Dejaron libre al asesino confeso de la hija de Marisela y ayer ésta fue asesinada frente a palacio de gobierno

por Pok

Marisela Escobedo Ortiz pedía justicia por la muerte de su hija y la asesinaron ayer a las puertas del palacio de gobierno

El asesino de la hija de Marisela confesó su crimen y lo dejaron en libertad el mes de abril pasado, ahora la Marisela esta muerta, la mataron mientras pedía que se procesara al asesino de su hija. La gente tiene valor para denunciar y es traicionada por el estado, los criminales quedan en libertad.

De qué sirve decirle a los ciudadanos que se “sacudan el miedo” y  denuncien, es palabrería, simulación, cuando la gente denuncia lo que es más probable que ocurra es la intimiden o la asesinen ya que vivimos en un país con un gobierno fallido, disfuncional que no quiere o no puede hacer su obligación de impartir justicia y dar seguridad a la población.

(En el minuto 50 inicia la declaración de su abogada que hace serios señalamientos.)

Video:

Notas Relacionadas:

Organizaciones se pronuncian contra el asesinato de Marisela Escobedo Ortíz

Si protestas te matan

Incendian negocio del esposo de Marisela Escobedo

.

9 comentarios to “Dejaron libre al asesino confeso de la hija de Marisela y ayer ésta fue asesinada frente a palacio de gobierno”

  1. la justicia en mexico es pura basura

  2. Este es un comentario dejado en otra entrada por el lector Gustavo Vargas:

    Puebla, Pué. a 18 de diciembre de 2010
    El homicidio de la activista de la Sra. Marisela Escobedo, que exigía justicia por el asesinato de su hija, enseña la impunidad existente ante el vacio de procuración de justicia.
    El llamado a perder el miedo a denunciar, hecho por el Secretario de Gobernación, resuena como retorica sin contenido en los oídos de los ciudadanos.
    El acontecimiento de Chihuahua deja claro que no hay garantías por parte del Estado, para que las víctimas no sufran consecuencias. Este caso, revela la vulnerabilidad de las víctimas que presentan una denuncia contra cualquier tipo de delincuencia.
    El asesinato de Chihuahua, muestra las fallas del sistema judicial, donde no hay credibilidad en las Agencias del ministerio público y los Jueces.
    No es suficiente, que los funcionarios y los políticos señalen su condena total y absoluta. La impunidad de los que delinquen sin castigo, se combate con esfuerzo, exigiendo justicia sin cansancio, con miedo tal vez , pero finalmente seguros de que nuestras denuncias deben continuar, para probar no; que tenemos razón, sino que los delincuentes están libres y pueden reincidir
    Reiteremos la verdad una y otra vez y sobreponiéndonos al miedo y dolor. Continuemos reclamando justicia. Quienes hemos denunciado, sabemos lo difícil y peligroso que nuestro paso trae como consecuencia , aceptamos el efecto, aun cuando en nuestra lucha nos encontremos solos sin poder político o económico que respalde nuestro reclamo.
    Ante la incapacidad para garantizar la justicia, nuestros aliados deben ser los medios de comunicación, solo la difusión hará llegar a mas mexicanos la negligencia institucional que estamos viviendo.
    Soy Gustavo Adolfo Vargas González, víctima de negligencia médica dictaminada por Cesamed en puebla, que después de 4 años de haber denunciado penalmente, me enfrento a la impunidad judicial para la resolución de mi caso.
    No siempre se mata con balas, a veces con simulación se logara el mismo efecto. Gustavovargas01@hotmail.com

  3. ¿Terminara el sexenio en Puebla, permitiendo la impunidad judicial?
    Esta es una pregunta que se hacen los miles de ciudadanos que creímos en que la cultura de la denuncia era una realidad, se pasaron seis años by descubrimos que solo fue una simulación de las autoridades.
    Se va el sexenio en Puebla y lejos de solucionar la situación, se colude con los servidores públicos del Poder Judicial , para que la justicia simplemente no llegue.
    Mi denuncia penal por responsabilidad medica y lesiones, contra el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, dictaminada por CESAMED, lleva 4 años y cinco Ministerios Públicos. Cartas al Procurador General de Justicia del Estado y cero respuestas del mismo, ¿se le olvido la obligación de contestar a los ciudadanos de acuerdo al derecho de petición, consagrado en el artículo OCTAVO CONTITUCIONAL? O simple y sencillamente ya termino su periodo y se va dejando la justicia para que otros la impartan.
    Entonces, ¿es verdad que justicia que no es expedita , no es justicia? En mi caso está probada y dictaminada la negligencia médica a petición de autoridad, calificadas las lesiones por el médico legista y no se hace nada, esperando que me aburra o que puedan archivar la denuncia. Sépanlo no sucederá.
    Seguiré el ejemplo de Isabel Miranda de Wallace, Maricela Escobedo y del Sr. Martí, aunque en mi caso no existe muerte ni secuestro, no deja de ser una injusticia por la cual debo luchar. Si algo me pasa, no tengo ningún enemigo y no pienso en suicidarme, indaguen en internet sobre quienes pueden tener interés en dañarme para que la justicia una vez más conserve su ceguera.
    Ojala que el Dr. Moreno Valle y su nuevo Procurador de justicia remuevan la podredumbre existente en los Ministerios Públicos, la Procuraduría de justicia y los juzgados, Puebla merece eso y más. A fin de cuentas el voto por el cambio de miles de poblanos, fue para eso.
    Gustavo Adolfo Vargas González
    Gustavovargas01@hotmail.com

  4. Justicia que no es expedita, no es justicia

    Al analizar la situación que guarda la averiguación previa Numero AP- 4634/2007/NORTE, interpuesta por Gustavo Adolfo Vargas González contra el Ortopedista Alfonso Pedraza Aguilera, se llega a las siguientes conclusiones:

    1. A esta fecha, se ha cambiado en seis ocasiones al titular de la agencia del Ministerio Publico mesa 4 norte/Puebla. lo sucedido es en el lapso de 4 años.

    2. Los cambios obedecen a necesidades administrativas? Sin embargo a la justicia parece olvidársele que los casos que llevan los Agentes del Ministerio Publico, son los que sufren dilación, simulación y en ocasiones tráfico de influencia.

    3. En la médida, que se continúen efectuando cambios de manera arbitraria, la justicia tardara en llegar y entonces el Sistema Judicial será el culpable del desdoro de la procuración de justicia en Puebla.

    4. Los que tienen averiguaciones pendientes se pregunta, si el próximo gobierno removerá de nuevo a los agentes del MP. En este caso; eso significara seguramente otros seis o siete meses de dilación en la solución de las consignaciones, pendientes o en su caso del archivo de las denuncias que no procedan.

    Gustavo Vargas González, se cuestiona como las docenas o cientos de afectados por la negligencia institucional, ¿cuánto más tendrá que esperar para encontrar justicia? En su caso existe dictamen de CEAMED y del médico legista que señalan negligencia médica, mal praxis, alejamiento de la Lex Artis de la medicina, omisiones varias, errores groseros, etc., así como lesiones ya reclasificadas y ratificación de los peritos médicos. Tuvo que soportar que el agente del Ministerio Publico consignara por un delito que nunca fue denunciado y que el juez, por lógica negara la orden de aprensión contra el médico tratante Pedraza Aguilera,

    ¿A quién benefician los cambios de Agentes del Ministerio Publico? A las víctimas o a los presuntos delincuentes? La respuesta no se deja esperar, Vargas González categórico responde, la afectada es la justicia, la credibilidad, la sociedad.

    Escuchara Rafael Moreno Valle, a las víctimas de negligencia medica que han denunciado las atrocidades cometidas por algunos malos médicos? Espero que sí, porque de lo contrario pasaran tres años cambiando a los Ministerios Públicos y la promesa de renunciar, en caso de no cumplir se volvería exigible. Por el bien de Puebla y los Poblanos deseamos que el gobierno entrante cumpla la palabra empeñada.

  5. La negligencia médica se comprueba, cuando el médico causante no da la cara, modifica u oculta documentos normativos y hábilmente corrompe a las autoridades del sistema judicial, para obtener impunidad.

    En puebla, actualmente existen muchos casos de negligencia médica, como consecuencia de la Mal Praxis, conocemos solo un pequeño porcentaje, nunca se sabrá el verdadero numero de víctimas porque la cultura del paciente, no permite tener el valor civil de denunciar.

    Los casos más dramáticos ocurren en ortopedia, donde hay médicos que operan de manera excesiva artroplastias (prótesis de rodilla), sin que sean indispensables, pues existen técnicas menos peligrosas y más económicas. La cirugía endoscópica de rodilla es una alternativa real

    Es un hecho de que algunos médicos lucran con las necesidades de los pacientes, aprovechando que actualmente muchos enfermos, pertenecen a instituciones que subrogan, medicina privada para los derechohabientes. El fideicomiso de pensionados del Sistema Banrural es solo una de esas instituciones, también ; los negligentes médicos se aprovechan de la escasa supervisión de las aseguradoras que tienen el seguro de gastos médicos mayores, o bien, por la práctica de la dicotomía se beneficia a prestadores de servicios y a proveedores de los mismos.

    En Puebla, Gustavo Adolfo Vargas González es una víctima de negligencia médica. Sufrió en 2006 una artroplastia, que pudo solucionarse por otro medios quirúrgico menos agresivo, ya que el médico tratante Alfonso Pedraza Aguilera, diagnostico bloqueo de rodilla.

    “A mí no me toca opinar sobre el tema medico”. Fue la Comisión Estatal de Arbitraje medico en Puebla, quien a petición de el Agente del Ministerio Publico y el médico legista ministerial , dictaminaron mal praxis, alejamiento de la Lex Artis de la medicina, negligencia médica, omisiones varias, falta de previsibilidad, errores groseros y otros calificativos que demuestran el mal actuar del Ortopedista . Alfonso Pedraza Aguilera.

    Una vez demandado, el Dr. Pedraza Aguilera acudió casi dos años después de mi denuncia al Ministerio Publico, en su declaración ministerial mintió reiteradamente, e incluso dijo que la Historia clínica en Consulta externa que debió elaborar en el lapso en que me atendió en su consultorio, no estaba en su poder, ya que lo había plasmado en el expediente clínico del Hospital Betania, lo cual no puede ser, ya que las instancias hospitalarias y urgencias son las que forman parte del expediente clínico, y no los eventos sucedidos en etapa de consulta externa. Extrañamente a las autoridades judiciales la falta del documento normativo que narra lo sucedido entre el paciente y el médico tratante, no tiene importancia, ya que han ignorado la inexistencia del mismo, que en otros casos de negligencia médica, deja en indefensión al médico tratante.

    Pedraza Aguilera , sin dar la cara se ha valido de sus contactos en el sector salud y en la Procuraduría de justicia, para amañar la averiguación previa a su conveniencia, la falta de ética y amoralidad se suma a su negligencia médica, sin embargo, Gustavo Adolfo Vargas González no está dispuesto a ceder en la exigencia aplicación de la justicia, pues ha demostrado que tiene la razón con el peritaje , la clasificación de las lesiones y muchos otros datos que integran la averiguación previa, a pesar de ello; el Ministerio publico en un alarde de prepotencia y simulación consigno al juez , por un delito no denunciado. El Juzgado uno de lo penal, subjetivamente y sin mediar investigación alguna, dictamino que no procedía la consignación, para ello , extrañamente y sin razón ninguna determino que las pruebas de Vargas González carecían de validez jurídica, cuando todos son documentos públicos y privados que el juez debió tomar en cuenta, no lo hizo, pues echaban por tierra la historia inventada del Pedraza Aguilera de que la Historia clínica en consulta externa está plasmada en el expediente clínico.

    Sin ánimo de lucro. Con el solo objetivo de ser una advertencia para los médicos negligentes, y una esperanza para las víctimas de negligencia médica e impunidad judicial, Gustavo Vargas González, está formando una asociación en Puebla, ha solicitado ayuda al Gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, para su constitución, registro y desempeño, tienen la finalidad de ser pacientes competentes y responsables, mismos atributos que exigen a los médicos.

    Termina diciendo Vargas González, no somos enemigos de los médicos, existen muchos (la mayoría) responsables, éticos y morales, nuestra asociación sebe ser un instrumento de los profesionales de la salud, que les permita aprender de los errores de quienes son negligentes, para depurar sus colegios de especialistas de quienes son una afrenta para su gremio y un peligro para la sociedad. gustavovargas01@hotmail.com

  6. Puebla; Pue. a 6 de junio de 2011.

    Magistrado David López Muñoz
    Presidente del H. Tribunal Superior
    de Justicia del Estado de Puebla.
    P R E S E N T E
    Sr. Presidente:
    Puebla ocupa el tercer lugar en el casos de negligencia médica, lo que debería justificar que el Sector salud y el Sistema Judicial, atiendan el foco de alerta, que indica que algo sucede en salud pública y procuración de justicia .
    El aumento de denuncias, es proporcional a la Mal Praxis médica. Aunque, el número de denuncias no refleja la realidad. Porque muchas víctimas, no denuncian por la creencia de que las denuncias no prosperan. Ninguna estadística refiere el número de víctimas, que eligieron el camino del silencio, porque no confían en la procuración de justicia.
    La cultura de la denuncia, debe dejar de ser un slogan oficial, para convertirse en oportunidad de obtención de justicia y reparación del daño, cuando así lo determinen la Averiguación Previa y el proceso judicial.

    El Sistema Judicial, debe garantizar pulcritud en la atención de averiguaciones previas y procesos judiciales. En mi caso en los últimos cuatro años no solo no se impartió justicia, sino que parcialmente se favoreció al médico denunciado, brindándole impunidad vía de la simulación y la corrupción.

    Las autoridades judiciales de Puebla, buscaron sistemáticamente que los denunciantes abortaran su intento de encontrar justicia. Prueba de ello es el número de denuncias archivadas “por falta de interés del denunciante”.

    Un reducido grupo de servidores públicos, favorecieron judicialmente al médico que me practico artroplastia en dos mil seis, impidiendo que el proceso judicial se desarrollara con apego a derecho. Ese grupo dio muestras de desaseo y proclividad en mi contra. Incluyo entre esos servidores públicos al Juez que atendió el proceso judicial 149/2010.

    Me permito hacer de su conocimiento, que la Averiguación Previa No. AP-4614/2007/Norte, interpuesta por el suscrito contra el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, fue atendida por seis distintos Agentes Ministeriales. El veintinueve de mayo del actual, fue consignada al Juzgado Penal Numero uno en esta Ciudad Capital, después de solventarse las irregularidades permitidas por el tercer Agente Ministerial a cargo de la indagatoria.

    Esta es la segunda vez, que el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera es consignado ante el Juzgado primero. En la primera ocasión, el tercer Ministerio Público a cargo de la indagatoria, consigno un delito que no denuncie. El Juez, al no comprobar la “operación innecesaria”, manifestada y tipificada en el pliego consignatorio por el Agente Ministerial obviamente negó la orden de aprensión.

    Ante el Ministerio Publico, demostré la responsabilidad profesional y lesiones. El Dictamen Pericial medico y la clasificación de lesiones del Médico Legista Ministerial, dan evidencia de la violación de las normas del adecuado ejercicio profesional, configurándose Mal Praxis, es decir; omisión por parte del Médico, de prestar apropiadamente los servicios a que estuvo obligado en su relación profesional con mi persona, omisión que dio como resultado perjuicio para el suscrito, causando a través de un acto propio de su actividad, y en relación causal y con culpa un daño determinado en mi salud; es decir; el médico dejó de cumplir con su deber y me causó un perjuicio definido.

    Comprobadas la causalidad y culpabilidad del presunto y la negligencia médica por el Dictamen de CESAMED, su ratificación, su ampliación y en el interrogatorio del Agente Ministerial al que fueron sometidos los asesores de CESAMED, el Agente del Ministerio Publico procedió con la consignación Penal, según estaba obligado.

    Los asesores de CESAMED, concluyeron Mal Praxis médica, alejamiento de la Lex Artis de la medicina, omisiones varias, negligencia médica, falta de previsibilidad, etc. En la atención brindada por el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera al suscrito, indicando que la causa de la infección que provoco mi discapacidad, fue posterior a la artroplastia practicada el veinticinco de febrero de Dos mil seis , por falta de previsibilidad al no retirarse intrahospitalariamente el catéter, que el médico coloco en mi pierna después de la artroplastia. La presencia por once días del drenaje en mi pierna, así como la falta de inoportunidad en la decisión de retirar a tiempo la prótesis infectada, causo la infección posoperatoria, que termino en artrodesis de rodilla, incapacitándome de por vida, como consta en autos dentro de la indagatoria referida.

    Asistiéndome la razón y habiendo probado ante la Autoridad Ministerial, el acto antijurídico cometido en mi contra por el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, estoy solicitando la intervención de la autoridad a su digno cargo, para que el proceso 149/2010, se efectué dentro de la ética y moral institucional a que está obligado el Juez Penal número uno, en estricto apego a derecho.

    Tengo pruebas del desaseo judicial existente a lo largo de casi cinco años de atención dada a la denuncia interpuesta. Por desgracia, y a pesar de los múltiples cambios que acertadamente la nueva Administración de la Procuraduría de Justicia del Estado ha hecho, en el caso que nos ocupa, los servidores públicos que participaron en conductas antijurídicas en mi asunto, aun están adscritos al Sistema judicial.

    Por tal motivo, refrendo y justifico mi petición de que la autoridad a su cargo, participe como garante de imparcialidad del juzgador. La falta de pulcritud y parcialidad, demostrada con el establecimiento de juicios personales y ausencia de investigación por parte del Sistema Judicial en el sexenio de Mario Marín Torres, lo requieren.

    La sociedad, debe conocer la verdad histórica y jurídica sobre la negligencia médica e impunidad judicial que me afecto. Junto a varias víctimas de mal praxis, trabajo en conformar una asociación civil, que proteja a quienes han sufrido la tragedia de negligencia médica, amparada por autoridades ministeriales y de procuración de justicia. Nadie debe transitar el tortuoso camino que he recorrido.

    Quedo en espera de la contestación que la presente le merezca, si considera que debó asistir a una cita con su persona, le suplico me lo haga saber, para acudir de inmediato.

    ATENTAMENTE
    Gustavo Adolfo Vargas González

  7. A la sociedad Poblana, a los médicos, a las Instituciones Sanitarias Públicas y privadas, a los Colegios Médicos , a las Autoridades de Procuración de Justicia, al Sector Salud especialmente COFEPRIS Y CESAMED.
    La Imprevisibilidad, negligencia, impericia, mal praxis, alejamiento de la Lex Artis de la medicina, omisiones y el encubrimiento medico hacia sus pares, son la punta del iceberg del problema de inseguridad Sanitaria que padece la sociedad.
    Gustavo Adolfo Vargas González, Gustavo Bierge Aguilar, Francisco Contreras, Urbelino Nava y Guillermo Michel Guzmán, son nombres de víctimas reales de negligencia médica generadas en los últimos años. Además de esos casos, existen miles de víctimas con secuelas o que han muerto, sin que a las Instituciones de Procuración de justicia y del Sector Salud lo hayan evitado .
    Los Servidores Públicos y prestadores de servicio médico profesional, rompen continuamente su compromiso con la moral y la ética. Hay estadísticas oficiales que apuntan al incremento de la mal praxis en la práctica médica pública y privada. Nadie atiende ni supervisa el ejercicio de esa profesión y menos atiende las demandas de sus víctimas. Ocupados en el sensacionalismo de quienes acuñaron la palabra víctima, únicamente para los sufren el flagelo de la delincuencia organizada.
    Nuestras diferencias con los actores sociales que siguen el grito de “ya basta”, son de carácter logístico. Nuestra lucha, la hacemos aislados, cuando debiéramos ser parte del tejido social reactivo a la injusticia.
    Sin embargo, no somos culpables de insensatez, al no organizarnos socialmente. Nadie espera ser víctima de negligencia médica ni padecer las secuelas que está le causa. Pese a su dramatismo, no podemos comprar nuestros casos con las notas salpicadas de sangre de las víctimas de la inseguridad pública. Como dijo Sicilia, “Hablar de ello no serviría más que para conmover lo que ya de por sí conmueve el corazón de la ciudadanía hasta la indignación”.
    Pero es prudente hablar, porque a las instituciones pareciera no importarles las victimas de negligencia médica. El sufrimiento y la indignación provocan gritos de desesperación. Pero sumarnos a ellos, no conduce a solución alguna.
    Como Victimas de negligencia médica, sabemos que nadie hará nada, que no seamos capaces de hacer por nosotros mismos. Esa es la razón que nos mueve a convocar a la sociedad civil, para que se sumen a un movimiento sin fines de lucro, que pretende aprovechar las experiencias en los campos judiciales y de la salud, con el objetivo de que nadie sufra lo que nosotros sufrimos, que nadie transite los oscuros caminos de la ley, como nosotros los transitamos, que nadie soporte la omisión del sector salud, parcial a los gremios médicos.
    Estamos hartos, porque al querer conocer la verdad histórica en nuestros casos , hemos sido incapaces de vencer, las inercias y atavismos que plagan de corrupción las esferas oficiales, que en lugar de servirnos nos combaten, ejerciendo una acción semejante al Bullying contra quienes se atreven a denunciar civil o penalmente la negligencia médica.
    La agresión, no es física. Es mil veces peor, no hacer caso a alguien que tiene la razón, que mandarlo golpear. El golpe de la indiferencia es más duro, primero atemoriza, después desgasta obligando a que la victima aborte su búsqueda de justicia.
    La corrupción en los Ministerios Públicos, es originada por la complicidad entre los que buscan impunidad, y los que venden protección judicial. La impunidad, se logra a base de tráfico de influencias, dadivas, compromisos y protección de los médicos por los médicos mismos, bajo el acuerdo no escrito de “hoy por ti mañana por mí”.
    La corrupción expone el fracaso del Estado. En México cualquier ciudadano puede ser violentado con impunidad. Las victimas de negligencia médica e impunidad judicial, somos violentas varias ocasiones, primero por la mal praxis médica y después por la Institución a la que tocamos la puerta buscando justicia y reparación del daño.
    Lejos de ser tratados y respetados como víctimas, somos “presuntos culpables”, por la ausencia de un ejercicio legal adecuado. Se victimiza a nuestros verdugos, convirtiéndonos en paranoicos especímenes que queremos fama y dinero.
    La ciudadanía ha perdido confianza en las instituciones, porque lo único que les interesa, es ejercer el poder cuando este, produce utilidades. Administran la justicia, olvidando que el derecho no se negocia, sino se ejerce.
    De las Instituciones del Sector salud y de Procuración de justicia, estamos hartos, por su prepotencia, venalidad, complicidad y por la degradación de sus valores morales y éticos. Han perdido incluso la dignidad y liberan u otorgan impunidad a nefastos profesionales de la salud que con un amparo en el bolsillo ejercen en los quirófanos.
    La apatía, los ha vuelto sordos ante el justo reclamo social. Conservan las burbujas de poder y enriquecimiento humillando a los ciudadanos, produciéndoles miedo y espanto. La corrupción y sus actos degradantes, envilecen él Estado de Derecho.
    El famoso “Si no pueden, renuncien”, de Alejandro Martí es retorica y no funciona, lo sabemos, después de observar miles de denuncias no atendidas. Simple y sencillamente porque no se quiere atenderlas.
    La espiral de negligencias médicas nos llevará a un camino sin retorno. Nadie administra sus responsabilidades, nadie parece tomar en serio que vivimos una emergencia nacional en materia de inseguridad sanitaria y judicial. Que requiere responsabilidad de los señores funcionarios que no hacen nada por servir, a quienes están obligados a hacerlo. Solo provocan que los casos de negligencia médica se olviden y pasen a los archivos muertos en lúgubres Agencias Ministeriales.
    La Asociación de Víctimas de Negligencia Médica e Impunidad Judicial, Dr. Santiago Ramón y Cajal, no va a tolerar la continuidad de esta patética situación. Exigimos cero tolerancias en actos de corrupción en las denuncias de negligencia médica, de nuestros agremiados y simpatizantes.
    Mantenemos viva la esperanza por encontrar justicia, combatiremos el miedo y el aislamiento que sufrimos. Derrotaremos la negligencia de las instituciones de Procuración y justicia y del Sector salud. La primera con su tortuguismo y proclividad para la defensa de quienes depredan la salud pública. El segundo, con un sistema de protección y regulación sanitaria, que lejos de hacer cumplir las normas oficiales mexicanas, dilatan la respuesta a los usurarios que piden su intervención.
    Después de tanta humillación soportada, convocamos a la ciudadanía y a los medios, con nuestro grito de indignación y cero tolerancias a la corrupción judicial y sanitaria, para que este país no se convierta en Fuente Ovejuna.
    Gustavo Adolfo Vargas González gustavovargas01@hotmail.com

  8. Verdad jurídica vs verdad histórica.
    El juicio de amparo tutela los derechos constitucionales del ciudadano, no tengo la menor duda que con ello se pretende proteger el derecho que asiste a los mexicanos, su estructuración jurídica obedece a la inseguridad del ciudadano común frente a las autoridades judiciales que la historia de México registra.
    Cumple una doble función, protege las garantías individuales del ciudadano y garantiza a la Constitución la inviolabilidad de sus preceptos.
    Dicen los que saben, que el amparo es una garantía procesal para el ciudadano. Cuando finaliza la vía judicial ordinaria y el ciudadano estima que se han vulnerado sus derechos fundamentales.
    Con esa idea, salí del Juzgado Penal Numero uno en Puebla, frente al sitio el letrero de un negocio, ofrece el trámite de fianzas y amparos en una hora.
    Después de escuchar y leer noticias, sobre amparos judiciales, que permiten a los delincuentes librar autos de formal prisión en cuestión de horas, me puse a pensar sobre mi asunto.
    Un Director de la CFE quedo en libertad gracias a un amparo y actualmente no se sabe su paradero. En el norte, capturaron un arsenal en el que había dos pistolas que pericialmente causaron homicidios, y un amparo libro a las personas involucradas a las que previamente se les había dictado auto de formal prisión.
    El Juzgado Penal Numero uno en Puebla, dicto auto de formal prisión por los delitos de lesiones a titulo de culpa, a mi demandado el ortopedista Alfonso Pedraza Aguilera. Antes del auto de formal prisión, se libro la orden de aprensión contra el inculpado, sobreseyéndose el amparo interpuesto por el médico. En el primer amparo, el juzgado de distrito me hizo llegar la copia que me corresponde como tercer interesado, en la segunda ocasión, a casi un mes de haber interpuesto el amparo no he recibido la copia que me corresponde, del juzgado decimo primero. Amparo No. 139/2011.
    Puede ser, que próximamente el juzgado dicte sentencia, y sabré si se le niega el amparo provisional o se le concede definitivamente. Si sucediera lo segundo, recurriré al recurso de revisión.
    A casi seis años de estar luchando entre averiguaciones previas, juicios penales, Dictámenes de CESAMED, ampliaciones de los mismos, interrogatorios a los asesores que dictaminaron negligencia médica, imprevisión, omisiones, alejamiento de la Lex Artis de la medicina, mal praxis, etc. El amparo protege a la persona que me lesiono en su actuar medico, lo que representa una afrenta a la verdad histórica.
    La sociedad está cansada de conocer la verdad jurídica, que como dijo el Presidente Calderón continuamente es distinta a los hechos que los ciudadanos conocemos. La interpenetración judicial, no siempre tiene la razón y a menudo como la prensa lo registra, cometen errores que ponen en la cárcel a inocentes, y protegen con amparos a los médicos que continúan en los quirófanos dañando la salud de los mexicanos.
    Los mexicanos tenemos derecho a la certeza y la justeza de la ley. Pero existen serias dudas de que esos principios jurídicos se cumplan en las denuncias penales.
    El amparo, protege las garantías individuales y los Derechos del inculpado. ¿ quién y dónde quedan los míos?
    Ojala el juez encargado de resolver el amparo del Dr. Pedraza Aguilera, valore la verdad jurídica VS la verdad histórica. Ojala se pregunte, porque no recibí la copia que corresponde al tercer interesado afectando mis derechos. Ojala los jueces en México, se den cuenta que los ciudadanos estamos al pendiente de nuestras causas legales. A fin de cuentas, fue el Poder Judicial quien lanzo la campaña de la denuncia ciudadana.
    En este año político, debe mostrarse interés de que los juicios penales no duren años sin solución. No como actos de campaña, sino como obligaciones que deben respetarse.
    Gustavo Adolfo Vargas González.
    gustavovargas01@hotmail.com
    Asociación de víctimas de negligencia médica e impunidad judicial.

  9. San Andrés Cholula, Puebla a 21 de noviembre de 2011

    El Dr. Alfonso Pedraza Aguilera no elaboro la Historia Clínica en Consulta externa, la autoridad encargada de la protección y regulación sanitaria en Puebla (COFEPRIS), pretende no darse cuenta de la violación a la norma cometida por el ortopedista.

    En su consultorio, el Dr. Pedraza Aguilera sabía que existía un proceso infeccioso postoperatorio, lo trato con lavado de la herida y antibióticos orales. No reconoció, en su primera versión de historia clínica la presencia de infección, como tampoco lo hizo, en su declaración ante el Ministerio Publico, tampoco lo hizo en la Averiguación Previa 4634/2010/Norte y el Proceso Penal 148/9/2010.

    En mi denuncia penal y/o querella, denuncie y comprobé los hechos. CESAMED, emitió Dictamen pericial que concluyo negligencia, alejamiento de la Lex Artis de la medicina, mal praxis, errores groseros, faltas de previsibilidad, omisiones varias, etc., cometidas por Pedraza Aguilera.

    Bajo protesta de decir verdad, ante la formal prisión y orden de aprensión dictadas en su contra por el Juez Penal numero uno de Puebla, el Dr. Pedraza Aguilera solicitó dos amparos por ambas sanciones punitivas, con argumentos que deberían ser parte de la Historia Clínica en Consulta externa, según los Juicios de Amparo 950/2011 y 139/2011 ante juzgados de Distrito, Pedraza Aguilera literalmente cita:

    · ”Por los descuidos de dicha persona, regreso el día siete de marzo del 2006, con una infección por no llevar la dieta adecuada que el médico encargado le había ordenado, por lo cual se le realizo lavado de la herida y se le recetaron los antibióticos para combatir la infección, volviéndole a indicarle que se cuidara tanto en su persona como en su alimentación”.

    · “ No obstante lo anterior , el Sr. Gustavo Adolfo Vargas González , con fecha veinte de marzo del 2006, vuelve a regresar con infección , para lo cual se le volvió a tratar medicamente con lavado quirúrgico, antibióticos y estudios de laboratorio, en cuanto se estabilizo se le dio de alta con la constancia de que no tenia infección, volviendo a regresar el treinta de marzo de 2006 , con dolor en la rodilla derecha , practicándole un segundo lavado quirúrgico estabilizándolo”

    A pesar de ostentarse especialista en ortopedia y sub especialista en cirugía de rodilla, Pedraza Aguilera mintió, olvidando que la verdad es enemiga de la mentira. El juzgado no reparo en sus falsos argumentos, si se analizan las siguientes premisas:

    1. Una dieta inadecuada (si fuera verdad que la hubo) no genera infección. La infección tiene etiología y puerta de acceso al organismo.

    2. El paciente no es culpable de imprevisibilidad médica, pudiéndose con prevención evitar riesgos de infección.

    3. El uso de antibióticos orales, no es suficiente para atender una infección postoperatoria.

    4. El médico debió solicitar cultivos de laboratorio. No existe evidencia de los mismos hasta el veintiuno de marzo de 2006.

    5. Lavar la herida y curar tópicamente no fue suficiente para solucionar la infección postoperatoria, debió practicar lavado quirúrgico desde el momento en que se percato de la infección (siete de marzo).

    6. Detectada la infección, a pesar de haberme atendido en dos ingresos hospitalarios, me dio de alta regresando a su consultorio el veinte del mismo mes con infección. Transcurrieron trece días para efectuar el primer lavado quirúrgico. El 21 de marzo me pactico lavado quirúrgico, dándome de alta sin esperar el resultado del cultivo de laboratorio. Copia del mismo me fue entregado por el laboratorio Ítalo Galla el 28 de marzo, regresando a consulta el 29 con resultado positivo a Staphiloccocus epidermidis. Conociendo la infección, es absurdo que no retirara el material protésico.

    7. El 30 de marzo, fui sometido a un segundo lavado quirúrgico, Pedraza Aguilera, decidió no retirar la prótesis infectada. Mintiendo al Juez al mencionar que fui dado de alta con constancia de que no había infección.

    8. No mencionó en su solicitud de amparo, que me entrego una carta el cuatro de abril, donde señaló que debía ir a la ciudad de México (hospital Mocel), para ser tratado por Ortopedia e Infectologia para el retiro o recambio de la prótesis infectada. Este documento obra en autos y es prueba irrefutable de su inclinación a la mentira.

    9. El día cinco de abril de 2006 ( 42 días después de la artroplastia), fui intervenido para retirar la prótesis infectada iniciándose antibioterapia y doce lavados quirúrgicos que concluyeron con la artrodesis en mi pierna derecha.

    La información apócrifa de Pedraza Aguilera, entregada a COFEPRIS en su segunda versión de Historia Clínica en Consulta externa y la contenida en los amparos 950/2011 y 139/2011 respectivamente del juzgado séptimo y decimo primero de Distrito, no son compatibles cronológica, cuantitativa ni cualitativamente, resaltando la omisión de registrar la existencia de infección al séptimo día de la cirugía.

    Existen elementos para no retardar la impartición de justicia, en los juzgados y en el sector salud, sin embargo la impunidad protege a un profesionista, al que sus pares señalan como falto de previsibilidad y alejado de la Lex Artis de la medicina.

    En su defensa, Pedraza Aguilera menciona que el Juez no tomo en cuenta el dictamen pericial a su favor de dos ortopedistas, omitiendo reconocer que quienes lo elaboraron fueron sus primero y segundo ayudante en la Artroplastia y lavados quirúrgicos, lo que les sitúa en conflicto de intereses. Se inconforma de que un segundo “ dictamen” de una médico cirujano del Consejo Médico Legal, no fuera tomado en cuenta a su favor, sin mencionar que quedo demostrado en autos que la emisión de ese dictamen incumplió el protocolo para elaboración de dictámenes del propio Consejo Médico Legal, y fue elaborado por una doctora no especialista, que incumplió en forma y fondo con un dictamen pericial.

    Se concedió amparo para fines de mediación. Proceso omitido por seis Agentes del Ministerio Publico y un juez que tuvieron bajo su encargo la averiguación previa y la consignación penal. No puedo estar en desacuerdo, con el beneficio que el Juez concedió a mi ofensor, él sabe de leyes y dicta sentencias, pero es inexplicable; que a más de un mes el proceso penal 149/2011 no haya sido remitido al Ministerio Publico de Origen, para dar cumplimiento el mandato del juez de distrito y citar con fines de mediación a las partes en conflicto.

    La administración e impartición de justicia en Puebla, tienen la oportunidad de demostrar que en la Entidad aunque tarde, se trabaja conforme a derecho y se respeta la Ley. Ojala lo hagan.

    Atentamente

    MVZ Gustavo Adolfo Vargas González

    San Andrés Cholula, Puebla.

    gustavovargas01@hotmail.com

A %d blogueros les gusta esto: