Posts tagged ‘avionazo’

27/11/2008

La muerte de Mouriño: La hipótesis petrolera

por Pok

DR. ALFREDO jALIFE-RAHME
(Exclusivo para Voces del Periodista)

mourino-x-petroleo

A cada quien su Hipótesis: desde la versión del secretario de Comunicaciones Luis Téllez Kuenzler, sobre un “accidente”, que puede ser cierta pero que la opinión pública no cree, pasando a la muy rupestre tesis de los narcos, hasta la nuestra, que siempre hemos remado contra la corriente, y que versa sobre la “pista petrolera”.

El problema de la tesis del “accidente” es que fue expresada por uno de los personajes más mentirosos y fracasados del sistema político mexicano que no ha dado una en sus diferentes cargos, lo cual ha hecho extensivo hasta en su paso por la empresa privada DESC (de los Senderos), en la que colaboró en su extinción.

La hipótesis de los narcos sería mucho más creíble ya que dos semanas antes del avionazo -en el que falleció también José Luis Santiago Vasconcelos (ex subprocurador de la SIEDO) junto al anterior secretario de Gobernación e íntimo de Calderón Hinojosa, además de otros ocupantes del avión Learjet de los que el gobierno ni siquiera se ocupó en forma discriminativa-, habían sido “mancillados” los carteles de los Arellano Félix (detención de uno de los hermanos), el Mayo Zambada (detención de un hermano), y los Beltrán Leyva (que lubricaron generosamente la lista de los funcionarios de la SIEDO). Desde luego que uno de estos tres cárteles, aunque el de los Arellano Félix ha resultado el gran perdedor, pudo haber participado en el avionazo, pero justo es reconocer (hasta ahora, si es que no se los ha entregado ya EU), si se tratase de un atentado, que ninguno posee la alta tecnología que al parecer entró en juego.

Ahora pasemos a nuestra hipótesis petrolera,  independientemente que se trate de un “accidente” o tentado, el resultado es el mismo ya que las benefciadas resultarían las trasnacionales petroleras texanas en detrimento de la española Repsol, y que desarrollaremos más adelante. Si fue “accidente”, entonces, !Que suerte tuvieron las petroleras texan y la CIA en haberse desembarazado de su fuerte competidor gallego-campechano!

ANTECEDENTES: prácticamente una semana antes del “accidente” y/o atentado, Santiago Vasconcelos y Mouriño Terrazo eran ya dos cadáveres políticos vivientes como consecuencia de su exhibición en dos asuntos delicados. Santiago Vasconcelos, anterior subprocurador de la SIEDO, había sido expuesto en los vínculos preferenciales que el sexenio foxiano pasado y el incipiente régimen calderonista han profesado por cártel de Sinaloa, en particular, por el Chapo Guzmán. La lubricación de los hermanos Beltrán Leyva
(otrora aliados de el Chapo) a los funcionarios de la SIEDO signifcó el beso de la muerte de Santiago
Vasconcelos.

Asimismo, la develación de los antecedentes de Carlos Mouriño Atanes (padre del gallego-campechano fallecido), por presunto blanqueo de dinero dejó mal parados al gobierno español, a la PGR y al IFAI, pero había prácticamente acelerado la salida Mouriño Terrazo de la Secretaría de Gobernación, quien tenía sus días contados en esa dependencia cuando habían proliferado los “rumores” sobre sus sustitutos, así como cambios inminentes en el gabinete averiado de Calderón.

Hechos: la “pista” petrolera. Mouriño Terrazo era el representante ofcioso de Repsol en México y presunto socio de Calderón Hinojosa desde la Secretaria foxiana de Energía cuando ambos entregaron la Cuenca de Burgos a las gaseras españolas. La simbiosis extraña entre la pareja Calderón-Mouriño no se puede entender sin su profundo vínculo petrolero y gasero, que desembocó en la entreguista Reforma Energética apadrinada por la misma dupla panista de Calderón-Mouriño y el trío nihilista Beltrones-Labastida-Gam-
boa.

La “hipótesis petrolera” no se debe desde luego al avionazo a unos pocos metros de la Fuente de Petróleos en Paseo de Reforma y Periférico, sino nos fue despertada por la exagerada intervención de Luis Téllez Kuenzler, secretario de Comunicaciones, quien en forma obsesiva, y sin mucho soporte técnico que lo respalde, ha dictaminado la descabellada hipótesis del “accidente”. El sempi-eternamente fracasado Téllez Kuenzler es el aliado del ex presidente Carlos Salinas de Gortari (un relevante instrumento  de la familia Bush) y director simultáneo del siniestro Grupo Carlyle en México: un conglomerado petrolero texano dominado también por la familia Bush. Cabe recordar que Tellez Kuenzler había sido secretario de Energía en el gabinete de Zedillo cuando fue a desinformar al ignaro Congreso que el precio del barril de petróleo se derrumbaría a seis dólares (que hoy vale diez veces más y que llegó a alcanzar hasta casi 25 veces más su pronostico entreguista con el fn de regalar los hidrocarburos de México a las trasnacionales texanas.) Antes de concluir el sexenio zedillista, Téllez Kuenzler sustituyó a Jesús Federico Reyes Heroles Martín González Garza (anterior embajador de México en EU, luego cabildero de los trasnacionales petroleras texanas, y ahora Director de Pemex con Calderón.)

Sean los narcos o la CIA los presuntos sospechosos, ambas entidades llevan por el Hilo de Ariadna hasta el Minotauro del despotismo dinástico de los Bush, sus operadores globales (Daddy Bush fue director de la CIA, entre otras virtudes.)


En caso de haber sido un atentado, obviamente fue de alta tecnología para derrumbar a un avión moderno comprado por el CISEN (infltrado hasta la médula por la CIA), inspeccionado recientemente en EU y cuyo percance será “investigado” por la Ofcina de Transportes del mismo EU para cerrar el círculo virtuoso. De dos cosas, una: o el gobierno mexicano es muy tonto para dejar que los presuntos perpetradores del atentado se auto-investiguen, o existen complicidades muy profundas en el seno del gabinete calderonista, que aforaron una semana antes entre el “peloteo” que se escenifcó entre la SIEDO, la PGR y el IFAI, y que alcanzó hasta España.

¿Por qué razón canceló Cecilia Romero, directora de Migración y ex suegra de Cesar Nava (secretario particular de Calderón) su ascenso unos minutos antes del despegue del avión en San Luis Potosí, gobernado por el panista Marcelo de los Santos? Si verdaderamente se desea investigar, es obligatorio conocer los pormenores del “arrepentimiento” redentor de la poblana panista Cecilia Romero, quien hace unos meses había sido envuelta en un escándalo de tráfco de cubanos con la mafia de Miami que, sobra recalcar, ha sido expuesta en incontables ocasiones por sus vínculos con la CIA.

“Pistas”, de aterrizaje e investigación, podrán haber muchas, pero el destino es único, a nuestro humilde entender: la entrega de los hidrocarburos en las aguas profundas del Golfo de México en donde la española Repsol y el Grupo bushiano Carlyle (representado por la dupla Salinas-Téllez y, extensivamente, por Jesús Federico Reyes Heroles Martín González Garza) compiten ferozmente por la captura del “tesoro” calderonista. ¿Dónde andaba Genaro García Luna (anterior “investigador” de los “asuntos internacionales” del CISEN), el poderoso mandamás de la SSP, anterior “eminencia gris” del CISEN (no olvidar: dependencia que compró el avión “accidentado”) e íntimo de Calderón y del difunto Mouriño Terrazo? Como que los narcos saben demasiada política petrolera y ostentan la más moderna tecnología de punta… Sería muy ingenuo esperar que el Grupo bushiano Carlyle aparezca como una de las frmas que iniciarán en forma inminente la exploración y la extracción de los hidrocarburos en las profundidades del Golfo de México, ya que constituye un conglomerado de grandes capitales  que no cotizan siquiera en la Bolsa (se les conoce en inglés como “private equity”), sino que controlan por la puerta trasera las acciones de las petroleras estadounidenses de menor jerarquía geopolítica como ChevronTexaco y ExxonMobil.

Por lo pronto, Pemex (no olvidar: dirigida por el aliado del bushiano-salinista Téllez Kuenzler) acaba de anunciar la frma de 35 “contratos de servicios”(¿no que no?) por varios millones de dólares que serán «licitados” entre las trasnacionales petroleras para la exploración y  extracción de los bloques en las aguas profundas del Golfo de México y Chicontepec, en las que no aparece todavía Repsol, pero si las anglosajonas tanto de EU (ChevronTexaco y ExxonMobil), como de Gran Bretaña (Shell y BP.)

Por los hidrocarburos, las enseñanzas demuestran que EU y la CIA son capaces de derrocar regímenes (como ocurrió en 1953 con el primer ministro nacionalista Mohammed Mossadegh en Irán para instalar a su títere el Sha)  y derrumbar aviones como el de Enrico Mattei, director de Ente Nazionale Idrocarburi (ENI, por sus siglas en italiano, Agencia Nacional de Hidrocarburos), quien pereció en 1962 en su avión privado debido a la apertura que había realizado con los países petroleros del mundo árabe. Por los mismos hidrocarburos, sería muy difícil que EU y/o la CIA se detengan con el joven gallego campechano, a quien Calderón ha califcado de forma ditirámbica como el “Cid Campeador” (¿del Golfo de México?). Nada más que el Cid original, aún muerto, seguía ganando míticamente batallas a los moros. Vamos a ver si la española Repsol consigue descolgar más jugosos contratos en las profundidades del Golfo de México, después de que se despachó con la cuchara grande el gas mexicano, en particular, en la Cuenca de Burgos.

Estamos en ligas mayores y será muy fácil detectar la autoría del “accidente” y/o “atentado” cuando los mexicanos contemplemos el epílogo de los “bloques” en el Golfo de México entregados a las trasnacionales.

19/11/2008

Un experto lo había dicho: «si fue sabotaje no lo van a admitir» y ahora imponen la causa como La Turbulencia del otro avión

por Pok

Carmen Aristegui entrevista a expertos en accidentes:

Parte 1

Parte 2

Pero… Javier Solórzano, en Radio Trece, entrevistó a Angel Iturbe, Capitán Controlador y Vocero del Sindicato de Controladores Aéreos de la Ciudad de México sobre la versión que dio este fin de semana la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (S.C.T.) sobre el avionazo del miércoles 4 de noviembre. Impericia de los pilotos para volar el Learjet 45.:

——-

Clic en Play para escuchar la entrevista

——-

Imágen de un Learjet 45 en vuelo

Imágen de un Learjet 45 en vuelo

15/11/2008

¿Fue la Turbulencia… política???

por Pok

Carmen Aristegui e invitados analizan el informe de Luis Téllez, que con sustento en lo que dicen que muestra la «caja negra» y la transcripción del diálogo entre los pilotos que tripulaban el avió accidentado de la Secretaría de Gobernación, que más que informe es una manera de difundir que fue la turbulencia de otro avión y la falta de pericia de los pilotos la que terminó con el avión estrellado y que ya no andemos imaginando cosas:

Parte 1

Parte 2

¿Cómo saber que la transcripción que están difundiendo es verdadera y no inventada?

Turbulencia, probable causa del avionazo, ¿sera turbulencia política?

Luis Téllez, secretario de Comunicaciones y Transportes, señaló que los resultados preliminares de la investigación apuntan a que la estela que se generó por la cercanía con otra aeronave de mayor peso, fue el factor que desencadenó el accidente en el que perdió la vida Juan Camilo Mouriño

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Luis Téllez, aseguró que la única evidencia que se tiene del accidente que costó la vida del secretario de Gobernación y de otras 13 personas, apunta a que la aeronave se acercó a un avión más pesado a una distancia menor a la que indica la norma, por lo que la turbulencia que se generó habría desencadenado el accidente.

Al presentar el informe preliminar del análisis de las cajas negras del Learjet 45 donde viajaba Juan Camilo Mouriño, Luis Téllez informó que éste iba a una distancia de 4.15 millas náuticas cuando la distancia establecida por las normas internacionales de aviación indica que debían ser cuando menos 5 millas.

Argumentaban una cercanía entre el Learjet 45 y el B767 de 2.8 millas, 30% menos de la distancia mínima requerida. Las autoridades federales dieron a conocer las pantallas de los radares que mostraban que la nave nunca estuvo a menos de 4 millas.

Asimismo, apuntó Téllez, hay “presuntas deficiencias en el proceso de certificación y operación por parte del piloto y copiloto”. Agregó que hubo falta de familiaridad con los instrumentos de cabina por parte de ambos, lo que se reflejó en la desorientación geográfica.

La tripulación reconoció la presencia de una turbulencia por la estela del avión que lo precedía, inmediatamente la aeronave dio un giro súbito con un ángulo pronunciado de 47 grados e inició su descenso.

El titular de la SCyT reconoció que “es indispensable continuar con el análisis científico contando con equipo que nos permitirá avanzar hacia una conclusión objetivamente fundamentada”.

Los detalles, son parte de los resultados preliminares de la investigación de la causa de la caída del avión matrícula XC-VMC el 4 de noviembre pasado en las Lomas de Chapultepec.

El miércoles pasado, el embajador de Estados Unidos en México, Antonio Garza, dijo que los expertos de su país no encontraron, hasta ahora, evidencias de sabotaje.

Apia Virtual

11/11/2008

¡Bienaventurados los Amigos del Presidente!

por Pok

Javier Solórzano entrevista en Radio Trece a Diego Lizarazo, investigador del Departamento de Educación y Comunicación de la UAM-Xochimilco, Premio 2008 a la Investigación y especialista en Hermenéutica como Teoría de la Interpretación.

Lizarazo realizó un análisis del discurso de Felipe Calderón, en torno al incidente donde perdió la vida el Secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño.

Los discursos de Calderón al referirse a la muerte de J C Mouriño, además de alabanzas desmesuradas llevan implícito un ataque directo a López Obrador, esto explica en parte la casi nula mención a José Luis Santiago Vasconcelos, Mouriño es usado para golpear a AMLO porque este último lo denunció por varios ilícitos relacionados con PEMEX y otras instituciones gubernamentales.

Clic en Play para escuchar:

¿A quién beneficia la muerte?

Verdades oficiales

——-

11/11/2008

¿Atentado?

por Pok

Carmen aristegui entrevista a Sergio Montemayor y a Miguel Ángel Granados Chapa, este último dice que lo único que sabemos es que un avión con nueve personas se desplomo sobre la ciudad de México y mató a otras cinco personas y que el secretario de comunicaciones, Luis Téllez insiste en que no fue un atentado.

Parte 1

Parte 2

——-

¿Atentado?

Carlos Monte Mayor (La Jornada)

Por fortuna, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Luis Téllez Kuenzler, no está al frente de ninguna oficina de comunicación social, porque su desempeño para el país sería más peligroso ahí que en las dos secretarías que ha ocupado. Su gran insistencia en que los ciudadanos mexicanos le creamos que la tragedia aérea ocurrida el pasado martes 4 de noviembre fue sólo un accidente despierta más sospechas que certidumbre. No es conveniente para el país y para el gabinete al que pertenece que esa versión oficial se presente con tanta insistencia e intolerancia. No es momento, no es prudente dirigirse así al país en un asunto de tal trascendencia.

No me propongo defender ni rechazar la posibilidad de que la tragedia del día 4 de noviembre pudiera considerarse un atentado. Sólo me propongo explicar que, a diferencia de la postura enfática de Luis Téllez, muchas acciones del gobierno federal indican que el gobierno parte de la hipótesis del atentado.

Primero, no fue la PGR ni la PFP ni la policía judicial del Estado quien ocupó las instalaciones del aeropuerto de San Luis Potosí al momento de conocerse la caída del Jet XC-VMC, sino el Ejército Mexicano. ¿Por qué una medida como ésta? Es lógico que con esta acción militar se buscaba conocer el movimiento de personal que pudiera haber tenido acceso a la aeronave durante el tiempo que estuvo en tierra. Es decir, la hipótesis de esta acción militar no parte de un accidente inesperado.

Segundo, el discurso del presidente Felipe Calderón leído en el hangar presidencial no hizo referencia a ningún accidente, lo cual hubiese allanado el camino al discurso oficial de Luis Téllez. Esa omisión en una persona como él, tan dado a apresurarse en sus conclusiones, sugiere que la información que se le entregó antes o durante su vuelo a la ciudad de México también contenía una opción más que la del solo accidente.

Tercero, Lorenzo Chim, corresponsal de La Jornada, informó que “a las 20:30 horas, llegaron efectivos militares vestidos de civil fuertemente armados” a la casa de Carlos Mouriño Terrazo, y que entre ellos había “elementos del Estado Mayor Presidencial”. La mansión de Juan Camilo, del barrio de San Román, y su rancho Villa Geli, en la zona suburbana de Imí, se encontraban vacíos, pero también contaban con vigilancia. Esto sugiere que el Ejército trató de anticiparse a algún posible “percance” que pudiera sufrir el hermano del secretario de Gobernación. Es decir, partían de una hipótesis diferente a la de sólo un lamentable accidente.

read more »

11/11/2008

Parece ser que Vasconcelos era el objetivo principal

por Pok

Carmen Aristegui, entrevista a Edgardo Buscaglia, experto en Seguridad y conocedor de la situación mexicana:

Parte 1

Parte 2

Gracias a MrNinMr por los videos

Sobre los hechos del martes pasado, Edgardo Buscaglia, investigador del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y amigo de Santiago Vasconselos, dice en entrevista con Apro que no debe descartarse que la muerte del ex titular de la (Siedo) se haya debido a un atentado del narco o incluso fraguado, dice, desde el mismo poder político. Buscaglia, quien cenó con Vasconselos la noche antes de su muerte, advierte que no puede descartarse un atentado debido a los altos niveles de infiltración que afronta el gobierno de Felipe Calderón por el crimen organizado. El investigador afirma que Vasconselos estaba amenazado por varias organizaciones criminales y sólo contaba con una reducida escolta desde que dejó su cargo en la Siedo. También considera que la posición de Luis Téllez, secretario de Comunicaciones y Transportes, sobre el siniestro es muy sospechosa e irresponsable, pues la investigación continúa. (Diario Yucatan)

Lydia Cacho conocía a Santiago Vasconcelos debido a la situación que la periodista y escritora pasó y en su columna de El Universal habla de el «A Manera de Adiós»

Lydia Cacho
Plan B
10 de noviembre de 2008

En 2007 José Luis Santiago Vasconcelos me citó en la PGR. Por razones poco claras el procurador general le pidió que revisara mi expediente contra Mario Marín y Kamel Nacif y la consignación por tortura de la fiscal Pérez Duarte.

El fiscal con quien en múltiples ocasiones discutí casos de mujeres que albergamos en el refugio que dirijo en Cancún, me dijo a bocajarro: Doña Lydia, ya nos cambiaron el lenguaje del jurídico al político. Quedé congelada. Intentó explicarme que no estaba en sus manos, el procurador no podía abrir frentes políticos por el momento. Vaya a ver al Presidente, me dijo, tal vez así cumpla su promesa de juzgar a Marín y a Nacif. Jamás lo hice, y Calderón no movió un dedo por defender a las víctimas de pedófilos. El sistema no debería funcionar por tráfico de influencias.

De pronto comenzó a hablar de sí mismo. Me dijo que sabía lo que se siente vivir día y noche amenazado de muerte, conocer la crueldad o el odio del enemigo. Estaba cansado y frustrado, si no fuera por el éxito de algunas de las extradiciones más importantes, ya se habría dado por vencido. Quería rehacer su vida sentimental y personal. De no haber muerto, pronto celebraría su matrimonio con una mujer extraordinaria.

Cuando renunció a PGR, le pregunté al ex zar antidrogas mexicano cómo vivía con este engendro de sistema de justicia disfuncional. Me aseguró que si no fuera por los generales de Inteligencia Militar este país ya sería propiedad absoluta del narco. A él le tocaba lo peor: bregar con el crimen organizado por órdenes presidenciales y ser tratado como policía de segunda por el secretario de Gobernación y por algunos legisladores que no entienden el país que se nos viene encima. Entre el hartazgo de vivir con escoltas, dentro y fuera de su hogar, estaba contento por haber sido llamado al Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal. Él no creía en los juicios orales, yo sí. Me aseguró que para el crimen organizado los juicios orales serían una payasada y un peligro para los jueces. Disentimos porque no todo es el narco, dije. Miles de delitos del fuero común son juzgados diariamente sin el debido proceso, en ambientes de corrupción, ilegalidad e injusticia. Él imaginaba un país en guerra perenne contra el crimen organizado, no tenía tiempo para pensar en otra cosa. Su visión no era esperanzadora. Estaba convencido de que sin una transformación del sistema de justicia penal este país no tendría remedio. Obsesionado con el crimen organizado le urgía la construcción de un estado de derecho. Ya lo había visto todo, no creía en casi nada, en casi nadie. Admiraba el empeño de la sociedad civil, pero no alcanzaba a comprender lo que él llamaba “ingenua esperanza”. Vivía sumido en estrés postraumático y su ansiedad le llevaba a tallar sus pequeñas manos en un puño que masajeaba cuando se angustiaba. Una sola vez lo vi quebrarse, cuando murió un militar que fue su maestro y le salvó la vida.

La última vez que hablé con él me dijo que debía cuidarme, si algo me pasara sería trágico. Usted también cuídese, le dije al despedirme. Si me muero, fuera de mis seres queridos a nadie le importará mi ausencia, dijo a manera de adiós.

www.lydiacacho.net

08/11/2008

Accidente del Jet de Gobernación: «Yo creo que sí lo tiraron…» dice Piloto de avión que venía atrás del Learjet

por Pok

El piloto del avión que venía detrás del Learjet de Gobernación dice que a esa hora del accidente sintieron una «Onda Expansiva» que causó una turbulencia inusual… pudo ser una explosión… «yo creo que lo tiraron y si fue así no van a decirlo»

read more »

07/11/2008

Calderón, el «Redentor del Bajío» casi canonisa a Mouriño

por Pok

Con eso de que Krause se inventó lo del «Mesías Tropical», nos resultó ahora en Los Pinos un «Redentor del Bajío», y si no miren la apología a Mouriño, casi me hace olvidar que J. C. Mouriño era un Corrupto y dejó cuentas pendientes con México, casi me creo que se estaba refiriendo a «San Camilo»:

«…el presidente del rebase por la izquierda acude a las bienaventuranzas de la liturgia católica (Mateo) para afianzar desde su cargo al Estado laico: “Sabemos que son bienaventurados los limpios de corazón,… bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, bienaventurados los que por causa de lo alto son insultados y se diga toda clase de calumnias en su contra, porque su recompensa será grande”. (en La Jornada)

Los Honores Militares son para verdaderos Héroes, pero ahora se hace héroe a cualquieraBienaventurados los Amigos!!!

De La Jornada:

Discurso generoso en adjetivos con párrafos propios de misa

Amor por México y sensibilidad, prendas de Mouriño, dijo Calderón

Le faltan adjetivos al Presidente. En el acto de convertir los funerales de Juan Camilo Mouriño y sus colaboradores en un adelantado evento electoral, Felipe Calderón encuentra 50 palabras o expresiones para elogiar a su desaparecido amigo y, al mismo tiempo, para despedir a la vieja clase política. Mouriño es, dice el mandatario, digno representante de una “nueva generación de políticos formada en la pluralidad y la absoluta lealtad a la democracia”. Jóvenes –Mouriño tenía 37 años– que son “una promesa que se cumple conforme asumen responsabilidades públicas”.

La “vieja” clase política atestigua en las primeras filas de las gradas. Y brinda un aplauso de despedida tras el torrente de elogios. El presidente Calderón destaca de Mouriño su amor a la patria, el apego a sus principios, su dedicación y talento, su energía y su eficacia.

El discurso tiene poca sustancia, muchos adjetivos y párrafos propios de una misa. Pero dura 25 minutos. Se trata, al parecer, de hacerlo extenso para subrayar la idea de la “nueva generación de políticos” que llegó para quedarse, pese a la trágica pérdida de su principal exponente.

Calderón alude cinco veces a la cualidad de Mouriño que más le benefició, en tanto su jefe: la lealtad. Otras caracterísiticas también merecen subrayarse: su amor a México (tres veces), su sensibilidad política (tres), su eficacia (tres), su inteligencia (dos), su “visión estratégica” (dos), su disposición o capacidad para el diálogo (siete menciones).

Frente al presidente Calderón hay ocho féretros y una especie de urna. El ataúd con los restos de Juan Camilo Mouriño ocupa un lugar especial, separado de los demás. Delante de cada caja hay una foto grande de la persona muerta.

Seis batallones, banda de guerra, funeral de Estado con más de mil invitados, oscuras las tribunas por la ropa de luto.

Los féretros son colocados poco antes de las nueve de la mañana, mientras arriban los últimos convocados.

“¡Que tomes a Olegario Vázquez Raña!”, le ordenan a un camarógrafo, quien busca con su lente al personaje aludido en las gradas repletas de dirigentes partidistas, ministros de la Suprema Corte, diputados y senadores, empresarios, líderes sindicales, la plana mayor de Televisa y funcionarios públicos de los más altos niveles.

Abajo, de pie, el gabinete en pleno y los representantes de los otros poderes. La última en tomar su lugar es la secretaria de Educación, Josefina Vázquez Mota. El miércoles, la SEP puso como cabeza principal de su síntesis informativa la nota de interiores de un diario: claro, hablaba de que Vázquez Mota “suena” para ocupar el lugar del desaparecido secretario de Gobernación.

En las gradas del frente, el Campo Militar Marte de por medio, están los demás invitados.

Al centro, en la primera fila del graderío destinado a los invitados importantes, está Marcelo Ebrard, única voz oficial en las primeras horas de la tragedia. Cerca de él ocupan lugares varios gobernadores, Beatriz Paredes y Emilio Gamboa Patrón, cuya presencia subraya la ausencia de Manlio Fabio Beltrones. En la misma fila está el senador Carlos Navarrete, de los últimos en llegar en compañía de Guadalupe Acosta Naranjo, quien recibe en la espalda palmaditas de César Nava, secretario particular del presidente Calderón.

En Campo Marte, “todo México” –escribirían los cronistas de antaño– escucha atentamente la lista de elogios hecha discurso que el Presidente dedica al secretario de Gobernación que, según numerosas versiones, estaba a punto de dejar de serlo.

Franco, alegre, sereno, capaz, talentoso, dedicado, lleno de energía, inteligente, disciplinado, recto, tolerante, patriota con “amplitud de miras”. No es la hora de regatear ningún calificativo para un “hombre de acción”, de “carácter”, que con su “liderazgo” supo darle “mayor cohesión” al equipo de gobierno.

El doble juego

“Soy el primer interesado en que surja la verdad y se esclarezcan las causas de estos hechos”, dice el Presidente, antes de los adjetivos. En esa línea se ha mantenido desde su primera declaración. A Luis Téllez, vocero de ocasión del gobierno federal, le ha correspondido fortalecer la hipótesis del accidente, incluso deslizando a los medios el posible “error humano”.

No se alude, en las explicaciones oficiales ofrecidas hasta el momento, a las fallas en la seguridad que comenzaron a ser señaladas desde que ocurrió el accidente. Pero mientras Téllez va ofreciendo pruebas de un “accidente”, el presidente Calderón se niega a darle ese nombre y destacados panistas sugieren la posibilidad de un atentado por la vía de insistir en la investigación a fondo.

“Están en un doble juego: Luis Téllez machaca la versión oficial del accidente y el Presidente y los panistas juegan con la posibilidad de un atentado. Quieren su Colosio para 2009”, dice un legislador priísta, pescado al término del acto mientras espera su automóvil.

Puede ser, admite el priísta, que como dice Germán Martínez, Mouriño haya sido el “arquitecto del triunfo electoral” de Calderón, pero el discurso presidencial lo quiere convertir también en pieza clave de la reforma de Petróleos Mexicanos. “No fue un actor relevante en esa reforma”, remata el legislador, en alusión a los ya célebres contratos familiares que inhabilitaron políticamente a Mouriño para negociar el tema energético.

A unos pasos, otro personaje espera su automóvil, un Audi gris, mientras el Paseo de la Reforma se inunda de bocinazos a causa de los camiones que van por los invitados, de las camionetas y autos lujosos que acuden por los funcionarios.

Como pollitos alrededor de mamá gallina, los dirigentes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación permanecen en bolita, atentos al menor gesto de la profesora Elba Esther Gordillo, quien hizo publicar tres esquelas para lamentar la muerte de Mouriño: una por el Partido Nueva Alianza, otra por el SNTE y una más a nombre propio.

Enfundada en un traje sastre negro, con una bufanda color hueso, la maestra no hace caso de los atentos líderes. Gira sobre sí misma a cada instante, mira hacia todos lados, impaciente. Sólo habla con el muy solícito secretario ejecutivo del sindicato, Rafael Ochoa Guzmán, quien no se cansa de apurar a los ayudantes por el carro de la maestra. Ella al fin se va, sin que nadie pueda preguntarle si se fue con Mouriño la alianza electoral con el Partido Acción Nacional.

Dos tandas de aplausos

La clase política observa, a su derecha, a las familias de las víctimas del avionazo, que ocupan una carpa levantada ex profeso. Padres, madres, esposas, hijos, reciben las condolencias del presidente Calderón, quien les entrega también las banderas que poco antes cubrían los féretros. Sólo los poderosos lentes de los fotógrafos alcanzan a tomar los gestos de dolor, las lágrimas.

Poco antes, el presidente del rebase por la izquierda acude a las bienaventuranzas de la liturgia católica (Mateo) para afianzar desde su cargo al Estado laico: “Sabemos que son bienaventurados los limpios de corazón,… bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, bienaventurados los que por causa de lo alto son insultados y se diga toda clase de calumnias en su contra, porque su recompensa será grande”.

Mouriño es, ya, merced a su prematura desaparición, símbolo de esa “nueva generación” de Calderón, una figura que huele a elecciones intermedias. Una generación de políticos, a juzgar por el discurso, que ha de ser no sólo leal a la democracia, sino también creyente. Porque, ¿quién insulta y persigue a los bienaventurados? Aquellos, explicaría un cura, cegados por las “fuerzas diabólicas” que niegan el advenimiento del reino de Dios.

No se baten palmas al finalizar el discurso. Pero un largo aplauso, solicitado por los organizadores, despide los féretros. Desde los altavoces anuncian que Calderón se retira. En lugar de hacerlo, camina hacia el principio de la fila de su gabinete y saluda uno por uno a sus secretarios. Nuevo aplauso. Muchos priístas y perredistas ya no se suman. Ni Marcelo Ebrard ni Carlos Navarrete, por ejemplo. El calderonismo, el partido arropa. La muerte de Mouriño y una de sus muchas consecuencias: la tregua en las filas azules. Sólo ahí, y eso tal vez.

06/11/2008

Carmen Aristegui, Entrevista: ¿Fue Atentado o Accidente lo del Jet donde iba Mouriño y Vasconcelos?

por Pok

Carmen entrevista a Samuel González, Especialista en Seguridad:

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Gracias a Pixel en Resistencia por los videos