Cambio climático y transgénicos: el negocio

por Pok

Los Gigantes Genéticos quieren “venderse” como los salvadores del clima

Publicado en Rebelión y Ecoportal.net

Escucha el artículo, clic en el icono:

Las mayores empresas mundiales de semillas y productos agroquímicos están acumulando centenares de patentes monopólicas sobre genes de plantas, que luego pretenden comercializar como cultivos modificados genéticamente para resistir presiones ambientales tales como sequía, calor, frío, inundaciones, suelos salinos y otras.

BASF, Monsanto, Bayer, Syngenta, Dupont y socios de la industria de la biotecnología presentaron 532 solicitudes de patentes (un total de 55 familias de patentes) sobre genes llamados “resistentes al clima” en oficinas de patente de todo el mundo.

Frente al caos climático y a una profundización de la crisis alimentaria mundial, los Gigantes Genéticos encabezan una ofensiva para “venderse” como los salvadores del clima. El énfasis puesto en los genes llamados “resistentes al clima” es una excelente oportunidad para promocionar los cultivos transgénicos como panacea para resolver el problema del cambio climático.

Pero el “arreglo técnico” que suponen las semillas patentadas no aportará las estrategias de adaptación que necesitan los pequeños agricultores para lidiar con el cambio climático. Esas tecnologías de propiedad exclusiva no harán más que concentrar el poder corporativo, aumentarán los costos, inhibirán la investigación independiente y debilitarán aún más los derechos de los agricultores a conservar e intercambiar las semillas.

La apuesta de los Gigantes Genéticos es solicitar patentes de amplio espectro sobre genes relacionados con presiones ambientales –no solamente sobre una especie única de planta modificada genéticamente sino también para una secuencia genética sustancialmente similar en prácticamente todos los cultivos alimentarios transgénicos. Además de Estados Unidos y Europa, las oficinas de patentes de los principales países productores de alimentos como Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, México y Sudáfrica también están inundados de solicitudes de patentes. Monsanto (la mayor compañía de semillas del mundo) y BASF (la mayor firma química del mundo) formaron una sociedad colosal de 1 500 millones de dólares para manipular genéticamente la tolerancia al estrés en plantas. Juntas, las dos empresas acaparan 27 de las 55 familias de patentes (49%) identificadas por el Grupo ETC.

Impacto

Las comunidades campesinas del Sur global —las que menos han contribuido a las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero— están entre los sectores más amenazados por el caos climático creado por los países más ricos del mundo.

El Sur ya sufre la gigantesca huella ecológica de carbono del Norte.

¿Acaso ahora las comunidades rurales quedarán a merced de la especulación con el cambio climático? Las patentes amplias que abarcan hasta los rasgos llamados “resistentes al clima” se están tragando fondos y recursos que bien podrían destinarse a estrategias campesinas, asequibles, para la supervivencia y adaptación al cambio climático.

Después de décadas de fusiones y adquisiciones en la industria de las semillas, acompañadas de una sostenida disminución del fitomejoramiento por parte del sector público, las 10 mayores compañías de semillas controlan el 57% del mercado mundial en el rubro.

A medida que se agrava la crisis del clima existe el riesgo de que los gobiernos exijan a los agricultores que adopten rasgos biotecnológicos específicos que se considerarían medidas de adaptación esenciales.

¿Los gobiernos se verán presionados a dar a las empresas biotecnológicas carta blanca para utilizar la ingeniería genética –y evadir las normas de bioseguridad— como último recurso para resolver las condiciones climáticas extremas?

El informe completo está en www.etcgroup.org
ETC GROUP- RED POR UNA AMERICA LATINA LIBRE DE TRANSGENICOS

One Comment to “Cambio climático y transgénicos: el negocio”

  1. OJO CON EL ARROZ !!!!!

    NUESTRO HUMANITARIOS «PRIMOS» DEL NORTE,EN CONTUBERNIO Y CON LA CLARA APROBACION DE NUESTRAS MAGNIFICAS Y HONORABLES AUTORIDADES QUE NO HACEN OTRA COSA QUE VELAR POR EL INTERES DE LOS MEXICANOS, NOS ESTAN HACIENDO EL FAVOR DE VENDERNOS ESTA «CHULADA» DE ARROZ.

    Activistas de Greenpeace, con los ojos vendados, comen arroz ante la Secretaría de Salud, en protesta porque esta dependencia no informa qué clase de arroz está entrando a México procedente de Estados Unidos, luego del escándalo de contaminación transgénica del cereal estadounidense.

    El arroz que está llegando a nuestras mesas no está autorizado para consumo humano. Es parte de un experimento que se salió de control en los Estados Unidos.

    En agosto de 2006, el gobierno estadounidense reconoció que sus cargamentos de arroz estaban contaminados con un transgénico no apto para consumo humano que «se fugó» de campos experimentales. Aunque rápidamente las autoridades de Estados Unidos «autorizaron» este transgénico, no pudieron evitar la cancelación de compras de arroz estadounidense por parte de Japón y de los 25 países de la Unión Europea. Esto provocó el desplome de los precios de este cereal.

    Desde el primer momento, Greenpeace ha solicitado al gobierno mexicano acciones urgentes, pues en el mundo, México es el principal comprador de arroz estadounidense. Se estima que 70 % del arroz que comen los mexicanos proviene de Estados Unidos, por lo que el riesgo de que estemos comiendo el arroz contaminado es muy alto.

    En agosto y septiembre pasados, la Comisión Federal de Prevención contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) de la Secretaría de Salud tomó muestras del arroz importado para enviarlas a laboratorio y analizarlas. Sorpresivamente, no ha querido informar los resultados de estos análisis.

    Aunque el gobierno mexicano ha decidido guardar silencio sobre este problema, es necesario que toda la gente se entere de esta situación que amenaza la salud de los mexicanos. Tú puedes ayudarnos difundiendo esta información entre tus amigos y familiares.

    En este momento SÓLO ES SEGURO comer el arroz que porta el sello del Consejo Mexicano del Arroz, pues este cereal es producido en México y está libre de la contaminación.

    Difunde esta información y sigue de cerca nuestras actividades para exigir que las autoridades informen a la ciudadanía y protejan de manera efectiva la salud de los mexicanos..

    Soriana, Chedrahui y Central de Abastos venden arroz contaminado.

    Reenvía este correo a un familiar o amigo, ellos también pueden ciberactuar. Al convertirte en ciberactivista actúas en la protección del medio ambiente desde cualquier lugar y a cualquier hora, a través de tu computadora.

    Dra. María Cristina Saldaña Fernández
    Profesora Investigadora
    Centro de Educación Ambiental e Investigación Sierra de Huautla (CEAMISH), UAEM
    Av. Universidad 1001
    Colonia Chamilpa
    Cuernavaca
    Morelos, C.P. 62210,
    Tel/fax ( 777) 3 29 70 19

A %d blogueros les gusta esto: