un conflicto inducido y controlable que tape y distraiga la atención de la verdadera crisis.

El 11-S en EEUU detonó el miedo al “terrorismo social”, y la lógica de la “guerra contraterrorista” que vino detrás sirvió para justificar nueva invasiones militares y la lógica de un nuevo “enemigo mundial” que sirvió para legitimar nuevos proyectos de conquistas de mercados y de negocios capitalistas por el planeta.

¿De “terrorismo social” al “terrorismo económico”?

Esa es la tendencia (y señal) más clara que está marcando la operación “terrorista” en la India dirigida contra el empresariado y el poder capitalista trasnacional, citado por la prensa internacional como el “blanco” del ataque.

Al fijar los ojos en este “detalle”, la prensa internacional está marcando a su vez los escenarios de los próximos ataques y “amenazas terroristas” de Al Qaeda y las organizaciones fundamentalistas islámicas.

¿Un 11-S financiero? La lógica y los patrones funcionales de la CIA y las agencias europeas y estadounidenses con el “terrorismo islámico” dicen que sí.