Claude Lévi-Strauss, un hombre interesado en los porqués de todos los hombres

por Pok

Levi-Strauss,-Claude

Claude Levi-Strauss 1908-2009

(1908-2009)

Claude Lévi-Strauss, intelectual, 1908-2009. Una de las más importantes figuras académicas del siglo XX, preconizó la aplicación del método estructural en las ciencias sociales.

Levi Strauss trasladó a sus trabajos antropológicos la teoría estructural del lingüista Roman Jakobson, fundando la antropología estructural. La tesis de que el hombre está sometido a sistemas estructurales inconscientes atraviesa toda su obra.

Con sus libros, de lectura atrapante, influyó no sólo en la antropología, la investigación de religiones y mitos, sino también la filosofía y la historia. Su bestseller publicado en 1955 Tristes trópicos apareció en tiempos de descolonización y apostó a la revalorización de los llamados “pueblos primitivos”.

Algunos fragmentos de Tristes Trópicos(1957) y Antropología Estructural (1958):

Un individuo consciente de ser objeto de un maleficio está íntimamente persuadido, en función de las más solemnes tradiciones de su grupo, de que está condenado; parientes y amigos comparten esa certidumbre. A partir de ese instante, la comunidad se retrae: uno se aleja del maldito y le trata, no sólo como a alguien ya muerto, sino como a una fuente de peligro para sus cercanos; en cada ocasión que se presenta y a través de todas sus conductas, el cuerpo social sugiere la muerte a la desdichada víctima, la cual ya ni pretende siquiera escapar a aquello que considera su ineluctable destino. Muy pronto se celebrarán por ella los ritos sagrados que la conducirán al reino de la muerte…

——-

Ciertas sociedades dejan reposar a sus muertos: mediante homenajes periódicos, éstos se abstendrán de perturbar a los vivos; si vuelven será a intervalos y en ocasiones previstas. Y su visita será bienhechora, ya que los muertos garantizarán con su protección el regular retorno de las estaciones, la fecundidad de los jardines y de las mujeres. Todo ocurre como si se hubiera firmado un contrato: a cambio del culto razonable que se les dedica, los muertos permanecerán en su sitio y los temporarios encuentros entre ambos grupos siempre estarán dominados por la preocupación de los intereses de los vivos. Esta fórmula está muy bien expresada por un tema folklórico universal; es el del muerto reconocido: un rico héroe rescata un cadáver de manos de unos acreedores que se oponen a su entierro. Le da sepultura. El muerto se le aparece en sueños y le promete éxito con la condición de que las ventajas que obtengan sean equita-tivamente repartidas entre ambos. En efecto, el héroe gana rápidamente el amor de una princesa a la que logra salvar de numerosos peligros con la ayuda de su protector sobrenatural. ¿Tendrá que poseerla juntamente con el muerto? Pero la princesa está bajo un encantamiento: mitad mujer, mitad dragón o serpiente. El muerto reivindica su derecho; el héroe se somete; el muerto, satisfecho con esta lealtad, se contenta con la porción maligna, que toma por ade-lantado, dejando al héroe una esposa humanizada…

——-

Para los sabios, el alba y el crepúsculo son un solo fenómeno, y así pensaban los griegos, pues los designaban con un sustantivo calificado de diferente manera, según se tratara de la noche o de la mañana. Esta confusión expresa con claridad la dominante preocupación por las especulaciones teóricas y una singular negligencia por el aspecto concreto de las cosas. Es posible que un punto cualquiera de la Tierra se desplace por un movimiento indivisible entre la zona de incidencia de los rayos solares y aquella de donde la luz se retira o vuelve. Pero en realidad, nada se diferencia tanto como la tarde y la mañana. El nacimiento del día es un preludio; su ocaso, una obertura que se produce al final y no al comienzo como en las viejas óperas. El rostro del sol anuncia los momentos que seguirán: sombrío y lívido cuando las primeras horas de la mañana sean lluviosas; rosado, liviano, vaporoso, cuando brille una clara luz. Pero la aurora no predice cómo continuará el día. Compromete la acción meteoroló-gica y dice: va a llover, va a hacer buen tiempo. Con la puesta del sol ocurre algo diferente; se trata de una representación completa con un comienzo, una parte media y un final. Y este espectáculo ofrece una suerte de imagen reducida de los combates, triunfos y derrotas que durante doce horas se han sucedido de manera palpable, pero también más retardada. El alba sólo es el estreno del día; el crepúsculo es un repetido ensayo.

He ahí por qué los hombres prestan más atención al sol poniente que al sol naciente; el alba sólo les proporciona una indicación suplementaria del termómetro, del barómetro y —para los menos civilizados— de las fases de la luna, el vuelo de los pájaros o las oscilaciones de las mareas. Mientras que el crepúsculo los exalta, reúne en misteriosas configuraciones las peripecias del viento, del frío, del calor o de la lluvia a las que ha sido lanzado su ser físico. Los juegos de la conciencia también pueden leerse en esas constela-ciones algodonosas…

Lévi-Strauss y las estructuras sociales inconscientes

2 comentarios to “Claude Lévi-Strauss, un hombre interesado en los porqués de todos los hombres”

  1. Se están acabando los genios del Siglo XX, es decir que ese siglo en que nacimos la mayoría de los seres humanos vivos en la actualidad es ya pronto historia. Levy Strauss nos puso en la relidad del hombre como ninguno otro y rompió el paradigma del hombre superior, dándole al racismo su golpe más efectivo y nos dejó un mensaje que muchos no quieren ver, que la humanidad marcha a su propia destrucción. Es maravilloso leer a Levy Strauss

  2. Es que en realidad estamos siempre dentro de un grupo y en el hay tradiciones y normas. Aunque creo que muchas de ellas no tienen validez en la actualidad. Es que si seguimos copiando los modelos negativos de nuestra sociedad nada podremos cambiar de fondo.
    Hay que ver siempre la escencia divina ( por llamarlo de algún modo) en todos los seres que habitan el planeta para darles su lugar y respetar la vida.
    Es un autor al que no conocía . Gracias por la selección de los textos. Es muy interesante.
    Y por supuesto que todo lo que ocurre a nuestro alrededor nos sorprende; yo creo que espor que nos rebasa . Que buena descripción de el alba y el crepúsculo.

A %d blogueros les gusta esto: