Textos bíblicos en armas del ejército de USA. Modernas cruzadas; San Pablo con armas de última generación (+videos)

por Pok

Guerra Santa: San Pablo en Irak y Afganistán

Pablo Bilsky (ARGENPRESS/REDACCION ROSARIO)

A finales del año 57, Pablo de Tarso escribe la segunda carta destinada a las comunidades cristianas de la ciudad de Corinto, donde cuatro facciones rechazaban su autoridad, y en la que además las mujeres gozaban de una libertad que al feroz converso le producía escozor. Casi dos mil años después, las palabras del santo están inscriptas en las miras telescópicas de precisión de los fusiles que utilizan los soldados estadounidenses en Irak y Afganistán, junto a otras citas bíblicas. No es este el caso de la Biblia y el calefón. Biblia y fusil maridan de maravillas, y desnudan un mismo universo ideológico de atropellos, conquistas y represión.

“2Cor4:6”. Parece una suerte de cifra de la bestia, pero tiene pretensiones angélicas. Acaso es posible imaginar que un Marine, piadoso, pose su mirada sobre ese mensaje cifrado, y rece, y se encomiende a Cristo su señor, antes de apuntar y colocar en la mira a “un enemigo del imperio” y disparar. Desde los albores del relato cristiano, cuando apenas estaba escribiéndose, Pablo de Tarso saluda al soldado invasor con las palabras de su epístola virulenta y militante, con la que combatió los excesos de las comunidades cristianas que se desviaban de su mensaje. “Para Dios, quien mandó que la luz brillara desde la oscuridad, ha brillado en nuestros corazones, para dar luz del conocimiento de la gloria de Dios en la cara de Jesucristo”, señala el pasaje de la segunda carta de San Pablo a los corintios, en el Nuevo Testamento y en la mira. Teniendo en cuenta que varios de los modelos de miras que contienen las citas grabadas son para visión nocturna, es obvio que “la luz que brilla en la oscuridad” es la de la tecnología de punta que permite a los invasores salir a cazar enemigos por las noches, con la impunidad que les brindan las sombras. Las miras, efectivamente, como señala el mensaje paulino, “dan luz”, presuntamente para conocer “la gloria de Dios en la cara de Cristo”, y probadamente para meter balas en la cara, la cabeza y otras partes del cuerpo de muchos civiles, incluso niños, de los países invadidos.

El escándalo estalló la semana pasada en Estados Unidos, cuando se conoció, a través de un informe de la cadena ABC, que las miras telescópicas de los rifles empleados por los soldados estadounidenses y las fuerzas especiales en Irak y Afganistán, tienen grabadas citas del Nuevo Testamento. Los equipos fueron provistos por la empresa contratista Trijicon, que tras la revelación anunció que dejará de grabar esos mensajes, “luego de 30 años de hacerlo sin quejas”, según señaló la firma. El Pentágono minimizó primero el asunto, pero luego, cuando se expresó preocupación incluso desde dentro de las filas del propio ejército, señaló que iban a “evaluarlo”. Finalmente, la compañía se comprometió a borrar las citas, que están grabadas en de más de 300 mil miras. Todo sea para evitar que no se caiga el multimillonario contrato.

Otra de las citas se presenta bajo la cifra “JN8:12”, en referencia a San Juan 8:12. Y aquí también se juega con la luz y la oscuridad a través de un enunciado de Jesús: “Yo soy la luz del mundo: quien me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida”.

Pero más allá de la macabra ironía que subyace a estos planteos que hablan de la vida y la luz en instrumentos para matar en la oscuridad, los mensajes bíblicos marcan una continuidad absoluta, coherente y lineal entre el agresivo proselitismo de Pablo, quien configuró buena parte de los rasgos que caracterizaron a la Iglesia Católica como instituciones poderosa, triunfante e imperial, y la utilización que hoy hace de ese mensaje el imperio estadounidense, que mucho tiene que aprender del poder avasallante de la milenaria institución que pasó de ser una minúscula y perseguida secta a dominar buena parte del mundo.

El proselitismo de Pablo, sutilmente violento, se ubica en un período fundacional y decisivo de la historia de la Iglesia Católica, que se lanzará luego a la conquista del mundo, y no sólo con las armas de la retórica paulina. La Iglesia “eligió la fuerza y el dominio”, como lo señala el teólogo Jacques Ellul en La subversión del cristianismo, donde estudia el proceso de tergiversación que se operó en esa institución, que desestimó la prédica de los primeros cristianos para convertirse en algo completamente distinto.

La ciudad de Roma es testigo y monumento de este proceso de conquista, y del posterior triunfalismo. Allí, pueden observarse los antiguos monumentos paganos “intervenidos” por el triunfalismo cristiano: crucifijos, imágenes de santos, símbolos cristianos superpuestos, adosados, pegados sobre las marcas de un pasado derrotado y aplastado. En la propia arena del Coliseo, donde los cristianos servían de alimento a las fieras, se erige hoy, erecta y triunfal, una enorme cruz. El Vaticano es en sí mismo un fastuoso monumento a la cristiandad triunfante, que pasó de ser pobre y sojuzgada a ser rica y sojuzgar. Tanto glamour, riqueza y fasto contrastan con las modestas marcas de los primeros cristianos. Las catacumbas, cuevas bajo tierra, también están en Roma, pero a las afueras, marginadas y confinadas a la prehistoria de la institución. Como quien, desde su nueva casa de rico, se olvida de su humilde pasado.

El Imperio católico es el molde ideológico, el ejemplo a seguir, para todo imperio que se precie, para toda reacción, para toda ideología conservadora. Por su duración, por la manera espectacular en que sus militantes pasaron de perseguidos a perseguidores, adosándose al poder de turno hasta devorárselo. Tras el proselitismo de los primeros apóstoles, vinieron luego las conversiones masivas de los sajones en la época de Carlomagno, por sólo tomar un ejemplo de la larga historia de prepotencia. Aunque nunca le faltaron competidores de fuste, la Santa Inquisición, para tomar otro ejemplo, hizo escuela en las técnicas de tortura. Sus aportes en la materia, dentro de la historia de Occidente, sólo son comparables, en épocas más recientes, con los de los franceses (país campeón de la cristiandad europea), y con la Escuela de la Américas de Panamá, donde actuaron instructores estadounidenses.

La distancia entre las guías ópticas avanzadas de combate (ACOG, por su sigla en inglés) de Trijicon y las cartas de San Pablo puede parecer enorme en término de años, pero ideológicamente, en cuanto a las estructuras discursivas, no lo es. Son apenas distintos avatares de la misma concepción del poder, de una estructura represiva, avasallante, que arrasa todo a su paso para perpetuarse y crecer negando la otredad. Para pensar en las conversiones forzosas, las torturas y el genocidio de civilizaciones enteras no es necesario cruzar el Atlántico. La historia de América fue marcada por la barbarie de la conquista europea, y el papel de la Iglesia Católica en la masacre fue decisivo.

Ante el descubrimiento de los mensajitos en las miras, en Estados Unidos se habló de violaciones a la Constitución. “Viola varias leyes federales”, señaló Michael Weintein, que pertenece a la Military Religious Freedom Foundation, grupo que lucha por preservar la separación entre Iglesia y Estado dentro del ejército, según reprodujo el diario Página/12.

Los propios militares estadounidenses le dieron al asunto una interesante interpretación que también remite a cuestiones históricas, se señala en el portal estadounidense Alternet. El general David Petreus, jefe del comando central encargado de las operaciones militares en Irak y Afganistán, señaló que le preocupa que este hecho alimente la percepción en países musulmanes de que Estados Unidos está realizando “una Cruzada”.

No vaya a ser que a alguien se le ocurra pensar en las célebres Cruzadas contra el Islam. Hubo seis entre 1095 y 1270, fueron pioneras de la economía globalizada, y consagraron además la utilización a gran escala de presuntos motivos religiosos o morales como tapadera de otros fines, políticos, económicos y nada espirituales.

Porque la cuestión de la Guerra Santa es todavía hoy motivo de disputa entre cristianos y musulmanes que se acusan mutuamente de ser los inventores. Es notable, en este punto, como a contrapelo del sistemático ocultamiento de las influencias musulmanas sobre otros aspectos de la civilización europea (influencia decisiva en el arte del Renacimiento, por ejemplo), sí se señala a la jihad y la ribad del Islam como inspiradoras del Catolicismo armado, la cruz y la espada, el ejército de los Papas y las invasiones de la Iglesia devenida poder imperial.

Mientras las ACOG y las balas trazantes regalan ominosa luz a la oscuridad de Irak y Afganistán, el imperio estadounidense sigue pretendiendo ser un ejemplo de “democracia y libertad” para el mundo. Y la Iglesia Católica, con su tradición de violencias, atropellos y sexualidad patológica, y su presente de escándalos por abusos sexuales, sigue erigiéndose en autoridad moral.

Videos relacionados:

En este video se da a conocer en la cadena ABC este tema:

-

En este otro, un cristiano de USA muestra que esta en contra de esto:

Notas relacionadas:

Fusiles de tropas de EEUU llevan citas bíblicas

Borrarán citas bíblicas en armas de EU

3 comentarios to “Textos bíblicos en armas del ejército de USA. Modernas cruzadas; San Pablo con armas de última generación (+videos)”

  1. Me parece que estamos rodeados de locos se mire por donde se mire…Los terroristas porque son fanáticos y se inventan sus propias historias…Los americanos y todos los que les siguen porque tienen tan subidos los “vuelos” que se creen con el poder del mismísimo DIOS y osan a convatir una guerra en nombre de Jesús.
    Más que defender la palabra de Dios, para mi, bajo el respeto que le tengo a la luz, lo tomo como un insulto, el que siente “la fuerza” sabe que Jesus, Dios o la “verdad”en si, jamás estaría manchada por sangre..Jamás Jesús defendería esta acción, JAMÁS…
    Son falsos profetas, como en la antigüedad, los árabes porque están retrasados al siglo 21 y son radicales de “su verdad”, y los americanos igualmente, se creen los dueños del mundo, y utilizan como siempre, hasta en las películas lo hacen, el nombre de Dios porque la verdad es que siempre se han creido dioses…
    Es increíble, que en el siglo 21 aún, pueda ocurrir algo así y que la gente no lo recrimine.
    Jesús solo predicó amor, jamás luchó, jamás, mató…sencillamente una guerra está en contra de la palabra de Dios..AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS….

    TODO ES UNA FALSA DE LOS AMERICANOS PARA GANARSE UNA VEZ MAS EL PODER MUNDIAL…
    CONCLUSIÓN: ESTÁN LOCOS IGUALMENTE QUE LOS TERRORISTAS.
    Están endiosados y enamorados de su propio egoísmo y de la imposición de su poder y fuerza..
    TOTALMENTE EN CONTRA DE LA LUZ
    TOTALMENTE EN CONTRA DE LA PALABRA DE JESÚS…SERÁN CASTIGADOS POR ELLO.

  2. ¿Habrá Castigo para los genocidas y sociópatas profundos? Hay una Ley Superior a todas las leyes terrícolas: La Ley Universal de Causa-Efecto, a la que nadie escapa: Lo que hagas te será devuelto; y eso es inexorable. Su Castigo no les será impuesto por ningún Dios, sino les vendrá como Efecto resultante de sus propias acciones… En realidad, la Nueva Humanidad Espiritual que se está forjando, tendrá como base un Sustrato de Sabiduría Cosmológica tan profundo, que la Mente no Podrá Contenerlo… ¿Es una novedad que TODAS las Iglesias cristianas, y las musulmanas, son un fraude inventado por el autoritarismo Patriarcal? Cristo vino expresamente a decirnos que la única y verdadera Iglesia, está en nuestro Corazón… Que nosotros SOMOS, cada uno de Nosotros, un Verdadero Hijo de Dios, con TODO el Potencial de un Verdadero Dios. Vino a decirnos que Dios ESTÄ dentro de Nosotros mismos, esperando que lo descubramos con el Corazón; y que descubramos nuestra Verdadera Potencialidad para cambiarlo TODO, en Amor, Armonía y UNICIDAD Solidaria, llevada al Extremo. ¡Por eso crucificaron a Cristo! El vino a sembrar la Verdadera Semilla de la Libertad y expresamente dijo a Pedro y a Todos los Discípulos que no se debía crear nunguna Iglesia… La traición se dió entre el año 80 dc. y el 120 dc. La Encabezó Santiago, el propio hermano de Cristo; y Pablo, aprovechando su mayoría de influencia en Jerusalem… En ese periodo, contra los consejos del Consejo de Ancianos Sabios, de María Magdalena y otros discípulos, se fundó la Iglesia Central Cristiana, que adoptó casi tal cual, la eucaristía judía para sus rituales y celebraciones… La traición a los principios esenciales del Verdadero Cristianismo fue llevada al extremo, también, pues era la propia Iglesia Central Cristiana quien señalaba a los “extremistas” del Cristianismo. Muchos de los auténticos cristianos que murieron en el Martirio, fueron señalados y entregados por la naciente “Iglesia”… Pablo de Tarso mismo pagó el castigo de su “obra”, de la cual se arrepintió. Por los años 300s, el Obispo Irineo consumó la Victoria del Autoritarismo Patriarcal Eclesiástico, decretando el “Maleficum Maleficorum”, mejeor conocido como “El Martillo de las Brujas”, que fue la base legal, eclesiástica, que dió origen a la siniestra Inquisición. El “Martillito” declara “bruja y hechicera al servicio de los poderes infernales” a toda mujer que sonría lascivamente; a la que le gusten las hierbas y las flores, y las estudie y cultive; a la que tenga propensidad a la lectura… y decenas de sandeces de una misoginia patológica, que es la que prevalece aún en el seno de nuestra “civilización”. La Historia de TODAS las Iglesias, SIN EXCEPCIÖN, es una historia de genocidio, .crímenes y engaños, de fraude y corrupción inenarrables. Cuando estos Tiempos culminen -y en eso estamos ya- y releamos la Historia con una Visión Cosmogónica Despierta, nos espantaremos de tantos horrores que han sido efectuados en el nombre de Cristo.

  3. Dios bendiga América

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.894 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: