Las Malvinas son Argentinas, son América Latina

por Pok

Los ingleses ya abandonaron Hong Kong, lo devolvieron a China, así de simple es lo que tienen que hacer en América Latina, no sólo los ingleses, sino también los franceses, holandeses y los USAmericanos, dejar que sus colonias regresen a quienes pertenecen, ¿o necesitamos empezar a armarnos con bombas atómicas en América Latina para que nos respeten?. Solidaridad desde aquí con los Argentinos. América Latina para los latinoamericanos.

Cristina Fernández: Las Malvinas no es capricho, sino una “autodefensa”

La situación de Malvinas no sólo viola las resoluciones de la ONU, sino también “la propia lógica del siglo XXI que condena todos los colonialismos”.

En la Cumbre de la Unidad, la presidenta argentina dijo que las potencias representadas en el Consejo de Seguridad de la ONU “siguen utilizando ese lugar de privilegio para desoír el derecho internacional”.

Dpa/La Jornada
Publicado: 22/02/2010

Cancún, QRoo. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, agradeció hoy lunes el apoyo de América Latina y el Caribe contra la decisión de Gran Bretaña de empezar a explorar hidrocarburos en las Islas Malvinas y afirmó que oponerse es un “ejercicio de autodefensa de todos”.

En un discurso de 20 minutos en la cumbre de que se realiza en la Riviera Maya, Fernández dijo que las potencias representadas en el Consejo de Seguridad de la ONU “siguen utilizando ese lugar de privilegio para desoír el derecho internacional”.

La grabación del discurso fue distribuida a periodistas por la presidencia argentina, ya que las transmisiones del circuito de televisión de la cumbre fueron suspendidas después del mensaje inaugural del presidente de México, Felipe Calderón.

Fernández afirmó que Argentina “va a persistir con vocación democrática, con vocación de pleno respeto a los derechos internacionales” en su reclamo y agotará todas las disposiciones y resoluciones que “tiendan a reafirmar nuestra soberanía sobre los archipiélagos del sur”.

No se trata de un “capricho”, añadió, sino un imperativo emanado de la Constitución.

La mandataria recordó que desde 1965 hubo diez resoluciones del pleno de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en las que se pedía a ambos países sentarse a discutir y se prohibía tomar decisiones de carácter unilateral en las Islas Malvinas.

El archipiélago está bajo dominio británico desde 1833 y fue motivo de una guerra entre los dos países en 1982, que costó la vida a 649 argentinos y 255 británicos. Pese al rechazo argentino, la empresa británica Desire Petroleum anunció que hoy iniciaría la exploración en aguas cercanas a las islas.

Fernández señaló que la plataforma que se ha instalado al sur de las Malvinas está “en clara violación a todas y cada una de las disposiciones de Naciones Unidas”.

“Esto puede ser utilizado como un ejemplo de un siglo XXI donde la disputa de los recursos naturales va a ser el gran escenario internacional”, indicó. “El siglo XXI va a ser, sin lugar a duda, la gran discusión sobre los recursos naturales de todos los que estamos aquí sentados y de los que no estamos aquí también”.

Cuando la Argentina tomó la decisión de obligar a los barcos que circulen entre el continente y las Malvinas a solicitar autorización al gobierno argentino, desde el Foreign Office británico se “agitó el fantasma de una eventual amenaza bélica” por parte de Argentina, señaló Fernández.

La mandataria manifestó que se trata de un “ejercicio ridículo, un ejercicio de cinismo”, porque los gobiernos democráticos argentinos han demostrado su vocación pacífica.

Agregó que el diferendo suscitado con Gran Bretaña es un claro ejemplo de lo que sucede en el derecho internacional.

“Quienes tienen un sillón permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas pueden violar una y mil veces sistemáticamente las resoluciones de Naciones Unidas, mientras que el resto de los países se ve obligado a cumplirlas bajo pena de ser declarado un país enemigo, con calificaciones más duras, bajo pena de ser invadido militarmente o intervenido políticamente”, denunció.

La situación de Malvinas, agregó, no sólo viola las resoluciones de la ONU, sino también “la propia lógica del siglo XXI que condena todos los colonialismos”.

A %d blogueros les gusta esto: