Peña Nieto y los planes militares de Estados Unidos

por Pok

Pablo Moctezuma Barragán*

No bastó la llamada precipitada de Barack Obama para felicitar a Peña Nieto cuando ni siquiera se habían terminado de contar los votos, sino que ante el gran movimiento que se desarrolla en todo México por la invalidez de la sucia elección del 1 de julio, el 25 del mismo mes Hillary Clinton se vio obligada a hablarle por teléfono a Peña Nieto para reiterar la felicitación y abordar el tema de la seguridad y la “responsabilidad compartida” de Estados Unidos-México. Para ellos es de vital importancia apoyar la imposición de Peña Nieto.

La política de los partidos Revolucionario Institucional y Acción Nacional ha provocado la escalada de la intervención militar de Estados Unidos en México, particularmente desde la firma de la Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte y de la Iniciativa Mérida, con el pretexto de la colaboración en la “guerra contra el crimen”. Pero detrás de esta fachada, Washington ha cocinado una “alianza estratégica” que no es más que la subordinación militar de
México a los objetivos de construcción imperial de Estados Unidos, la integración militar de México a sus planes bélicos. Quieren dominar a nuestras Fuerzas Armadas y policiales como lo hacen con Canadá, donde pueden intervenir a su antojo y mandan jóvenes a la guerra de Afganistán, o como en tantos países como Colombia y otros muchos infestados de bases militares y marines gringos.

El pasado 12 de julio se presentó un informe del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos que ordenó su presidente, el demócrata John Kerry, con el objetivo de plantear las estrategias bilaterales a desarrollar con Enrique Peña Nieto, al que ya consideran futuro presidente. En el informe proponen el envío de más financiamiento y personal estadunidense a México, y la elaboración de reformas policiacas y judiciales que convengan a Estados Unidos. Una nueva estrategia que no es más que la consolidación de la injerencia y el control de las Fuerzas Armadas sobre México. La forma que seleccionaron es la Academia de Seguridad Pública, que ya abrió las puertas en San Salvador Chachapa, Puebla, en mayo de 2012, por el embajador estadunidense Anthony Wayne, y que según Felipe Calderón “es un ejemplo para el resto del país”. Dicha academia “de formación policial” es una base militar disfrazada. Ahí actúan la Oficina Federal de Investigación, el Servicio Secreto de Estados Unidos, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, el Servicio de Investigación Criminal Naval y otras agencias estadunidenses. La primera piedra de la instalación la puso el 10 de mayo de 2011 Keith Mines, director de Iniciativa Mérida, un militar proveniente de Afganistán. En ella actúan las fuerzas militares y policiacas de Estados Unidos y que se extenderá, según el informe de Kerry, mandando asesores yanquis a Chihuahua, Nuevo León, Sonora y Tamaulipas. Además de crear equipos especializados en por lo menos 21estados (David Brooks, La Jornada, 13 de julio de 2012), los autores del mencionado informe en el Senado de Estados Unidos sugieren que “el gobierno estadunidense incremente esfuerzos para la implementación de mecanismos de rendimiento de cuentas al interior de las fuerzas policiacas federales y estatales en México”. Paso a paso se avanza en el objetivo planteado por el Comando Norte en octubre de 2002, de poner a todas las Fuerzas Armadas y policiales bajo el mando único del Pentágono.

El objetivo estadunidense ha sido integrar –o anexar– a Canadá y México como parte de su seguridad interna y como base territorial propia que le sirva de plataforma en su lucha por mantener la hegemonía de su imperio. El objetivo –no declarado– a largo plazo es disponer de bases militares y plataformas para su programa de misiles en nuestro territorio, disponer de nuestros jóvenes para las guerras que prepara en todo el orbe y desde luego aprovechar nuestros diversos recursos, en particular los energéticos. Estados Unidos nos quiere integrar a sus planes. Es de preocuparse si nos informamos de qué está preparando Washington para su lucha mundial.

En primer lugar Estados Unidos promueve el armamentismo. El 14 de junio Andrew Shapiro, secretario asistente de Asuntos Políticos y Militares, informó que en ese ámbito ya rebasaron en 50 mil millones de dólares en el año fiscal 2012, lo que representa un incremento de 20 mil millones sobre el año fiscal 2011 (y todavía quedan más de tres meses). Y eso que en el año fiscal 2011 se rompió récord al vender 30 mil millones… Paradójicamente este frenesí armamentista lleva a que incluso en Estados Unidos el desquiciado James Holmes haya matado a 14 personas en el estreno de la película Batman.

Barack Obama no detiene la escalada militar que inició Bush y aumentó el presupuesto de defensa a más de 700 mil millones de dólares, siete veces el presupuesto conjunto de China y Rusia y más de la mitad del presupuesto militar mundial, que es de 1.2 billones de dólares. Pero para la Agencia Central de Inteligencia, las “amenazas contra Estados Unidos son China, Rusia y la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

Hace ocho meses el director de la Inteligencia Nacional, del gobierno de Barack Obama, Dennis Blair, dio a conocer el informe de Estrategia de inteligencia nacional de Estados Unidos, publicado cada cuatro años, en el que se afirmaba que “Rusia, China, Irán y Corea del Norte plantean los mayores desafíos para los intereses nacionales de Estados Unidos”.

La riesgosa política estadunidense contra Rusia y China y los planes de guerra contra Siria y Corea pueden disparar guerras regionales o guerras mundiales, lo que es inaceptable. El Premio Nobel de la Paz Barack Obama sigue ocupando Irak y Afganistán mientras amenaza a Siria, Irán y la República Democrática Popular de Corea (Corea del Norte). Sus planes actuales incluyen una nueva base de marines en Australia, una presencia naval de gran escala en los océanos Pacífico e Índico, y nuevas ventas de armamento a Taiwán, Corea del Sur, Japón y otros aliados de Estados Unidos en la región; todos estos esfuerzos están dirigidos a “contener” el poderío bélico de China. La política estadunidense es peligrosa y puede incendiar el mundo. El demócrata Obama provoca a China vendiendo 6 mil 400 millones de dólares en armas a Taiwán, lo que llevó al congelamiento de sus relaciones militares con China.

Como parte de los preparativos de guerra de Estados Unidos para dominar Asia, el gobierno de Corea del Sur está construyendo otra base naval en la isla Jeju, diseñada para albergar 20 barcos de guerra, aviones portadores de bombas nucleares, submarinos nucleares y dos destroyers Aegis integrados dentro del sistema de defensa de misiles. Esta base va a incrementar las tensiones internas en Asia, y dado que Estados Unidos y Corea del Sur tienen un Acuerdo de Defensa Mutua y un Acuerdo Estratégico de Flexibilidad, Estados Unidos puede introducir sus fuerzas militares sin ninguna consulta previa, por lo que de hecho se aumenta la presencia militar estadunidense en la región del Pacífico Asiático y se incrementa el potencial de guerra. El secretario de defensa León Panetta ha indicado que Estados Unidos “está preocupado sobre China”, por lo que ha estacionado 85 mil tropas en Corea del Sur y Japón. Hay que recordar que desde 1953, luego de ser derrotados por el heroico pueblo coreano, Estados Unidos se ha rehusado a firmar el prometido tratado de paz con la República Democrática Popular de Corea.

Al contrario, el 22 de junio Estados Unidos y Corea del Sur desarrollaron maniobras masivas de guerra con fuego vivo a 15 millas al Sur de la frontera con Corea del Norte. De acuerdo con fuentes militares, son las más grandes desde la Guerra de Corea. Hubo grandes explosiones y aviones y helicópteros volaron repetidamente sobre el área escogida muy cerca de la frontera con Corea del Norte, lo que es muy peligroso. Escogieron un punto muy cerca de China, lo que es una provocación y muestra los preparativos para una guerra agresiva. En estas maniobras integraron a los militares japoneses. Recordemos que Estados Unidos ocupa Japón con 38 mil soldados y bases militares y Corea del Sur con más de 28 mil 500 soldados en bases militares, incluyendo armas nucleares.

El 28 de marzo pasado en Washington, Peter Lavoy, secretario de Defensa para Asuntos de Asia y el Pacífico, declaró que el Pentágono planea aumentar el poder antimisiles estadunidense en la región Asia-Pacífico y que no claudicará en sus planes de desplegar sus misiles balísticos y bases militares en la zona. Así garantizan su política expansionista de cara a Rusia y China.

En el mundo árabe, del Océano Atlántico al Golfo Pérsico, están promoviendo una mezcla letal de militarismo, monarquismo y teocracia. Los estadunidenses están armando a Arabia Saudita con la intención de reclutarla a su alianza en el Golfo Pérsico y acelerando sus planes de guerra contra Siria e Irán. Donde ya han impuesto el “cambio de régimen” como Irak y Afganistán podemos constatar que la realidad se ha descompuesto enormemente, aumentando la violencia, el caos y la intervención de Fuerzas Especiales que violan todas las leyes internacionales. En Siria, Estados Unidos arma y apoya a fuerzas que califica como “rebeldes”, pero se sabe que son terroristas y mercenarios.

África ofrece un claro ejemplo del nuevo enfoque militar en acción. En los últimos dos años Estados Unidos ha intervenido reiteradamente en el continente: en Libia, usando a la Organización del Tratado Atlántico Norte y apoyando a los “rebeldes”; enviando tropas a Uganda y al Sur de Sudán; usando drones (naves aéreas no tripuladas) e interviniendo en la guerra civil en Somalia. Además de su uso de mercenarios privados, como Dyncorps, e intensificando la capacitación de tropas africanas.

En Latinoamérica, los estadunidenses mantienen el bloqueo contra Cuba. Ya han invadido Haití. Han provocado golpes de Estado con artimañas legales en Honduras y en Paraguay. Amenazan constantemente a Venezuela, y Hugo Chávez ha denunciado que Estados Unidos tiene un plan para invadir esa nación, denominado Operación Balboa, desde las bases militares de Estados Unidos en Colombia, Panamá, Aruba, Curazao y Puerto Rico. En el documento Doctrina de guerra irregular de la Armada de Estados Unidos, publicado en 2009, se revelan los planes expansionistas de Washington en el mundo. En un mapa que define el nuevo “campo de batalla” destaca un “arco de la inestabilidad”, que son los blancos de esta “batalla” y que incluyen países desde Asia central, Oriente Medio, el Norte de África y Venezuela. También es constante el hostigamiento y presiones contra países con gobiernos progresistas como Bolivia, Argentina, Uruguay, Nicaragua y El Salvador. Estados Unidos quiere volver a los viejos tiempos de su completo dominio de América Latina y el Caribe, y para ellos el control de México es esencial.

De modo que la integración militar de México-Estados Unidos que promovieron Fox y Calderón y a la que se ha comprometido Peña Nieto, va más allá de la “lucha contra el crimen” y es sumamente nociva y peligrosa para nosotros, yendo contra nuestros intereses, violando nuestra soberanía y la Constitución, que en su Artículo 89 sostiene que México debe contribuir a la paz y a la seguridad internacionales. La lucha contra la imposición de Peña Nieto y la invalidación de las elecciones es un paso para lograr que en México tengamos un gobierno que luche por la soberanía, por la paz y que respete nuestra Constitución y el derecho internacional y se oponga a ser un peón en la construcción imperial yanqui.

*Politólogo y urbanista; vocero del Congreso de la Soberanía y dirigente de Mexteki

Fuente: http://contralinea.info/archivo-revista/

Tomado de Radio Nueva república

Información relacionada:

Pacto Obama – Peña Nieto – SEDENA (video)

One Comment to “Peña Nieto y los planes militares de Estados Unidos”

  1. CON ESTE PLANTEAMIENTO CASI, CASI, ESTAMOS MUERTOS, SI LOS GRINGOS NO SOLO NOS TIENEN EN SU TRASPATIO SINO QUE SOMOS PARTE DE SU BASURERO, DE SU COCHINERO DOMINADO POR RATASS, EN LA PRESIDENCIA, Y UTILIZANDONOS COMO MATERIA PRIMA PARA TODA CLASE DE EXPERIMENTOS GENOCIDAD A CAPRICHO DE LOS GRINGOS Y RATAS DEL GOBIERNO MEXICANO QUE LOS ACOMPAÑAN POR ESO SE HACEN PENDEJOS Y ENGAÑAN CON ESO DEL COMBATE AL NARCO, QUE EN REALIDAD ES UN PLAN DE EXPANDIR AL MUNDO ENTERO EL NARCO, Y EL SAQUEO, Y CONVERTIR AL SER HUMANO UN INGREDIENTE EN SUS ALACENAS PARA PODERSELO GUISAR CUANDOI SE LES APETEZCA, COMO LA VEN.AUNQUE NO LO CREAN TODO LO QUE MENCIONA MOCTEZUMA BARRAGAN , SIEMPRE LO HE TENIDO IDENTICAMENTE DE CLARO Y EN LA MISMA MANERA QUE AQUI LO PLANTEO EL SEÑOR BARRAGAN, LOS ESTADOS UNIDOS SOLO ESTAN ESPERANDO ALGO PARA ACABAR DE MONTARSE SOBRE CHINA RUSIA, Y LOS PAISES INDEPENDIENTES COMO COREA DEL NORTE, Y CONVERTIRLOS EN VAMPIROS IGUAL QUE LOS PAISES COMO MEXICO Y TODOS LOS PAISES MIERDEROSA QUE SE AGACHAN A VENDERLES LA HONRRA DEL PAIS POR UNOS CUANTOS PESOS.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.761 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: