Narcoterrorismo en México, en Jaque Calderón

por Pok

Pero quién esta detrás de todo este narcoterrorismo? USA y la CIA? Carlos Salinas? El Yunque? Tal vez nunca se sepa, aunque podremos acercarnos a la respuesta viendo a quién beneficia.

Carlos Montemayor (La Jornada)

Los atentados terroristas perpetrados en la ciudad de Morelia el pasado 15 de septiembre suscitaron en gran parte de los medios mexicanos e internacionales diversos enfoques sobre la relevancia del narcotráfico en México y su paralelismo con Colombia.

En el atentado en Morelia es dificil tener dudas, es narcoterrorismo

En el atentado en Morelia es "difícil tener dudas", es narcoterrorismo" Foto: Iván Sánchez

Esos enfoques distorsionan en varias direcciones la vida política de México, a veces magnificando el conflictivo proceso del narcotráfico en nuestro país, otras confundiendo y olvidando el derrumbe real de nuestra vida económica, y otros momentos tratando de capitalizar políticamente, o mejor, partidariamente, la escalada de violencia de los cárteles del narcotráfico. Un ejemplo contundente y grave es el proyecto de Presupuesto de Egresos que se avecina para el próximo ejercicio de 2009: incremento notable a las partidas de Sedena, SSP y Cisen, y decremento en las áreas de salud, educación y seguridad social. Este enfoque de política presupuestal demuestra que la administración federal supone que los graves conflictos del país se resolverían con más aparatos de represión y reducción de garantías, y aleja la atención del empobrecimiento y estancamiento real de la economía nacional, que se encuentra en el sótano de los 20 países latinoamericanos analizados por la Cepal. Lo ocurrido en Morelia puede rendir, pues, óptimos resultados mediáticos al gobierno mexicano.

Difícil tener dudas acerca del atentado: es narcoterrorismo. Se trata de una acción inédita cometida en la tierra natal del presidente Felipe Calderón, que fue el estado donde se inició la guerra mediática y militar contra el narcotráfico. En muchos sitios del país, por otra parte, desde hace meses, han proliferado narcomantas denunciando la parcialidad gubernamental de esta guerra. Se trata de un cambio de mensajes al gobierno federal: de las narcomantas y los ataques a población civil (Creel y Ciudad Juárez, en Chihuahua; Ocoyoacac, en el estado de México; Mérida, en Yucatán), a granadas de fragmentación. Estamos, por tanto, ante un proceso gradual, ascendente y continuado.

Y en efecto, tenemos una posible similitud con la Colombia de los años 80: la fuerza económica, social y armamentista del narcotráfico, por un lado, y la porosidad y corrupción de políticos, de estructuras policiales y militares y algunos cuadros de la administración pública en carreteras, aeropuertos, aduanas o puertos, por otro. Todo esto es reflejo de los insuficientes e ineficaces servicios de inteligencia, situación que se ha agudizado en las pasadas cuatro administraciones federales. La guerra contra el narcotráfico carece de servicios de inteligencia y es sumamente errática. Es un caldo de cultivo para avivar el sometimiento policial y militar de México a los proyectos de seguridad hemisférica de Estados Unidos mediante proyectos como el Plan Colombia y el Plan Mérida. (seguir leyendo)

——-

El hampa tiene en jaque a Calderón

La crisis de seguridad gravita pesadamente sobre el gobierno de Felipe Calderón. La incidencia de crímenes y muertes violentas continúa elevándose y por toda la nación se reclaman acciones gubernamentales más eficaces. Las autoridades reconocen que, más allá del impacto social, la inseguridad y la violencia tienen un costo económico. Desde el punto de vista político, la ola delictiva es también perjudicial: podría costarle muy caro al partido gobernante en las elecciones intermedias de 2009.

Además del crimen callejero común, el número de secuestros en el país ha crecido con velocidad, casi 40% entre 2005 y 2007, según las estadísticas oficiales, que no reflejan muchos secuestros que no se reportan. En fecha reciente la atención se enfocó en el caso de Fernando Martí, de 14 años, hijo de un acaudalado hombre de negocios. Fue secuestrado en junio y su cadáver fue localizado en la cajuela de un automóvil el 1º de agosto.

En total, ha habido alrededor de 3 mil homicidios en lo que va del año, la mayoría relacionados con el narcotráfico. Hace poco se agregaron a la lista el asesinato de una familia completa, niños inclusive, y el descubrimiento de 12 cuerpos decapitados en el estado de Yucatán.

Después de las manifestaciones a escala nacional, a principios de septiembre la policía federal efectuó una serie de las detenciones de prominentes jefes de la droga en el estado de Tabasco, y encontró y detuvo también a cinco personas, entre ellas el líder de la banda que aparentemente secuestró y asesinó a Martí. Sin embargo, como el cabecilla es un ex policía, la detención sirvió para resaltar el nivel de participación de la propia policía y las fuerzas de seguridad mexicanas en actividades criminales. (seguir leyendo)

——-

Que no secuestren nuestra agenda democrática

Atentado contra el Estado

Independence Day

One Trackback to “Narcoterrorismo en México, en Jaque Calderón”

A %d blogueros les gusta esto: