¿Nacen los Estados Unidos de Europa?

por Pok

Para el FMI “el contagio podría ser amplio”

EEUU y la UE al borde de la quiebra ¿Nacen los Estados Unidos de Europa?

La sombra de una insolvencia de pago generalizada (producida por los déficit y la baja de recaudación fiscal) hace temer a los analistas del sistema un rebrote multiplicado de la crisis financiera, no ya a nivel de los bancos y entidades privadas, sino a nivel de los propios Estados capitalistas centrales, empezando por EEUU y Europa.

Por Manuel Freytas (Con información de la cadena BBC) IAR Noticias

Mientras en Washington demócratas y republicanos siguen negociando a contrarreloj un acuerdo para evitar que EEUU entre en cesación de pagos, los líderes de los países de la eurozona se reúnen este jueves en Bruselas para tratar de resolver la crisis de la deuda de Grecia y evitar que ésta se extienda a otros países de la eurozona.

Los emergentes socioeconómicos, políticos y sindicales del brutal ajuste fiscal en Grecia, exigido por el capitalismo usurario para “refinanciar” la deuda griega, además de proyectarse a otros países, como España, Italia Reino Unido y Portugal, ya se presenta como la mecha de una crisis generalizada que amenaza con implosionar las bases económicas, políticas y monetarias de la Unión Europea.

En ese marco, la UE continúa discutiendo una crisis que parece no disiparse en la zona del euro, pero esta vez ha incorporado una novedad en su agenda: los temores de que Italia se convierta en la próxima víctima de la turbulencia económica.

Después de Grecia, Italia posee la segunda mayor deuda pública en en relación con el Producto Interno Bruto (PIB), que equivale a cerca del 120% (la griega es de un 150% del PIB).

Los analistas señalan que es un día clave para el futuro del euro, quizás el más importante desde la creación misma de la moneda única europea.

Sobre la mesa de discusión en la capital belga habrá diversos asuntos clave, entre ellos el segundo paquete de rescate griego y el papel que los inversores privados deberán jugar en una hipotética reestructuración de la deuda helena.

No sólo se está hablando del segundo rescate griego y de la debilidad de la moneda europea, sino también de la posibilidad de que el gobierno italiano se vea eventualmente imposibilitado de hacer frente a sus compromisos financieros.

En EEUU, en tanto, siguen estancadas las discusiones entre el presidente, Barack Obama, y los líderes del Congreso sobre un presupuesto nacional que pueda ser aprobado por la mayoría de los legisladores.

Ninguno de los partidos quiere dar su brazo a torcer con respecto a cuánto y dónde recortar el gasto social o cómo cambiar el código impositivo para generar ingresos para así presentar un plan que reduzca la deuda nacional de US$14,3 billones.

La palabra “impuestos” es tabú para muchos políticos en EE.UU. El acuerdo al que se llegue también está ligado a un pedido del ejecutivo para elevar el nivel de endeudamiento del país para así cumplir con sus obligaciones financieras. De no aprobarse y promulgarse para el 2 de agosto, el gobierno federal entraría en cesación de pagos con un efecto que muchos analistas tildan de “catastrófico”.

En ese escenario, la idea de tolerar un “default” al menos parcial en Grecia, la posibilidad de expulsar a algunos países de la eurozona, e incluso, la propuesta de buscar la conformación de unos Estados Unidos de Europa, han venido ganando terreno en una crisis que exige soluciones drásticas.

Además, algunas informaciones llegadas desde Bruselas señalan que los líderes europeos también discutirán la posibilidad de imponer una nueva tasa a los bancos con la que financiar el rescate griego.

Pero pese a lo apremiante de encontrar una solución a los problemas del gobierno de Atenas, la canciller alemana, Angela Merkel, ha dejado claro que no se debe ser excesivamente optimista sobre los resultados que producirá la cumbre.

Grecia recibió su primer paquete de ayuda en mayo del año pasado, pero la crisis de la deuda no se ha frenado y la desconfianza de los mercados financieros no ha dejado de aumentar, llegando incluso algunos a sugerir que lo que está en peligro es la propia supervivencia del euro.

Los gobernantes europeos y los mercados financieros están reclamando que se alcance un acuerdo lo antes posible para evitar “daños mayores”.

El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, en una declaración que demuestra lo crucial del momento, aseguró que “nadie debe hacerse ilusiones” ya que “la situación es muy grave”.

“Hemos de encontrar una respuesta. De lo contrario, las consecuencias negativas se sentirán en todos los rincones de Europa y más allá”, dijo Barroso.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió este martes que la crisis de la deuda amenaza no solo a Europa sino también a la recuperación de la economía global.

El organismo aseguró que “el contagio podría ser amplio si las tensiones en los países de la zona euro en crisis se trasladan a otros miembros”, en una referencia velada a España e Italia, que en las últimas semanas han visto como los costes de financiar su deuda se han disparado.

Mientras, el presidente de EEUU, Barack Obama, telefoneó a la canciller alemana el martes por la noche para hacer hincapié en la importancia de solucionar la crisis para no arruinar la débil recuperación de la economía global.

Parece haber consenso en que Grecia necesita un segundo paquete de rescate, que sería de una envergadura similar al aprobado en 2010, que ascendió a US$156.000 millones.

Como señala la cadena británica BBC, Europa está despertando a la realidad que Grecia no enfrenta un problema de iliquidez sino de insolvencia.

Sin embargo, también hay una unanimidad creciente en que un nuevo paquete no será más que un parche que servirá para ganar tiempo pero que no solucionará los problemas fundamentales del endeudamiento griego.

Atenas ya ha implementado medidas de de austeridad de gran envergadura, incluyendo aumentos de impuestos, recortes en el gasto y venta de activos públicos.

Otro de los “impensables” discutidos en la actualidad es el de “invitar” a los países más débiles de la eurozona a tomarse unas “vacaciones” de la eurozona.

En su búsqueda por una salida a la crisis del euro, algunos líderes europeos están aceptando discutir temas que hasta hace semanas eran prácticamente tabú.

El jueves tendrá lugar la cumbre de los dirigentes de la eurozona para definir un posible nuevo paquete de salvamento para Grecia. Y muchos advierten que, de no hallarse una solución adecuada a los enormes problemas fiscales de ese país, se ahondará la turbulencia financiera.

Una de las propuestas que comienza a cobrar forma en estos días es la creación de una federación política, los Estados Unidos de Europa, que puede a la unión económica europea de la fragmentación.

La comisionada de la Unión Europea Emma Bonino sostuvo que. “Los Estados Unidos de Europa son la solución”.

La federación política permitiría tener mecanismos fiscales como los que existen en Estados Unidos, donde una zona del país puede ayudar a otra que afronte problemas económicos.

La falta de esos mecanismos apropiados en Europa, es señalada como uno de los detonantes de la actual crisis griega, en la que los países europeos más ricos como Alemania no consiguen reunir la voluntad política o los mecanismos institucionales para sacar a Grecia de su profunda recesión.

Pero una nueva federación política tendría que ser sometida a consideración de los votantes de los países europeos, en momentos en que la Unión Europea y muchas de sus instituciones afrontan un agudo desprestigio.

Además, el reconocimiento de la profundidad de la crisis por los propios líderes y autoridades monetarias, acompañado de anuncios de más ajustes salvajes, se convierte en la antesala natural de más explosiones sociales y conflictos sindicales contagiándose por toda la eurozona.

Un primer nivel de respuesta a “los ajustes salvajes” está conformado por las huelgas y protestas sociales violentas que amenazan con extenderse de Grecia a España, y desde allí a todos los países de la región puestos en la mira de los recortes de salarios y reducción de beneficios sociales como Portugal, Reino Unido e Italia, entre los más próximos.

Un segundo nivel de respuesta, todavía potencial, pero proyectado como emergente, es un proceso de “crisis de “gobernabilidad” política que va sobrevenir como emergente inexorable de las protestas sociales contra los gobiernos y la clase política.

En general, la sombra de una insolvencia de pago generalizada (producida por los déficit y la baja de recaudación fiscal) hace temer a los analistas del sistema un rebrote de la crisis financiera, no ya a nivel de los bancos y entidades privadas, sino a nivel de los propios Estados capitalistas centrales.

Este proceso de sobreendeudamiento (agregado a la caída de la recaudación por la desaceleración económica) no solo amenaza la estabilidad económica y la “gobernabilidad” del sistema en EEUU y Europa, sino que también (y como ya sucedió con los bancos y empresas privadas) puede hacer colapsar en cadena a los propios Estados capitalistas, tanto centrales, como subdesarrollados o emergentes.

Más de IAR Noticias:

En medio de los ajustes, el desempleo y el bajo consumo, fiesta corrida: Bancos y empresas de Wall Street cosechan ganancias siderales

La economía China sobrepasará la estadounidense: ¿debería preocupar?

El día que estalló Wall Street. Las redes funcionales del capitalismo financiero: Cómo se llegó al colapso

Un Comentario to “¿Nacen los Estados Unidos de Europa?”

  1. buenísimos estos comentarios, bastante esclarecedores de lo que está sucediendo en las economías de Europa
    y los Países emblematicos, modelos de buenos manejos de sus gobiernos. !gigantes con pies de barro!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.623 seguidores

%d personas les gusta esto: