Mujer indígena sentenciada a 21 años de cárcel por secuestro de seis agentes armados de la AFI: aunque usted no lo crea!

por Pok

Detrás de la Noticia
Ricardo Rocha
El Universal
Jueves 05 de marzo de 2009

Yo soy Jacinta

Y ella es una mujer indígena, otomí, de 42 años. Acaba de ser sentenciada a 21 años de cárcel. Aunque usted no lo crea, por el secuestro de seis agentes armados de la AFI. Sí, leyó usted bien. Fue acusada con otras dos mujeres. Un juez la halló culpable porque, para él, la prueba presentada por la PGR fue contundente: una fotografía de un diario local donde aparece Jacinta asomándose al borlote de lo que pasó en su pueblo hace tres años ya.

El 26 de marzo de 2006 seis AFI llegaron amenazantes y sin uniforme a Santiago Mexquititlán, en Querétaro. Ahí, en el tianguis, Jacinta y sus compañeras vendían aguas frescas. Llegaron los agentes y comenzaron con destrozos, despojos y exigencias de tributo con lujo de violencia quesque por hallar mercancía pirata. Fuenteovejunescamente, los pobladores cercaron a los intrusos para exigirles identificación y la orden que justificara su proceder. Éstos se negaron, pero también se rajaron. La tensión crecía y comenzaron los gritos de protesta y justicia de la gente por tanto abuso. A llamado de los intrusos se apersonaron un agente del MP y el jefe regional de la AFI. Prometieron reparar los daños con mercancía decomisada —más bien robada— de otros tianguis, de otros pueblos. Ante la negativa popular se comprometieron a compensarlos con dinero. Se fueron y dejaron “en garantía” a un agente que no fue molestado. Regresaron a las siete y pagaron lo pactado.

Pero se la guardaron al pueblo. Y se desquitaron con Jacinta, a la que el 3 de agosto llevaron con engaños a la ciudad de Querétaro. Ahí la acusaron falsamente; ahí la juzgaron de inmediato en español, cuando sólo hablaba otomí; ahí presumieron su culpabilidad antes que su inocencia; ahí la tienen presa; ahí la sentenciaron a 21 años de prisión; ahí le destrozaron la vida y a su familia.

Así, Jacinta es una víctima más de la intolerancia rabiosa que caracteriza a los gobiernos panistas como el que ahí encabeza Francisco Garrido Patrón, que no ha movido un dedo en defensa de una de sus gobernadas. ¿Cómo si es una india de pueblo?

Así se repite la historia de la furia discriminatoria y racista de los poderosos en este país. Como cuando se les inventaron delitos a Rodolfo Montiel y Teodoro Cabrera, indígenas ecologistas de Guerrero que lucharon contra los caciques talamontes. Una vez más el menosprecio inhumano que nos avergüenza en la memoria de doña Ernestina Ascensio, abusada y asesinada por militares y muerta por diagnóstico presidencial de gastritis crónica. Nomás acordémonos de Aguas Blancas y Acteal. De Atenco, condenados a más de un siglo de cárcel por defender sus tierras. Otra vez la más brutal represión de estos gobiernos contra los que se atreven a alzar la voz ante las injusticias.

Hay ahora un movimiento encabezado por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, al que me sumo gustoso, para exigir juicio justo y liberación de quien sólo ha cometido tres grandes pecados en este país: ser mujer, ser indígena y ser pobre. Por cierto, se llama Jacinta Francisco Marcial. Y yo soy ella.

Video: Carmen Aristegui entrevista a os abogados del caso

17 comentarios to “Mujer indígena sentenciada a 21 años de cárcel por secuestro de seis agentes armados de la AFI: aunque usted no lo crea!”

  1. Estoy completamente indignada, pero conmigo misma!!!!!! No es posible que no vea màs allà . Que pasa con nosotros los mexicanos? por favor, quiero ayudar, pero no sè de que forma………POR FAVOR. ayùdenme a ayudar a estas personas, yo vivo en cancùn, pero debe haber alguna forma para hacer algo en ayuda de ellos.

    • Gracias por tu comentario. Hay varias cosas que hacer; difundir estos hechos, pedir a los medios que informen sobre ello, sobre todo a la TV (que no lo hace o lo hace a medias), que esos medios hagan foros donde debatan estos temas y donde varios analistas serios den sus puntos de vista (no sólo los locutores de esos medios, ej “Tercer grado” que es una simulación de debate), mostrar el apoyo a las organizaciones de derechos humanos que están denunciando estos atropellos y no sólo a las ONGs, también a periodistas que abordan los temas como es en este caso Ricardo Rocha. Y nosotros mismos denunciar otros actos similares a nivel local de los que tengamos conocimiento y exigir que se aclaren.

  2. Ana Cecilia, Pokama
    Muchas gracias por su indignación y por su apoyo a esta causa. Efectivamente, hay formas como podemos ayudar. Lo importante es no permanecer pasivos o indiferentes ante infamias como ésta. Además de lo sugerido por Pokama, un grupo de indigandos estamos sugiriendo estas acciones:
    I. Por favor, firmemos la petición internacional que se le hará llegar a las autoridades federales. Es presión social. Es importante que sepan que no permitiremos que se sigan violentando nuestros derechos humanos:
    http://www.thepetitionsite.com/1/Yo-Soy-Jacinta-Libertad-Para-Jacinta-Ahora%20
    II. Unámonos también a la campaña del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro. Mandemos una carta al ministro responsable de la resolución del amparo que podría liberar a Jacinta, para que sepa que la sociedad está al pendiente de este caso, y que su decisión se encuentra bajo el escrutinio público:
    http://centroprodh.org.mx/2008/index.php?option=com_content&task=view&id=106&Itemid=1
    III. Un grupo de indignados hemos empezado a organizarnos. Por el momento, ante la falta de recursos y conocimiento, el medio de contacto es un grupo en Facebook: “Yo también soy Jacinta”. Creemos que los medios virtuales pueden llegar a tener alguna utilidad, por pequeña que sea. El grupo pretende servir como espacio de organización, al menos entre aquellos que disponemos de servicios de internet, así como de difusión de noticias relacionadas con el caso. Por favor, no subestimemos la importancia de las pequeñas acciones.
    IV. Bloggeros, articulistas, estudiantes… todos podemos ayudar, dandole difusión al caso, al grupo y especialmente a las acciones de apoyo a Jacinta. ¡Pasemos de la indignación a la acción! Yo también soy Jacinta.

  3. k desepcion de GOBIERNO y por desgracia todos son iguaaaaaaaaaal

  4. Vemos con indignacion este tipo de medidas judiciales que condenan injustamente a Jacinta Francisco Marcial y lo que ella significa, el mensaje de su detencion y el proceso irregular en el que se le imputan cargos absurdos por el “secuestro” de 6 elementos de la AFI completamente armados y en total ventaja por la indefencion de esta ciudadana. Hace pensar que el castigo para todos aquellos que se atrevan a defender sus legitimos derechos tendran el mismo destino. como comerciantes del estado de jalisco tambien hemos padecido de esta suerte de pérsecucion y criminalizacion por parte de los gobiernos panistas de ultraderecha que no conciben las necesidades esenciales y tratan de acallar las voces inconformes con el recurso de la represion y con ello escarmentar a un inocente en una demostracion de poder absoluto. Nos solidarizamos con Jacinta en lo particular y con todas las luchas del pueblo mexicano. Todos somos Jacinta

    • Hola Salvador, gracias por su comentario y su solidaridad y en efecto, no es sólo Jacinta es toda la ciudadanía que estamos siendo agraviados de diferentes maneras

  5. PoKaMa y todos los interesados
    De nueva cuenta me encuentro visitando los espacios que amablemente nos han dado cabida a los indignados. Lamentablemente, lo hago para darles a conocer una triste noticia:
    El pasado 7 de este mes, el magistrado Hanz Muñoz López dictó una resolución en la que le niega la libertad a Jacinta Francisco. El magistrado se limitó a remitir de nueva cuenta el caso al juez cuarto de distrito que ya la había encontrado culpable, para que revise las irregularidades que cometió. Pero contrario a lo que esperabamos, el magistrado Muñoz le negó de nueva cuenta el derecho de presumir su libertad. Pareciera que el sistema se empeña en “probar” (amañadamente) la supuesta culpabilidad de Jacinta. Se trata de un absurdo, indignante y vergonzoso, para todos los mexicanos, y para quienes estén a favor del respeto de los derechos humanos.
    Ante un sistema mounstrosamente poderoso solo nos queda tomar fuerza a través de la unión. Por favor, solidaricemonos con Jacinta. Continuemos colaborando con la campaña del Centro Pro. Ejerzamos presion sobre nuestras autoridades. Busquemos espacios para postear o para divulgar la información del caso. Cualquier otra propuesta u oferta de apoyos, por favor, contactennos en el grupo “Yo soy Jacinta” (Facebook).

  6. En efecto, es una infamia. Pero no hay paso atrás. Nuestra indignación es cada vez mayor y seguiremos insistiendo hasta lograr su liberación. Les dejo el link del espacio donde convergemos los indignados que apoyamos a Jacinta:
    http://www.facebook.com/home.php?#/group.php?gid=56414973949&ref=ts

    El grupo tiene un detalle, está sujeto a Facebook. Pero les dejo dos correos con los que también pueden ponerse en contacto:
    everlim@hotmail.com
    trichinela@hotmail.com

    Gracias Pokama y todos aquellos que comparten nuestra indignación.

    • Gracias a ti y si tienes algún comunicado o artículo de periódico que hable de ello déjamelo por favor como mensaje y yo lo pongo como post para difundir mas cosas, es que ando corto de tiempo pero te pido que todo lo que haya nos lo pases por favor ok? Gracias!

  7. Perfecto, es un hecho… sí tenemos información y por supuesto que te la hacemos llegar. Justo ahora voy de entrada por salida, pero será lo más pronto posible.
    Saludos!

  8. Jueces reabren caso Jacinta por irregularidades
    El Centro Prodh señala que pese a que se reconocieron contradicciones en el juicio contra las indígenas, en los hechos todavía se insiste en su culpabilidad en el secuestro de seis agentes de la AFI

    El caso de la indígena otomí Jacinta Francisco Marcial, condenada a 21 años de prisión junto con Alberta Alcántara y Teresa González, por el secuestro de seis agentes de la Agencia Federal de Investigación (AFI) será revisado, por lo que las pruebas serán revisadas de nuevo ante las irregularidades presentadas en el caso.

    En un comunicado, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro (Centro Prodh) señala que pese a que el magistrado Hanz Eduardo Muñoz López, encargado de procesar la apelación de la sentencia, reconoció que hubo irregularidades en el caso, omitió presumir la inocencia de Jacinta y ordenó de nuevo el desahogo de pruebas.

    Reconoce irregularidades, pero omite presunción de inocencia

    El juez reconoció contradicciones en las declaraciones de los testimonios de los agentes de la AFI, además de que aceptó que posiblemente “los hechos se hayan derivado de una negociación consentida y propuesta por los servidores públicos de la Procuraduría General de la República (PGR)”.

    El Centro Prodh criticó el fallo sobre la apelación: “con la sentencia dictada por el Tribunal Unitario se refrenda la negativa a reconocer la presunción de inocencia de Jacinta y a presumir en los hechos lo contrario: su culpabilidad, aun cuando la acusación en su contra es absurda.

    “En la actualidad las instancias de justicia son empleadas deliberadamente, abusando de figuras como el secuestro, para castigar o inhibir expresiones de protesta o descontento popular”, señala el comunicado.

    Por otra parte, la asociación civil seguirá con la defensa de las tres indígenas, además de invitar al público a seguir con la campaña por la liberación de las tres mujeres.

    Parte de la campaña fue el envío de cartas al magistrado Muñoz López para exigir la liberación de la indígenas, así como la impresión de mil 500 postales de solidaridad con Jacinta. El comunicado anuncia que habrá nuevas acciones a favor de las mujeres en su sitio de internet.

    La historia de Jacinta

    La señora Marcial es una indígena otomí que vivía en Santiago Mexquitlán y fue arrestada el 3 de agosto de 2006, acusada de haber secuestrado a seis agentes de la AFI, proceso por el cual se le condenó a 21 años de prisión y dos mil días de salario mínimo de multa.

    Sus defensores señalan que la acusación es un “desquite” en contra del pueblo, pues el 26 de marzo de aquel año, agentes de la corporación sin identificación y sin uniforme llegaron a la plaza central de la comunidad, y despojaron a comerciantes de su mercancía, alegando que se trataba de piratería.

    Los afectados protestaron y la tensión hizo que el jefe regional de la AFI y el agente del Ministerio Público de la Federación en San Juan del Río acudieran a para dialogar con la gente, y se comprometieron a pagar el daño ocasionado por sus agentes. Uno de los policías se quedó como “garantía”, pues las autoridades dijeron que tenían que trasladarse a San Juan del Río para conseguir el pago.

    El incidente terminó por la tarde de aquel día, pero fue el hecho por lo que se acusó y sentenció a la señora Marcial.

    Publicado por El Universal el 15 de abril de 2009
    http://www.eluniversal.com.mx/notas/591130.html

  9. Magistrado ordena otro juicio contra 3 indígenas
    En Querétaro hallan errores en proceso contra Jacinta Francisco

    QUERÉTARO, Qro.— El procedimiento judicial de la indígena otomí, Jacinta Francisco Marcial, deberá de ser repuesto por contener múltiples irregularidades, ordenó el magistrado del Tribunal Unitario, Hanz Eduardo Muñoz López.
    Jacinta está acusada de secuestrar a seis agentes federales (afis) por lo que fue sentenciada a 20 años de prisión. Sin embargo, sus abogados Andrés Díaz y Leopoldo Maldonado lamentaron que la revisión del caso haya quedado en manos de Rodolfo Pedraza Lojghi, que es el mismo juez que la condenó hace cuatro meses.

    Junto con las también indígenas Alberta Alcántara y Teresa González, el 19 de diciembre de 2008, Jacinta fue sentenciada por el juez cuarto de Distrito, quien la encontró culpable de haber secuestrado a seis oficiales de la (AFI), el 26 de marzo de 2006, en la comunidad indígena Santiago Mexquititlán, municipio de Amealco.

    Ese día, los agentes realizaron un operativo para decomisar productos apócrifos en el tianguis de la localidad, acción que molestó a los afectados, quienes exigieron a los federales pagar los daños causados, pues destrozaron su mercancía.

    Jacinta, si bien se encontraba en el mercado, no intervino en la acción, como tampoco fue afectada, pues vendía paletas y aguas, no “piratería”.

    Leopoldo Maldonado, litigante adscrito al Centro Agustín Pro, comentó que dicho organismo asumió la defensa de la indígena queretana en segunda instancia, en enero de 2009, interponiéndose el recurso de apelación en representación de la mujer indígena.

    No se reconoce inocencia

    Éste recayó en el Tribunal Unitario del 22 Circuito, con sede en Querétaro, a cargo del magistrado Muñoz López.

    Desde el punto de vista del abogado, “las numerosas irregularidades en el proceso permitían al magistrado restituir los derechos de Jacinta para modificar la sentencia y devolverle su libertad”.

    No obstante, dijo, en su resolución del 7 de abril, López Muñoz “se limitó a ordenar la reposición del procedimiento; es decir, regresó el expediente al juez Pedraza Longhi, para que de nuevo se desahoguen pruebas”.

    En su fallo, el magistrado reconoce que existen “contradicciones sustanciales” en los testimonios de los seis agentes que dicen haber sido “secuestrados” por las indígenas.

    Sin embargo, “ante la duda, el juez no absolvió a Jacinta, sino que optó por sentenciarla”.

    Publicado por El Universal, el 16 de abril de 2009
    http://www.eluniversal.com.mx/estados/71439.html

  10. El caso, en manos del juez que la condenó

    Repondrán proceso contra una indígena acusada de secuestro

    Carolina Gómez, Alfredo Méndez y Mariana Chávez
    Reporteros y corresponsal
    Pese a haber encontrado “contradicciones sustanciales” en el proceso contra la indígena otomí Jacinta Francisco Marcial, quien lleva dos años y medio en la cárcel acusada del secuestro de seis elementos de la Agencia Federal de Investigación (AFI), el tribunal unitario de circuito número 22, con sede en Querétaro, determinó reponer el procedimiento en lugar de absolverla, informó el abogado Luis Arriaga Valenzuela.

    El también director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, y Santiago Aguirre, coordinador del área de defensa integral de dicha organización, detallaron que el magistrado del citado tribunal, Hans Eduardo Muñoz López, devolvió el expediente al juez cuarto de distrito de Querétaro, Rodolfo Pedraza Longhi, a fin de que éste desahogue nuevamente pruebas.

    De esta forma, la misma autoridad que condenó a Jacinta a 21 años de prisión tendrá el caso en sus manos. Esto, señaló Arriaga, “implica alargar su prisión, aun cuando no se compruebe su presunta culpabilidad. Vemos con preocupación e indignación esta medida porque, ante la duda, no se le absolvió, sino que se optó por continuar el encarcelamiento”.

    El Consejo de la Judicatura Federal confirmó ayer que el magistrado Muñoz López encontró “contradicciones sustanciales” en las afirmaciones de los agente federales, municipales y testigos que acusaron de secuestro a Jacinta, condenada en 2006 a 21 años de prisión y al pago de una multa de 2 mil días de salario mínimo. Por estas inconsistencias se ordenó al juez de primera instancia reponer a la brevedad posible el procedimiento penal y efectuar diversos careos entre los denunciantes y la acusada.
    Esta decisión alargará el juicio entre dos y seis meses, tiempo en el que Jacinta continuará en la cárcel, ya que el delito de privación ilegal de la libertad es grave y los indiciados no tienen derecho a libertad provisional.

    El órgano colegiado recordó que Jacinta fue señalada, junto con Alberta Alcántara y Teresa González, como responsable de encabezar a un grupo de entre 80 y 100 personas que en marzo de 2006 retuvieron a seis integrantes de la AFI en un mercado de Santiago Mexquititlán, Querétaro, donde los policías realizaban un decomiso de discos piratas.

    En Querétaro, Andrés Díaz Fernández, abogado del Centro Prodh, dijo: “En este momento ya no hay sentencia para Jacinta, ya no está condenada a 21 años de cárcel; sin embargo, va a seguir en prisión preventiva indefinidamente, hasta que se realicen los nuevos careos.”

    Estela Hernández Jiménez, hija de la indígena, dijo que en su familia se sienten “más confundidos, más desesperados y más ignorados” porque han recurrido a los tres niveles de gobierno sin respuesta alguna.

    El centro Pro analiza la posibilidad de llevar el caso a instancias internacionales porque “es evidente que se está criminalizando la protesta”.

    Publicado por La Jornada, el 16 de abril de 2009
    http://www.jornada.unam.mx/2009/04/16/index.php?section=estados&article=041n1est

  11. PoKaMa, ¿sería mucho pedirte una dirección de correo? Sería unicamente para mandarte un pequeño PDF.
    Saludos!

    • sí, no hay problema, en realidad ahí esta donde dice Escríbenos” en la barra de la derecha pero es buzon.pocamadre@gmail.com… al ver la información pense en hacer un video con ella pero busqué y encontré uno de Ricardo Rocha de “reporte 13” lo voy a poner de todos mosdos si hay noticias nuevas me avisas por favor.

      PD Ever, ¿hay algún otro modo de ayudar, enviar cartas a alguna autoridad o cualquier otra cosa?

A %d blogueros les gusta esto: